(CNN) - Marvel ha subido el listón en lo que a revuelo se refiere, incluso superándose a sí misma, con "Avengers: Infinity War", una película con prácticamente todos los héroes de su catálogo, que representa la culminación de una década de trabajo de base. Como espectáculo, la película ofrece una gran variedad, con eficacia absoluta, una empresa gigantesca que se desarrolla de forma colorida desde múltiples frentes.

Los directores, los hermanos Anthony y Joe Russo, tuvieron lo equivalente a una prueba para esta tarea con "Capitán América: Civil War", en la que también hicieron malabares con una surtida gama de personajes. Sin embargo, en retrospectiva, esa película, hasta ahora una de las mejores de Marvel, se siente relativamente modesta si se le compara con esta exhibición llena de eventos con vengadores antiguos y nuevos, junto con los Guardianes de la Galaxia, mientras la batalla se extiende por todo el universo.

Obviamente tiene que haber una amenaza considerable para justificar todas esa mezcla más exótica de hombres, mujeres y poderes (un androide, un mapache, un árbol), y la película eligió la correcta con Thanos (Josh Brolin), un brutal personaje que está empeñado en poseer las piedras del infinito mágico, objetos que le permitirán perpetrar el genocidio galáctico.

LEE: ¿"Isle of Dogs" es esta la primera gran película de 2018?

En una deslumbrante secuencia de apertura, los directores y escritores Christopher Markus y Stephen McFeely presentan lo poderoso que es Thanos, así como de lo importante que está en juego. (Tal vez valga la pena detenerse aquí para decirles a los tentados de llevar a niños pequeños a ver la película que la vean primero; no solo por los diferentes umbrales de caos, sino también debido a la duración, que excede las 2 horas y 30 minutos).

Una escena de "Avengers: Infinity War".

Quizás por las piedras ya mencionadas y su habilidad para flexionar el tiempo, el espacio y la realidad, el maestro hechicero Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) juega un rol importante, sobre todo por sus interacciones con Iron Man (Robert Downey Jr.) y Spider-Man (Tom Holland).

De otro lado, los cineastas llevan gran parte de la diversión a emparejar con creatividad a los personajes de formas inesperadas, causando una gran cantidad de situaciones de comedia y aligerando así los máximos operísticos, que van desde el sacrificio noble hasta el constante peligro de muerte y destrucción sin sentido.

Lo que "Infinity War" logra, con sorprendente facilidad, es una inmersión completa en este complejo mundo, que refleja la habilidad de Marvel al montarlo. Donde Superman prometió "creerás que un hombre puede volar" hace 40 años, el universo de Marvel ha hecho que los mapaches y villanos que viajan al instante a través de la galaxia parezcan completamente orgánicos.

Sin revelar nada, el final podría ser polarizador, pero en parte se basa en la confianza que disfruta Marvel con su base fiel de seguidores, establecida a través del largo juego que la compañía ha construido con sus sagas entrelazadas.

Además, si todos abandonan la sala de cine completamente de acuerdo, desde la perspectiva de la narración de las historias, probablemente no estés esforzándote lo suficiente. Y vale la pena recordar que la próxima secuela de Avengers ya se ha anunciado durante un poco más de un año.

Es probable que los auditores contables de Marvel y Disney aún no hayan perdido su euforia por las ganancias de "Black Panther" y, más allá de detalles, nada calmará la expectativa puesta en las nuevas películas.

LEE: Guillermo Francella dice que no sabía si podía vivir de la actuación, pero quería actuar

Con otro récord a la vista, estas películas de 2018 simplemente subrayan la estrategia cinematográfica de Disney, que parece ir en busca del resto de la industria, no solo con Marvel, sino también con la adquisición de Lucasfilm y su propia biblioteca. (Dato: mi esposa trabaja para una división de Disney).

Por supuesto, el deseo puede ser tratar de satisfacer a una base de ardientes fanáticos, pero la verdadera ventaja radica en tener películas por las que la gente se sienta fuertemente atraída y clame por ver. En el ambiente cinematográfico de hoy, esa es la definición de un problema de clase alta.

"Avengers: Infinity War" se estrena este 27 de abril. Tiene una calificación de PG-13.