(CNN) - Meghan Markle eligió un vestido de novia blanco diseñado por Clare Waight Keller de Givenchy para su boda con el príncipe Enrique de Gran Bretaña en la capilla de San Jorge en Windsor.

Keller es la primera directora artística de la casa de modas francesa, y es una elección adecuada ya que ella, como Markle, se identifica como feminista. La mujer de 47 años es una de las pocas mujeres al frente de una casa de moda parisina.

MIRA: El anillo de Meghan Markle, de oro galés, fue un regalo de la reina Isabel II

Los detalles y el diseñador del vestido de novia habían sido un secreto celosamente guardado durante meses.

El vestido de alta costura tiene un corpiño simple y un cuello redondo modesto. Markle también lleva un velo y una tiara sobre un moño suelto. Según pudo saber CNN, la reina Isabel II invitó a Markle a ir a palacio para que eligiera la tiara que más le gustaba.

Entrada de Meghan Markle a la capilla de San JorgeEntrada de Meghan Markle a la capilla de San Jorge

Entrada de Meghan Markle a la capilla de San Jorge

Después de conocer a a Waight Keller a principios de 2018, Markle decidió trabajar con ella por su estética intemporal y elegante, su sastrería impecable y su comportamiento relajado. Markle también quiso destacar el éxito de un talento británico líder que se ha desempeñado como jefe creativo de tres casas de moda de influencia mundial: Pringle de Escocia, Chloé y ahora Givenchy.

MIRA: FOTOS | Meghan Markle y el príncipe Enrique a su llegada a Windsor para su boda real

Markle y Waight Keller trabajaron estrechamente juntas en el diseño. El vestido personifica una elegancia minimalista atemporal que hace referencia a los códigos de la icónica Casa de Givenchy y muestra la destreza artesanal de su atelier de alta costura parisino, de fama mundial, fundado en 1952.

Fiel al legado de la casa, las líneas puras del vestido se logran mediante seis costuras meticulosamente colocadas. El enfoque del vestido es el escote gráfico de bateau abierta que enmarca los hombros y enfatiza la esbelta cintura esculpida. Las líneas del vestido se extienden hacia la parte posterior en suaves pliegues redondos amortiguados por una enagua en triple organza de seda. Las finas mangas de tres cuartos agregan una nota de refinada modernidad.

El detalle de velo de la novia

Markle expresó el deseo de tener a los 53 países de la Commonwealth con ella en su recorrido por la ceremonia. Por ello, Waight Keller diseñó un velo que representa la flora distintiva de cada país de la Commonwealth unida en una espectacular composición floral.

La familia de naciones de la Commonwealth, de la cual la reina es líder, será una parte central de la obra oficial del príncipe Enrique y Meghan Markle después de la designación de Isabel II como embajador de la juventud de la Commonwealth.

Markle quería expresar su gratitud por la oportunidad de apoyar el trabajo de la mancomunidad incorporando referencias a sus miembros en el diseño de su vestido de novia.

El príncipe Enrique y Meghan Markle en el altar. (Dominic Lipinski/PA Wire)

Se dedicó un tiempo significativo a la investigación de la flora de cada país de la Commonwealth y Waight Keller tuvo mucho cuidado de asegurarse de que cada flor sea única.

MIRA: Así camina Meghan Markle al altar

El velo tiene cinco metros de largo y está hecho de tul de seda con un borde de flores bordadas a mano en hilos de seda y organza.

Cada flor se trabajó en plano, en tres dimensiones para crear un diseño único y delicado. Los trabajadores pasaron cientos de horas cosiendo meticulosamente y lavando sus manos cada treinta minutos para mantener el tul y los hilos prístinos.

Además de la flora de la Commonwealth, Markle también seleccionó dos flores favoritas personales:

Wintersweet (Chimonanthus praecox), que crece en los terrenos del palacio de Kensington frente a Nottingham Cottage, y la California Poppy (Eschscholzia californica), la flor del estado de su lugar de nacimiento.

Colocados simétricamente en la parte delantera del velo, las cosechas de trigo están delicadamente bordadas y se mezclan con la flora para simbolizar el amor y la caridad.