CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Zona Pop

El Hotel Flamingo en Las Vegas, hogar de flamencos chilenos

Por Javier Merino

Nota del editor: Escucha Zona Pop en Apple Podcasts o en TuneIn si tienes Android. Suscríbete y comparte tus comentarios con la etiqueta #ZonaPOP.

(CNN Español) – Conocido como el primer hotel en el famoso Las Vegas Boulevard o coloquialmente el Strip (por las luces de neón de los casinos), el Hotel Flamingo abrió sus puertas el 26 de diciembre de 1946.

El dueño, un mafioso de nombre Benjamin ‘Bugsy’ Siegel, inauguró el casino que hasta la fecha conserva su estilo Art Deco, con la marquesina original que asemeja plumas de flamencos en colores con tonos rosas y naranjas, rodeadas de palmeras de luces neón que, desde entonces, es el refugio de uno de los mejores secretos de Las Vegas, el hábitat de flamencos.

MIRA: ¿Nadar entre tiburones en Las Vegas? Así es el Arrecife de escualos del Mandalay Bay

Esta atracción invita a todos sus visitantes a relajarse del ruido y bullicio de los casinos y a convivir con sus residentes en sus seis hectáreas. Desde el grupo de flamencos chilenos, tortugas, peces koi y patos, hasta diversas especies de animales rescatadas como dos pelícanos marrones de California.

Es completamente gratis, los visitantes solamente tienen llegar a la parte trasera del hotel y dejarse llevar por este oasis en medio del desierto de Las Vegas. Está abierto practicante todo el día, desde el amanecer hasta el anochecer.

Todos los animales son cuidados en extremo por un equipo profesional de tres especialistas. Los animales conviven en diferentes lagunas e isletas con cascadas y, si tienes suerte, podrás ver cómo los alimentan.

Conversamos con Sherri Sosa, Gerente General de los hoteles Flamingo y The LINQ, sobre este edén, que muchos no saben que existe. Así que, si vas a Las Vegas, no puedes dejar pasar la oportunidad de trasladarte a un oasis después del ajetreo en los casinos.