(CNN Español) - “No quiero vivir como venezolano”.

La frase apareció esta semana en dos vallas con imágenes del candidato presidencial por el Centro Democrático, Iván Duque, y su fórmula vicepresidencial, Marta Lucía Ramírez.

En redes sociales las fotografías de la valla, que fue puesta en una vía de Bucaramanga, una ciudad a unos 420 kilómetros al norte de Bogotá, despertaron una oleada de indignación, pues para muchos se trata de un mensaje xenófobo, que irrespeta a los inmigrantes venezolanos que están en el país.

El mensaje fue calificado como tal por la propia campaña del candidato de derecha, que en un comunicado dijo que las vallas "no fueron contratadas por la campaña" y su instalación no tiene nada que ver con ellos.

“Queremos dejar en claro que rechazamos el mensaje xenófobo que promueven”, dice un comunicado sobre las dos vallas emitido este miércoles por la campaña de Iván Duque. “Respetamos a nuestros hermanos venezolanos y su difícil situación”.

"No es una valla oficial"

Iván Aguilar, miembro del comité directivo de la campaña Iván Duque en Santander, le dijo a CNN en Español que esta no es una valla oficial del partido y no tiene relación “ni directa ni indirecta con la campaña”.

“Parece ser que un miembro del partido tomó la decisión con otras personas a monto propio, alquilaron el sitio y mandaron a colocar la lona con ese mensaje”, dijo Aguilar.

Aguilar rechazó el mensaje, pues “se presta para malas interpretaciones, como lo hemos podido probar”, le dijo a CNN en Español. “Me gusta más el mensaje que está siendo promovido y es que no queremos que Colombia se convierta en otra Venezuela”.

En su comunicado, el Centro Democrático dice que rechaza “gobiernos demagógicos y populistas que promueven la lucha de clases y violan constantemente los derechos humanos y la democracia”.

Según Aguilar, el mensaje de la valla fue cubierto: “Presumimos que ante el escándalo que se generó, la persona que mandó a hacer esa valla tomó la decisión de mandar a tapar el mensaje”. Y reiteró que ni la campaña ni el partido tuvieron algo que ver en esta decisión.

‘No es xenofobia’

Dos organizaciones de venezolanos en Colombia coincidieron con que el mensaje no es xenófobo, sino que muestra una realidad de su país.

“No la veo xenófoba”, le dijo a CNN en Español Gonzalo Oliveros Navarro, magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela exiliado en Colombia, quien es el director ejecutivo de la Asociación Migrantes de Venezuela, Asovenezuela, en Bogotá. “Esa valla simplemente hace mención a una situación que se está viviendo en Venezuela”.

En un mismo sentido opinó Daniel Pages, director de la Asociación Central de Venezolanos en Colombia, Asocvencol, para quien la comparación es una muestra de lo que ocurre en Venezuela.

“Yo creo que se refiere exactamente a todo lo que es la política, a todo lo que está ocurriendo en Venezuela y eso es una realidad mundial. Yo no lo veo como xenofobia como tal”, le dijo a CNN en Español. “Aquí el problema es que el izquierdismo o el comunismo se ha metido tanto a Colombia que es un peligro muy latente lo que ocurre aquí”.

Según Migración Colombia, a diciembre de 2017 habían 550.000 venezolanos en territorio colombiano, un 62% más de inmigrantes respecto a mediados de 2017. Según un reporte del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, más de un millón de inmigrantes de Venezuela han cruzado la frontera hacia Colombia y unos 660.000 de esos venezolanos se han quedado en el país vecino.

Venezuela está sumida en una profunda crisis económica, política y humanitaria, en gran medida infligida por las políticas del Gobierno, dicen los economistas. La escasez de alimentos y medicinas es generalizada. La gente está buscando comida en contenedores de basura. Los ciudadanos están huyendo por miles. La moneda, el bolívar, es casi inútil. El Gobierno ha incumplido con los pagos de su deuda y muchos líderes mundiales le han dicho dictador al presidente Nicolás Maduro.

Colombia está en la recta final de la campaña presidencial y el próximo 27 de mayo un poco más de 36 millones de colombianos elegirán al nuevo presidente, por lo que Oliveros espera que la presencia en la agenda pública de los venezolanos no sea un tema de campaña, sino una política nacional.

“Aspiramos que el candidato que resulte electo presidente de la república tome en consideración un principio básico en materia de relaciones internacionales… el de reciprocidad”, dijo Oliveros Navarro, en referencia a políticas migratorias para los inmigrantes venezolanos.