CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

La boda real

Boda real 2018

Los príncipes Enrique y Guillermo saludan a sus admiradores en la víspera de la boda real

Por Laura Smith-Spark

(CNN) – El príncipe Enrique y su hermano, el príncipe Guillermo, complacieron a multitudes de admiradores de la realeza en Gran Bretaña cuando salieron al tradicional paseo entre el público durante la tarde de este viernes, en la víspera de la boda de Guillermo con la estadounidense Meghan Markle.

El príncipe Enrique (a la derecha) y el príncipe Guillermo salieron a saludar a los fans en Windsor durante la tarde de este viernes.

Los dos hermanos caminaron hasta Castle Hill en Windsor, a las afueras de Londres donde será el matrimonio, y pasaron 10 minutos con los seguidores, mucho más de lo que las personas allí congregadas esperaban.

El príncipe Enrique parecía relajado y vestía un saco gris claro con una camisa desabrochada en el cuello. En cierto momento, se detuvo para una conversar ampliamente con un niño pequeño, y aceptó un juguete de peluche de uno de los admiradores.

El nieto de la reina Isabel se casará con Meghan Markle este sábado en la Capilla de San Jorge, ubicada en el Castillo de Windsor, durante una ceremonia que será observada por millones de personas alrededor del mundo.

La pareja pasará la noche este viernes separada: cada uno se quedará en un hotel de lujo cerca al castillo donde darán el gran sí.

Después de una semana agitada –que terminó con la confirmación de que el padre de la novia, Thomas Markle, no podrá asistir la boda–, Meghan Markle se alojará en el Hotel Cliveden House con su madre, Doria Ragland.

Y en la mañana de este sábado la pareja viajará en automóvil a Windsor, en una ruta hacia la capilla que los llevará por el pintoresco Camino Largo o Long Walk, más allá de los fanáticos.

Cuando la actriz estadounidense vuelva a atravesar la frondosa avenida, será como novia real, en un carruaje de caballos, junto a su esposo el príncipe Enrique.

Por su parte, el novio pasará la noche de este viernes en el Hotel Coworth Park de Ascot con el príncipe Guillermo, quien será su padrino.

Los cerca de 600 invitados a la boda también se estarán preparando para el gran día. Entre ellos se encuentran la reina, el príncipe Felipe y una comitiva de la novia compuesta por seis damas de honor jóvenes y cuatro pajes, incluidos el príncipe Jorge, de cuatro años, y la princesa Carlota, de tres.

Markle decidió caminar sola hacia el altar, una decisión sin precedentes para una novia real en Gran Bretaña, que incluso puede considerarse como una audaz declaración feminista.

Funcionarios del palacio confirmaron este viernes que el príncipe Carlos, padre de Enrique, la acompañaría en la parte final de la procesión reemplazando a Thomas Markle. Un anuncio que también termina con los rumores de que la madre del novia pudiera intervenir en ese momento.

Ragland, descrita por su hija como una instructora de yoga con espíritu libre, ha tenido unos días bastante ocupados desde que llegó a Gran Bretaña. Debió a tomar el té con la reina Isabel, abuela de Enrique, en el castillo de Windsor este viernes, un día después de conocer a Guillermo, Catalina, el príncipe Jorge y la princesa Carlota durante los ensayos de la boda.

También compartió el té con el príncipe Carlos y su esposa Camila, la duquesa de Cornwall, este miércoles en Londres, según señaló una fuente cercana al evento.

Multitudes de espectadores

La pareja convocó a 1.200 personas ajenas a la realeza para que pudieran observar desde el interior del Castillo de Windsor la llegada de sus 600 invitados. La lista de los asistentes a la boda se ha mantenido en secreto, así que los comentaristas probablemente buscarán rostros familiares –incluidos miembros de elenco de la serie “Suits”, la serie  de televisión que Markle protagonizó–, cuando lleguen a la Puerta Sur de la Capilla de San Jorge.

Después arribarán los invitados reales, quienes pasarán por una puerta que conduce al porche Galilee de la capilla, antes de que la novia haga su gran entrada por los escalones de la Puerta Oeste, bajo un espectacular vitral.

Las autoridades esperan que miles de personas se congreguen en la histórica ciudad de Windsor para ver a la pareja después de la ceremonia, cuando recorran las estrechas calles y regresen al Camino Largo hasta el castillo de Windsor. De hecho, algunos ya están acampando junto a las barreras para asegurarse de conseguir un buen lugar.

Aunque el clima británico no suele ser muy confiable, parece que este sábado será perfecto, según los meteorólogos de CNN. Algunas nubes en la mañana darán paso a un cielo en su mayoría despejado con mucho sol y temperaturas que subirán a los 20 grados centígrados.

Más de 250 miembros de las Fuerzas Armadas participarán en actividades durante el día, alineando las calles y proporcionando una escolta para la procesión de los novios. Un ensayo en el castillo de Windsor este jueves dejó ver la pompa.

Harry, quien es el sexto en la línea de sucesión al trono, tiene una conexión personal con los regimientos y unidades que participan, pues sirvió en las fuerzas armadas británicas, completando dos períodos en Afganistán.

Un carruaje recorre las calles de Windsor este jueves durante un ensayo de la procesión que ocurrirán en la boda del príncipe Enrique y Meghan Makle.(Crédito: AP Photo/Frank Augstein)

Dos recepciones

Tras la procesión, que durará aproximadamente media hora, el príncipe Enrique y Meghan Markle recibirán a sus invitados en dos recepciones. Entonces, la parte pública de su día habrá terminado.

Los 600 invitados a la boda están convocados a la primera recepción, organizada por la reina Isabel en el St. George’s Hall, dentro de los terrenos del castillo. Sin embargo, solo 200 de sus amigos y familiares más cercanos asistirán a una recepción nocturna más pequeña ofrecida por el príncipe Carlos en Frogmore House, al sur del Castillo de Windsor.

A lo largo del día, habrá una gran operación de seguridad para salvaguardar a la pareja, a sus invitados y a todos los miembros del público que salgan a felicitarlos, informó la policía de Thames Valley.

También hay una gran presencia de los medios de comunicación en la ciudad, ya que las cadenas de todo el mundo se preparan para transmitir uno de los eventos más esperados del año.