CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

Presidente Trump, cuidado: el amor de Putin es cambiante

Por Samantha Vinograd

Nota del editor: Samantha Vinograd es analista de seguridad nacional de CNN. Trabajó en el Consejo de Seguridad Nacional durante la presidencia de Barack Obama, de 2009 a 2013, y en el Departamento del Tesoro bajo el presidente George W. Bush. Síguela en Twitter @sam_vinograd. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(CNN) – Todas las semanas escribo sobre los temas de inteligencia que posiblemente pasan por el escritorio del presidente de Estados Unidos. Inspirado en el informe diario del presidente (President’s Daily Briefing), que el director de inteligencia nacional prepara para el mandatario casi todos los días, mi informe semanal se centra en los temas y cuestiones que el presidente necesita saber para tomar decisiones informadas.

Este es mi informe de la semana:

Una victoria rusa por donde se mire

Los titulares de la prensa se centraron en la abogada, informante, asesora (o lo que sea) Natalia Veselnitskaya, quien admitió tener vínculos con el gobierno ruso. Pero cualquiera que sea la naturaleza de su relación con el Kremlin, la atención no debería estar en Veselnitskaya, sino en Vladimir Putin.

Aún si (y es un gran “si”) Putin no autorizó el acercamiento de Veselnitskya a la campaña de Trump o su reciente entrevista con NBC News, sin duda se está beneficiando de la confusión y el caos que ella está creando.

LEE: Donald Trump decidió abandonar el plan de imponer más sanciones a Rusia

Putin no es un principiante en relaciones públicas, y durante mucho tiempo ha estado usando todas las herramientas a su mano para hacer que Estados Unidos parezca más débil.

Vladimir Putin y Donald Trump.

A principios de este año, el director de inteligencia nacional de Estados Unidos dijo públicamente que, incluso después de las elecciones de 2016, Rusia ha seguido utilizando las redes sociales, la propaganda y “otros medios de influencia” para “exacerbar las fisuras sociales y políticas en Estados Unidos”. Esta es la razón por la que los rusos usan sus ejércitos de bots y trolls para difundir puntos de vista extremos en todos los aspectos del espectro político y social, desde propaganda sobre Parkland hasta falsas noticias sobre los ataques en Siria.

Quieren sembrar discordia.

Y aunque Putin sintiera una predilección por usted, señor presidente, por encima de Hillary Clinton, esa preferencia se basaba en que creía que era más probable que usted siguiera políticas favorables a Rusia.

Pero los hombres y sus preferencias son inconstantes y volubles, y Putin podría estar cambiando de opinión después de que Estados Unidos implementara duras sanciones contra oligarcas rusos, tomara represalias contra Moscú por el envenenamiento de Sergei Skirpal y su hija al expulsar a diplomáticos rusos, y lanzara ataques contra objetivos en Siria asociados con las armas químicas.

Veselnitskaya había negado durante mucho tiempo sus vínculos con el Kremlin (incluso cuando habló ante el Comité Judicial del Senado). Pero ahora, en una reciente entrevista televisiva, ha dicho que tiene lazos con el Kremlin y que se comunica activamente con el gobierno ruso.

Vladimir Putin tiene que saber que esa nueva admisión pública de Veselnitskaya de sus conexiones con el Kremlin no es buena para usted, señor presidente, ni para quienes participaron en la reunión en la Torre Trump, porque, para el ojo novato, da la impresión de que su equipo se estaba reuniendo para algún beneficio ruso.

LEE: ¿Qué represalias podría tomar Rusia contra Estados Unidos?

Esto muy bien puede ser una señal enviada por Putin de que puede utilizar la información a su disposición para denigrarlo, señor presidente, y manipular el discurso político estadounidense. El giro que dio Veselnitskaya puede haber sido una muestra de fuerza ‘putinesca’. Si Putin tiene en sus manos más información que lo perjudique, señor presidente, tal vez lo veamos difundirla mientras intenta rascar su verdadera comezón: volver a debilitar a Estados Unidos.

Corea del Norte: la palabra “desnuclearización” puede entenderse en Pyongyang de otra manera

Desde una perspectiva de seguridad, las últimas semanas han traído una disminución significativa de las amenazas a corto plazo desde Corea del Norte y expresiones de buena voluntad y muestras públicas de afecto entre este país asiático y Estados Unidos. Incluida la declaración de Kim Jong Un, durante el encuentro de las dos Coreas, de que no utilizará armas nucleares para atacar a Estados Unidos (¿recuerda cuando amenazaron activamente a Guam hace unos meses?).

El “hombrecito cohete”, como usted lo llamó, se está convirtiendo en el consentido de los medios y, pese al gran escepticismo fundamentado en la historia pasada, Estados Unidos está trabajando duro para ver si Kim hace lo que pregona.

Aun cuando Kim y el presidente surcoreano Moon firmaron una declaración “confirmando el objetivo común de lograr, mediante una desnuclearización completa, una península coreana libre de armas nucleares”, el diablo está en los detalles de la desnuclearización.

Usted, señor presidente, se ha centrado en que Corea del Norte debe “deshacerse” de las armas nucleares, pero eso puede significar muchas cosas, todas distintas. Kim puede estar tratando de desviarnos del camino ofreciendo algunas concesiones que, por sí mismas, no son pasos suficientes hacia la desnuclearización completa y verificable, tales como:

Ofrecer suspender los ensayos nucleares: Esto no es suficiente. Los programas nucleares no desaparecen cuando se detienen los ensayos nucleares, y Corea del Norte ya ha dicho públicamente que no necesita probar armas nucleares. Por tanto, si bien este es un buen paso para atenuar las tensiones, no es suficiente desde una perspectiva de desnuclearización.

LEE: Los datos clave sobre Corea del Norte que necesitas saber

Ofrecer cerrar las instalaciones de ensayos nucleares: Tampoco es suficiente. Los surcoreanos y usted, señor presidente, informaron que Kim Jong Un está cerrando un sitio de pruebas nucleares, y ahora hay noticias de que a lo mejor inviten a periodistas expertos surcoreanos y estadounidenses para presenciarlo. Está bien, pero no es una rama de olivo. Dado que los norcoreanos han dicho que ya no necesitan el sitio de pruebas porque ya completaron su misión nuclear, es completamente plausible que los norcoreanos usen la ceremonia de “clausura” para celebrar sus logros nucleares. La visita de expertos y periodistas estadounidenses a la “clausura” podrían convertirlos en testigos de una verdadera celebración norcoreana, lo que sería muy perturbador.

Diseñar un mapa para la desnuclearización: Cerca, pero no suficiente. De hecho, los norcoreanos podrían proporcionar su propio mapa, o calendario, para desmantelar su programa nuclear. Pero podrían usar esto para guarecerse en un prolongado período de disolución nuclear, y este no puede ser un asunto que se alargue. Darles años para que renuncien a sus armas aumenta el riesgo de que cambien de opinión (no es un recelo menor, ya que Kim ha sido errático en el pasado, por decir lo menos).

Estos pasos podrían representar una “congelación”, que es mejor que lo que teníamos el año pasado, pero debemos vigilar y estar atentos a la desnuclearización tal como nosotros la definimos.

En lugar de distraernos con las gracias de Kim Jong Un, debemos dejar que los adultos formulen los detalles y se los comuniquen a los norcoreanos mucho antes de una cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte; de lo contrario, será un evento mediático en el mejor de los casos, y una vergüenza para Estados Unidos en el peor, si parece que no nos preparamos bien, fuimos demasiado flexibles o, para decirlo sin rodeos, jugaron con nosotros.

Israel: problemas se asoman

Señor presidente, ante su posible viaje a Israel el próximo mes para abrir la nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén, y la decisión que tomará el 12 de mayo sobre respaldar o no el acuerdo con Irán, deberíamos esperar aguas agitadas en Medio Oriente.

Nuestra primera prioridad debe ser la seguridad del personal estadounidense desplegado en el extranjero, y si abandona el acuerdo con Irán, este país puede elegir no solo reiniciar su programa nuclear sino también tomar represalias apuntando al personal y los intereses estadounidenses en Medio Oriente. Irán está activo en escenarios como Siria, Irak y Líbano, donde tenemos un número significativo de diplomáticos y militares en el terreno. En los días previos a la fecha límite del 12 de mayo, podríamos ver un aumento de las amenazas de Irán y es posible que tengamos que dedicar recursos adicionales para garantizar la seguridad en las embajadas de Estados Unidos y otras instalaciones diplomáticas.

LEE: ¿Por qué declarar a Jerusalén capital de Israel es tan controversial?

La apertura de la nueva embajada de Estados Unidos en Jerusalén el 14 de mayo también contribuirá a amplificar los riesgos para el personal y los intereses estadounidenses en la región. Cuando usted anunció su decisión de trasladar la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, vimos protestas, acciones contra Estados Unidos en la ONU y amonestaciones de una mayoría de países. La decisión también comprometió el papel de Estados Unidos en el proceso de paz de Medio Oriente, afectando negativamente cualquier esfuerzo por trabajar con los palestinos antes de la apertura de la embajada para identificar y mitigar los riesgos.

Con eso en mente, podemos esperar amenazas directas al personal estadounidense y un ambiente de seguridad más tenso en Israel cuando se abra la embajada. El líder de Hamas ya ha dicho que no puede contener protestas masivas palestinas el día del traslado de la embajada.

Esto ocurre mientras continúan los enfrentamientos entre los palestinos y las fuerzas israelíes en la frontera entre Israel y Gaza. En el último mes, la violencia en la frontera dejó 40 palestinos muertos y más de 5.500 heridos, según Naciones Unidas.

El 15 de mayo también marca la conmemoración palestina de al-Nakba, o como lo llaman muchos palestinos, la “catástrofe” que fue la creación del estado de Israel y la expulsión de cientos de miles de palestinos. En años anteriores las manifestaciones provocaron enfrentamientos entre palestinos y fuerzas israelíes, así fue en las manifestaciones del año pasado.

Debido a todos estos eventos, señor presidente, evaluamos que existe un mayor riesgo para el personal de Estados Unidos en Medio Oriente, y el equipo de políticas puede identificar si se necesitan recursos adicionales.