(CNN Español) - El productor Gustavo Yankelevich, con una destacada trayectoria en la televisión argentina, estuvo en la última edición de "En diálogo con Longobardi", el programa del conductor Marcelo Longobardi en CNN En Español, en donde reveló que la falta de motivación y la "hipocresía" fueron los factores que llevaron a su decisión de alejarse de los reflectores.

Nacido en Buenos Aires en 1949, Yankelevich estuvo desde muy chico ligado a la televisión.

Su abuelo Jaime es considerado uno de los padres de la televisión argentina, pero su padre no quería que él siguiera la misma carrera.

"Para mi padre, no, no le gustaba que yo haya seguido esta carrera, me hablaba desde un lugar del que, evidentemente, no lo disfrutó tanto".

¿Es cierto que su padre quería que fuera abogado?

"Mi papá quería que yo le llevara un título, que yo eligiera. Yo, dentro de todo, en lo que creo que puedo llevarme, fue con Derecho", contó Yankelevich, quien sin embargo dejó la escuela para dedicarse a la promoción de un exitoso grupo de la época, llamado Conexión Nº 5, liderado por Carlos Bisso.

Y precisamente Yankelevich reveló una anécdota desconocida de Bisso.

"Todos preguntaban por qué usaba guantes negros, Carlos, porque él tocaba la pandereta con los guantes negros y no se los sacaba, entraba a los shows con los guantes negros y salía de los shows con los guantes", dijo.

"Y yo le dije: 'Tenés que decir que tenés las manos quemadas de ácido. Entonces él salía y las notas eran esas. Y la realidad es que él nunca había tocado la pandereta ... y se había empollado las manos", contó Yankelevich

Como productor de televisión, por sus manos pasaron programas de gran éxito a nivel nacional e internacional, como "Grande Pá", "Amigos son los Amigos" y "Jugate Conmigo", entre otros.

Cuando Longobardi le preguntó si es cierto que tenía otro actor en mente para "Grande Pá", Yankelevich hizo una nueva revelación:

"Bueno, un actor de mucho éxito en Argentina, (Guillermo) Francella. Pero él nunca lo supo, es la primera vez que lo digo", afirmó.

Yankelevich fue director de programación de Telefe durante 10 años y lo posicionó como el canal más visto de Argentina,

Pero, de repente, un día decidió que había cumplido un ciclo y le reveló sus motivos a Longobardi.

"Tuve en Telefe, solamente dirigiéndolo, 10 años en los que yo sentí que vivía en un submarino: no había ventanas, no sabía si afuera hacía calor, frío, llovía ... a mí me parece que fueron 30 años, no 10 años", dijo.

"Empecé a sentir que me faltaba motivación y que hacía 10 años que ganaba el canal en audiencia ... y empecé a sentir que era el momento de irme. Pensé: son 10 años, es un buen número, un número redondo, no estoy motivado ... Y cuando empieza a bajar la pasión, y te das cuenta, tenés que tomar una decisión grande o fuerte".

Y llegó una revelación más:

"Y voy a decir algo que nunca dije: hipocresía hay en todos lados, en todo el mundo, en todos los ambientes. Pero cuando le empezás a ver la cara a la hipocresía muy seguido te hace daño a la salud. Y yo sentí que entre mi desmotivación y que estaba viendo mucha hipocresía alrededor mío, decidí irme".

Yankelevich tuvo dos hijos, Romina y Tomás. Ambos se relacionaron con el mundo artístico. Romina se inclinó por la actuación y Tomás siguió los pasos de su padre, convirtiéndose en uno de los productores más destacados de Argentina.

Hoy, Gustavo está alejado de la televisión y se centró en otra pasión: el teatro.