Así reacciona el cerebro de los músicos mientras tocan música improvisada.

(CNN) - Los dedos rozan un teclado, listo para tocar. Una trompeta se eleva a los labios. Los tambores se posan en el aire, listos para caer. La improvisación comienza, y este elenco de músicos de jazz crea al instante una pieza de música que nunca antes se había escuchado.

A medida que cada instrumento secuestra las melodías, la canción se reinventa de maneras que incluso el músico no comprende.

El gran trompetista de jazz Miles Davis lo expresó de esta manera: "Lo tocaré primero y te diré qué es después".

LEE: ¿Por qué fumar marihuana te da hambre?

Para el neurocientífico Charles Limb, el jazz es creatividad pura en acción.

La corteza prefrontal media, parte del cerebro que permiten a los humanos expresarse, se muestra en amarillo. La parte responsable de la autoinhibición y control, la corteza prefrontal dorsolateral, en azul.

"Cuando escuchas un gran jazz, como el de John Coltrane o Miles Davis, tiene una cualidad asombrosa y ocurre lo que se ha descrito como 'un sonido sorpresa'", dijo Limb. "Y piensas, 'Eso no es solo música fenomenal, eso es neurobiología fenomenal'", agregó.

¿El jazz improvisado es la clave para entender cómo el cerebro inventa? ¿Podría estudiarse esa creatividad? El mismo Limb, un músico de jazz consumado, fue el científico perfecto para abordar el proyecto.

"Siempre entendí intuitivamente que el proceso creativo en la improvisación del jazz es muy diferente al proceso de memorización", explicó. "Eso es inmediatamente evidente cuando tocas".

Decidió pedir a los músicos de jazz que tocasen una canción memorizada mientras sus cerebros eran escaneados dentro de una resonancia magnética funcional y luego hacerlos improvisar un poco durante el escaneo para comparar las diferencias.

"Dices 'empieza', y los intérpretes de jazz pueden improvisar en ese instante, así que desde una perspectiva experimental, es muy fácil estudiar, en comparación con, por decir, un novelista", dijo Limb, jefe de la División de Otología, Neurología y Cirugía de Base de Cráneo en la Universidad de California, San Francisco. "Solo imagina que quiero que escribas una novela en el acto, y cada 60 segundos, voy a hacer que cambies los modos entre algo original y algo que has memorizado. Es discordante y no es cómo los novelistas trabajan normalmente".

Los músicos de jazz trabajan de esa manera, pero había un problema importante: el campo magnético de la resonancia magnética. El arrastre es tan poderoso que cualquier metal en la habitación se dispararía hacia la máquina.

MIRA: Paciente toca la flauta mientras le operan el cerebro en Texas, EE.UU.

Para resolver el problema, Limb encargó un piano no magnético con teclas de plástico, que podría reproducirse en el regazo del músico mientras está en el escáner. El trabajo comenzó y los resultados, publicados en 2008 , fueron fascinantes.

Mientras los músicos improvisaban, las partes del cerebro que permiten que los humanos se expresen —la corteza prefrontal medial o la "red predeterminada"— se volvieron más activas.

Al mismo tiempo, la parte del cerebro responsable de la autoinhibición y el control, la corteza prefrontal dorsolateral, quedó dormida.

Así reacciona el cerebro de los músicos mientras tocan música improvisada.

Al inhibir la parte del cerebro que permite la autocrítica, los músicos pudieron mantenerse en su flujo creativo, conocido como "en la zona".

"Veo esto como una descripción neurológica de dejar ir", dijo Limb. "Si eres demasiado cohibido, es muy difícil ser libre creativamente".

No solo jazz

No todo eso se da solo en el jazz. Limb también escaneó los cerebros de artistas de rap mientras improvisaban versos.

"Si miras la historia del jazz y el rap, puedes argumentar que el rap es el jazz de hoy", dijo. "El jazz fue una forma de arte radical nacida en los Estados Unidos, y el rap tiene muchos paralelismos con el jazz, porque gran parte de él se crea en el momento y es una especie de música de la calle".

En poco tiempo, Limb también estaba mirando dentro de los números de comediantes de improvisación y artistas de la caricatura.

"En 30 segundos, ese artista puede dibujar cualquier cara que esté viendo como una caricatura", dijo, y agregó que los comediantes de improvisación funcionan de manera similar. "Noté que era similar a lo que sucede en un solo de jazz de estilo libre. El cerebro toma una estructura conocida y se desvía de ella de manera intencional que no está planificada previamente.

"Para empezar, el jazz es un gran modelo, pero no quiero terminar ahí", continuó Limb. "Si observas artistas y expertos creativos de nuestro tiempo y crees que puedes aprender cómo funciona la creatividad humana al mirar el arte, te das cuenta de que cada tipo de arte representa una pieza única del pensamiento humano", agrega.

En la última década, el campo de la neurociencia de improvisación se ha disparado. Los investigadores han investigado dentro de los cerebros de músicos clásicos, no músicos, escritores y pensadores "divergentes", aquellos que pueden encontrar rápidamente formas novedosas de usar objetos cotidianos, como un ladrillo.

LEE: El misterio del cerebro de Stephen Paddock, el hombre que mató a 58 personas en Las Vegas

Uno de los primeros mitos en ser desacreditados: "Las personas del hemisferio derecho" no son más creativas. De hecho, las redes en los lados izquierdo y derecho del cerebro están íntimamente involucradas en la creatividad y el cambio depende del tipo de esfuerzo y la etapa del proceso creativo.

"Estamos estudiando redes de funciones cerebrales creativas, la interacción de estas redes y el papel de la aptitud", dijo Rex Jung , profesor de Neurocirugía en la Universidad de Nuevo México, que estudia la aptitud, la inteligencia y la creatividad. "Todos somos creativos, es solo una cuestión de grado. Tenemos esta idea prototípica de creatividad artística, pero somos creativos en nuestras relaciones, nuestro trabajo, nuestra cocina o incluso organizamos nuestros hogares de una manera diferente", precisó Jung.