(CNN Español) - Catorce gobiernos de América, conocidos como el Grupo de Lima, no reconocen los resultados de las elecciones en Venezuela de este domingo y acordaron “reducir” sus relaciones diplomáticos llamando a sus embajadores en Caracas, según un comunicado emitido este lunes.

Según los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, las elecciones del 20 de mayo en Venezuela no cumplieron con los estándares internacionales de un proceso “democrático, libre, justo y transparente”.

Por tanto, los catorce países llamarán a sus embajadores en Caracas y convocarán a los embajadores de Venezuela dichos países para expresar su protesta.

El presidente Nicolás Maduro fue elegido este domingo en unas elecciones que han sido cuestionadas por muchos, incluyendo a los candidatos opositores y varios países de la región, pues dicen, no son legítimas.

Según el Consejo Nacional Electoral, Nicolás Maduro ganó con 5.823.728 votos. Henri Falcón, quien obtuvo 1.820.552 votos, desconoció el proceso electoral antes de que se conocieran los resultados. La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, dijo que participó el 46,01% de los electores, 8,6 millones de venezolanos.

Pero para el Grupo de Lima, la crisis política, económica, social y humanitaria en Venezuela se ha profundizado y “las instituciones democráticas, el estado de derecho y la falta de garantías y libertades políticas de los ciudadanos”, en ese país se han perdido.

Por tanto, esos países tomarán una serie de medidas para responder a esta crisis y “definir los lineamientos de una respuesta integral” para los miles de venezolanos que han tenido que salir de su país por esta crisis.

Entre ellas está presentar una resolución en el 48 Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos sobre la situación en Venezuela. Convocar a una reunión de alto nivel con las autoridades migratorias, que se realizará en Lima, en la primera quincena de junio, según el comunicado.

También apoyarán el suministro de medicamentos hacia Venezuela a través de instituciones independientes y “coordinar acciones en materia de salud pública y fortalecer la cooperación para atender la emergencia epidemiológica”.

Mira en esta galería: Protestan en varios países contra las elecciones en Venezuela

A nivel económico, los países firmantes dicen que coordinarán acciones con organismos financieros internacionales para “no otorgar préstamos al Gobierno de Venezuela, por la naturaleza inconstitucional de adquirir deuda sin el aval de su Asamblea Nacional”, a excepción de cuando sea para ayuda humanitaria.

Además intensificarán y ampliarán el intercambio de información financiera para detectar actividades de “corrupción, lavado de dinero u otras conductas ilícitas” por parte de individuos y empresas venezolanas, según el comunicado emitido un día después de las elecciones.

Varios países, incluido Estados Unidos, han dicho que no reconocerían los resultados del voto, mientras que la Unión Europea y algunas naciones latinoamericanas advirtieron antes de la votación que las elecciones se perfilaban como injustas.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dijo anteriormente en Twitter: "Las elecciones ficticias no cambian nada. Necesitamos que el pueblo venezolano dirija ese país ... una nación con mucho que ofrecer al mundo", escribió.

Maduro restó importancia a los comentarios de los funcionarios estadounidenses de que el voto carecía de legitimidad.

"Ha habido una feroz campaña del gobierno de Donald Trump. En Estados Unidos ha habido una presión feroz para intentar manchar las elecciones venezolanas, y no pudieron", dijo Maduro el domingo.