CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Lo que debes saber de Fanny Blankers, el ‘ama de casa voladora’ que hizo historia en los Olímpicos

Por CNN

(CNN) — La velocista holandesa Fanny Blankers-Koen, que habría cumplido 100 años este jueves, ha sido honrada con Google Doodle.

Ella fue la primera y sigue siendo la única mujer que ha ganado cuatro medallas de oro en atletismo en una sola Olimpiada, en Londres en 1948.

Blankers-Koen fácilmente podría haber recogido aún más, pero por una regla que impedía a las atletas participar en más de tres eventos individuales, no pudo hacerlo.
 
MIRA: Omar Sharif, el actor egipcio al que Google rinde homenaje con su doodle

Como consecuencia, se limitó a la pista, ganando los 100 metros, 200 metros, 80 metros con vallas y en el relevo de 4×100 metros. Pero también tenía récords mundiales en salto de longitud y salto de altura en ese momento.

Blankers-Koen, a la cabecera


 
Aún más increíble, Blankers-Koen, apodada “el ama de casa voladora”, logró todo esto a la edad de 30 años cuando estaba embarazada de su tercer hijo.

Como una joven de 18 años, Blankers-Koen había asistido a los Juegos de 1936 en Berlín, recogiendo el autógrafo de su héroe Owens, pero terminó en quinto lugar en el salto de altura.

Aunque ganó títulos europeos y estableció múltiples récords mundiales, los mejores años de su carrera se perdieron en la Segunda Guerra Mundial.

MIRA: ¿Quién es Guillermo de Haro, el astrónomo mexicano que honra Google con su doodle ?

‘Todo lo que he hecho es correr rápido’

En 1948, Blankers-Koen era un ama de casa en Amsterdam y era consideraba demasiado viejo para ser un verdadero rival en Londres.

Aquí, a la derecha, superando a sus rivales en la prueba de 100 metros planos.

Pero en el lapso de siete días en el estadio de Wembley, eliminó a la oposición, y solo su compañera de entrenamiento, la británica Maureen Gardner, lograba acercarse a ella en la meta.

Fue criticada en la prensa por dejar a sus dos hijos pequeños en casa, y casi renuncia para regresar a los Países Bajos después de ganar los 100 metros y los obstáculos, pero su marido y entrenador Jan Blankers la persuadió a quedarse.

En su eventual regreso desfiló través de Amsterdam en un carruaje, y le regalaron una bicicleta, para que no tuviera que correr tanto.

“Todo lo que he hecho es correr rápido”, dijo con modestia característica. “No veo por qué la gente debería armar tal alboroto”.

Blankers-Koen regresó a la etapa olímpica en Helsinki en 1952, pero para entonces la edad estaba contra ella.

Se vio obligada a abandonar debido a una lesión en las semifinales de los 100 metros y abandonó la final de 80 metros con vallas después de solo dos obstáculos.