(CNN) - La institución que otorga el premio Nobel de Literatura está sumida en un escándalo sexual y financiero tan profundo que el premio de este año puede posponerse por primera vez en más de siete décadas.

En la últimas semanas, seis miembros de la Academia Sueca —uno de los cuerpos culturales más respetados de Suecia— han renunciado, incluida la directora de la institución, Sara Danius. La oleada de marchas es potencialmente catastrófica para la academia de 230 años de antigüedad, cuyos miembros, elegidos por votación secreta, deben ser aprobados por el rey y tradicionalmente ocupar sus puestos de por vida.

Ahora solo quedan 10 miembros activos y, con este panorama, el grupo debe reunirse este jueves para discutir la suerte del premio de literatura de este año. Eso pese a que, históricamente, se requiere de 12 miembros para que haya quorum.

MIRA: Conoce al ganador del Premio Nobel de Literatura 2017

En 1943, la última vez que el premio de literatura fue pospuesto, era el apogeo de la II Guerra Mundial y los nazis gobernaban gran parte del continente europeo.

Esta vez, la crisis se centra en Jean-Claude Arnault, un fotógrafo francés marido de la poetisa Katarina Frostenson, una de las seis miembros de la academia que ha renunciado. Arnault, una figura cultural clave en Suecia, está enfrentándose a múltiples acusaciones de acoso sexual y violación.

Los casos fueron reportados por primera vez por el diario sueco Dagens Nyheter a finales del año pasado. En un comunicado enviado a CNN por email, el abogado de Arnault, Bjorn Hurtig, dijo que su cliente niega todas las acusaciones.

La academia también está bajo fuego por contravenir sus propias regulaciones de conflictos de interés al financiar el Kulturplats Forum, un centro cultural gestionado por Arnault y Frostenson.

Los invitados asisten a la reunión anual de la Academia Sueca el 20 de diciembre de 2017 en el edificio de la Bolsa de Valores de Estocolmo.

Los invitados asisten a la reunión anual de la Academia Sueca el 20 de diciembre de 2017 en el edificio de la Bolsa de Valores de Estocolmo.

"Intimidad no deseada"

El escándalo, llegando al corazón de una institución respetada a nivel mundial y arraigada en un país aclamado como un modelo para la igualdad de género, ha causado conmoción en todo el mundo.

El pasado noviembre, mientras el movimiento #MeToo ganaba protagonismo, 18 mujeres acusaron a un hombre, después identificado como Arnault, por una variedad de conductas sexuales inapropiadas entre 1996 y 2017. Dos de las 18, Gabriella Hakansson y Elise Karlsson, hablaron públicamente. CNN no ha verificado de manera independiente los reclamos de las mujeres.

Al día siguiente, la secretaria permanente de la academia, Sara Danius, dijo que la institución había cortado todos los lazos con Arnault en vista de las acusaciones reportadas y más quejas de algunos miembros de la academia y acusaciones adicionales de que algunos miembros del personal de la academia y sus familiares habían experimentado una "intimidad no deseada" a manos de Arnault.

MIRA: ¿Por qué la gente toma malas decisiones? El ganador del Nobel de Economía estudió la respuesta

Hablando el 23 de noviembre de 2017, Sara Danius dijo a los medios que la Academia había cortado los lazos con Arnault. (Crédito: VILHELM STOKSTAD/AFP/Getty Images)

Hablando el 23 de noviembre de 2017, Sara Danius dijo a los medios que la Academia había cortado los lazos con Arnault. (Crédito: VILHELM STOKSTAD/AFP/Getty Images)

Una investigación independiente llevada a cabo por un bufete de abogados sueco en los meses siguientes encontró que las reglas financieras habían sido violadas en la financiación del foro cultural de Arnault y reveló que "el comportamiento inaceptable de (Arnault) en la forma de intimidad no deseada realmente había tenido lugar, pero el conocimiento no se difundió ampliamente en la academia".

Pero el equipo de abogados también descubrió que la academia había recibido una carta en 1996 que describía una presunta agresión sexual en el foro cultural de Arnault, indicando que noviembre no era la primera vez que al menos algunos miembros de la academia sabían que el nombre del fotógrafo había sido relacionado con una mala conducta. En su declaración, la organización dijo que "lamenta profundamente que la carta haya sido archivada y no se hayan tomado medidas para investigar los cargos".

Ebba Witt-Brattstroem, exesposa de Horace Engdahl, secretario permanente de la academia desde 1999 hasta 2009 y actualmente miembro del Comité Nobel de Literatura, también ha puesto en duda la afirmación de que sus miembros desconocían en gran medida la supuesta mala conducta de Arnault.

"Todo el mundo lo sabía y se suponía que no debías pensar en ello", le dijo a CNN. Ella "no se sorprendió en absoluto" cuando leyó sobre las acusaciones en noviembre. "Era muy conocido en el campo cultural. La gente sabía que las mujeres jóvenes no deberían acercarse a él".

Supuesta mala conducta hacia la princesa

Witt-Brattstroem es también una de varias personas que alegan que Arnault tocó inapropiadamente a la princesa Victoria de Suecia en un evento de la Academia Sueca hace más de una década, una acusación que Arnault niega.

Witt-Brattstroem dijo a CNN que el supuesto incidente tuvo lugar en diciembre de 2004. Miembros de la academia y la familia real habían cenado juntos después de la reunión pública anual de la academia y conversaban sobre bebidas cuando Witt-Brattstroem afirma haber visto a Arnault "acariciando la parte posterior del princesa heredera", quien estaba parada a su lado en ese momento. "El escolta de la princesa estuvo allí en un segundo y lo agarró", dijo Witt-Brattstroem.

MIRA: Uber, bajo la lupa por casos de agresión sexual

También afirma que su entonces esposo y líder de la Academia Sueca, Horace Engdahl, estaba de pie cerca y fue testigo del incidente, algo que Engdahl niega.

Una de las acusaciones contra Arnault se relaciona con la princesa Victoria de Suecia.

Una de las acusaciones contra Arnault se relaciona con la princesa Victoria de Suecia.
(Crédito: Pascal Le Segretain/Getty Images)

En un correo electrónico que respondía a una solicitud de comentarios, Engdahl le dijo a CNN que había "escuchado la anécdota, contada por un miembro de la academia en una fecha posterior, pero yo no fui testigo de la situación. No estoy seguro de que alguna vez ocurriera o, si sucedió, que sucediera de la manera en que se lo dijeron".

Witt-Brattstroem también afirma que, posteriormente, la Casa Real le pidió a Engdahl que se asegurara de que la princesa heredera "nunca estuviera en la misma habitación que Arnault" en el mismo evento de la academia en diciembre de 2006.

Cuando se le preguntó si eso era cierto, Engdahl no hizo ningún comentario. Margareta Thorgren, portavoz de la Corte Real de Suecia, se negó a comentar sobre ninguno de los reclamos relacionados con la princesa heredera.

La Academia Sueca no respondió a múltiples solicitudes de comentarios de CNN con respecto a las acusaciones contra Arnault y las investigaciones posteriores.

Una vieja institución patriarcal

Las acusaciones están teniendo un efecto paralizante sobre la reputación de la academia, una de las instituciones más prestigiosas de Suecia.

"No creo que sea posible otorgar el premio Nobel este año", dijo Witt-Brattstroem. "No sé si un autor siquiera consideraría aceptar un premio de esta organización".

MIRA: Zabie Yamasaki superó el trauma de ser víctima de abuso sexual con yoga

El 11 de abril, el rey Gustavo, cuyo tocayo fundó la Academia en 1786, intervino. "La controversia que ha surgido dentro de la Academia Sueca es muy desafortunada y corre el riesgo de dañar gravemente el importante trabajo llevado a cabo", dijo en un comunicado.

Siete días después, en medio de una espiral de crisis, anunció su intención de cambiar las regulaciones de la academia, vigentes desde 1786, para permitir la renuncia de los miembros. No está claro cuándo podría entrar en vigencia.

"La Academia Sueca está realmente en una crisis y su majestad es el máximo protector de la insitución", dijo Thorgren, la portavoz real, a CNN. Él dio ese paso "por lo que fue posible para la academia continuar con el trabajo importante que hace", dijo.

Pero aquellos que han renunciado lo han hecho por razones drásticamente diferentes, revelando profundas divisiones dentro del grupo. A principios de abril, según los informes, tres miembros se retiraron en protesta por el hecho de que Frostenson, la esposa de Arnault, no había sido expulsada de la institución.

Una semana después, Frostenson se hizo a un lado, al igual que Danius, el líder del grupo, supuestamente a petición de los miembros restantes. Un sexto miembro anunció su retiro a fines de abril, pero la academia no anunció el motivo. Dos miembros más de la institución están actualmente inactivos.

Cientos de personas se manifestaron fuera de la Academia Sueca el 19 de abril para mostrar su apoyo a Danius.

Cientos de personas se manifestaron fuera de la Academia Sueca el 19 de abril para mostrar su apoyo a Danius.
(Crédito: JONAS EKSTROMER/AFP/Getty Images)

Ida Ostensson, fundadora y presidenta de la fundación sueca para la igualdad Make Equal, cree que la academia necesita un cambio fundamental y estructural si quiere continuar su trabajo con éxito. Ella ve "una vieja institución patriarcal" que necesita actualizarse (ha tenido solo nueve mujeres desde su creación en 1786, y tres de ellas han renunciado recientemente, dejando solo dos).

"Cancelar el Premio Nobel o retrasarlo no es suficiente", dijo. Junto a otros cientos, se presentó afuera de la Academia Sueca el 19 de abril en apoyo de Danius, quien había renunciado como secretaria permanente la semana anterior. Ostensson cree que Danius fue empujada a culparse por el escándalo de Arnault. "Es solo una vez más que una mujer tiene que irse por culpa de un hombre", dijo.