(CNN Español) - El príncipe Enrique de Inglaterra y Meghan Markle se dieron este sábado 19 de mayo el 'Sí, quiero'. Ya son los duques de Sussex, cargo otorgado por la abuela de él, la reina Isabel II de Inglaterra. El evento fue multitudinario y llamó la atención de miles de personas, que se congregaron a las puertas de Windsor para presenciar la histórica boda real.

La boda fue histórica, pero no tanto por quienes contraían matrimonio sino por pequeños detalles que dejó el enlace. Más allá de ser la primera mujer multirracial en entrar en la familia real británica, la ceremonia tuvo muchos detalles que se vieron por primera vez en un evento de estas características.

MIRA: FOTOS | Meghan Markle y el príncipe Enrique a su llegada a Windsor para su boda real

Los guiños feministas de Meghan Markle

Meghan Markle era conocida por su activismo feminista, algo de lo que hizo gala también en ciertas decisiones que tomó para su boda. Así, subió ella sola los 20 peldaños que la llevaron hasta la capilla de San Jorge, donde contrajo matrimonio.

El hecho, que puede parecer una minucia, fue histórico: fue la primera vez que una novia real accedía por sí misma al templo en el que se iba a casar. Fue una vez dentro cuando se encontró con el padre de Enrique, el príncipe Carlos, quien la acompañó hasta el altar.

Otro detalle feminista vino de su elección de diseñadora: no solo escogió a una mujer (Clare Waight Keller), sino que es la primera directora artística de la casa de modas francesa Givenchy y una de las pocas de una firma de moda.

Otro hecho feminista de Markle fue que no prometió "obediencia" a su ya marido. Esto, sin embargo, no es tan rompedor o histórico: Catalina tampoco lo hizo en su boda con el príncipe Guillermo.

MIRA: La procesión de Meghan y Enrique por las calles de Windsor

El obispo negro

Otro momento notable vino de la mano de Michael Curry. No solo porque el obispo sea el primer líder negro de la Iglesia Episcopal, sino por su sermón, que hizo con un iPad y en el que citó varias vedes a Martin Luther King.

El hombre se hizo famoso después de su sermón de 2012 "Necesitamos algunos cristianos locos", que se volvió viral y se convirtió en un libro. Ha trabajado extensamente en temas de justicia social, matrimonio igualitario y prevención de la malaria.

La sorpresa de los asistentes fue palpable todo el tiempo y se pudo observar en sus caras. Así fue su intervención durante la boda:

"Stand by me"

Que haya música en una celebración religiosa no es novedad. Que esa música no sea religiosa tampoco. Pero que en un evento de la familia real británica la música sea de un artista negro de Estados Unidos... eso sí es histórico.

MIRA: Así fue el beso de los ahora esposos, Meghan y Enrique

Fue uno de los momentos más emotivos de la boda real. No solo por la sorpresa de escuchar "Stand by me", la famosa canción de Ben E. King, interpretada por el coro The Kingdom y Karen Gibson. Sino por las miradas de complicidad que se dedicaron Meghan Markle y el príncipe Enrique.