Nota del editor: Alex Lubet es profesor de Música en la Universidad de Minnesota. Steven Lubet es profesor de Derecho en la Universidad Northwestern. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) - Hasta las personas que no se interesan mucho en las bodas reales quedaron impresionadas por la forma en que el príncipe Enrique y Meghan Markle incluyeron elementos angloafricanos y afroamericanos en su ceremonia de boda.

Más allá de ignorar el origen mestizo de Markle, la pareja se propuso inlcuir al reverendo Michael Curry, el primer obispo negro que preside la Iglesia Episcopal, así como al violonchelista Sheku Kanneh-Mason, el primer músico negro en ser cosniderado el músico británico del año y miembro de lo que Simon Cowell llama "la familia más talentosa del mundo".

Luego estaba el coro de gospel. Como Salamishah Tillet lo describió en The New York Times, el "asombroso poder" del Kingdom Choir del sudeste de Londres "mostró la amplitud de una identidad negra transatlántica" en su "divertida interpretación de 'Stand by Me' de Ben E. King".

MIRA: ¿Qué hicieron Enrique y Meghan con tantas flores?

Ella tenía razón en su opinión del desempeño del grupo, que conmovió a todos los asistentes a la boda real. Pero hay una historia de fondo de la canción que lo hace aún más apropiado para una ocasión tan incluyente. Nació en una de las famosas cunas de la música popular estadounidense, un lugar donde artistas de diferentes orígenes colaboraron en la creación de un sonido ahora clásico.

Una imagen de Ben E. King, autor de 'Stand by me'.

Tillet se refiere a "Stand by Me" como representante del "cancionero afroamericano". Y, por supuesto, fue lanzado y hecho famoso por Ben E. King en 1961. King compartió los créditos, sin embargo, con Jerry Leiber y Mike Stoller, dos compositores que trabajaban en el edificio Brill de Nueva York.

Al igual que la mayoría de los escritores y productores de la legendaria meca de la industria de la música, Leiber y Stoller eran judíos, mientras que muchos de los vocalistas eran negros. Leiber y Stoller ya habían escrito varios éxitos para el grupo anterior de King, The Drifters, y, en 1960, estaban trabajando con él para desarrollar su carrera de solista. (La mayoría de las canciones de Leiber y Stoller fueron escritas para artistas negros, pero también escribieron para Elvis Presley e incluso para Perry Como).

El equipo acababa de terminar de grabar "Spanish Harlem", que se convertiría en el éxito de King, y emplearon el tiempo restante de estudio para explorar otras posibles grabaciones. King ya tenía algunas letras en mente y el comienzo de una canción, aparentemente basada en un anterior "Stand by Me" (a veces conocido como "Stand by Me Father") del reverendo doctor Charles Albert Tindley, el "Príncipe los Predicadores".

Leiber y Stoller trabajaron con King para completar melodía y letra, con Stoller añadiendo la línea de bajo distintiva al comienzo de la canción. Dividirían las regalías por igual, con la mitad yendo a King, y la otra mitad compartida por Leiber y Stoller.

Reflejando de manera apropiada los orígenes cristianos y judíos de sus compositores, las letras de "Stand by Me" se derivan claramente del Salmo 46 de la Biblia, por medio de Tindley, un ministro metodista. Como King, Leiber y Stoller lo escribieron memorablemente:

When the night has come
And the land is dark
And the moon is the only light we'll see
No I won't be afraid, No I won't be afraid
Just as long as you stand, stand by me
If the sky that we look upon
Should tumble and fall
Or the mountains should crumble to the sea
I won't cry, I won't cry
No I won't shed a tear
Just as long as you stand, stand by me
Whenever you're in trouble, won't you stand by me
Oh stand by me,
Oh won't you stand now?
Stand by me

La traducción en español sería:

Cuando la noche ha llegado
Y la tierra se oscurece
Y la luna es la única luz que veremos
No, no tendré miedo. No, no tendré miedo
Siempre que estés conmigo, quédate a mi lado
Si el cielo al que miramos
Se cayera
O las montañas se derrumbaran hacia el mar

No lloraré, no lloraré
No, no derramaré una lágrima
Siempre que estés conmigo, quédate a mi lado 
Siempre que tengas problemas, ¿no te quedarás a mi lado?
Oh quédate a mi lado,
Oh, ¿no me apoyarás ahora?
Quédate a mi lado

Y aquí está el comienzo del Salmo 46 de la Biblia:

Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda muy presente en problemas.

Por lo tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y aunque las montañas sean llevadas al medio del mar;

Aunque sus aguas rujan y se turben, aunque las montañas tiemblen con su bravura.

En otras palabras, "Stand by Me" representa lo mejor de la tradición estadounidense, con artistas de diferentes orígenes trabajando juntos para crear algo excepcionalmente maravilloso y duradero.

No debe sorprender que la canción haya sido grabada por artistas tan variados como Jimmy Ruffin, John Lennon y Mickey Gilley. Hubo incluso una versión hablada por Muhammad Ali. Sin duda que se ha tocado en innumerables bodas para parejas de casi todos los orígenes imaginables.

LEE: Los detalles feministas de Meghan Markle y otros momentos históricos de la boda real

Tras "Stand by Me", King pasó al éxito de los crossover, mientras que Leiber y Stoller escribieron una serie de éxitos en múltiples géneros, incluyendo pop, R & B, country y rock. En un momento en que escuchamos cada vez más quejas sobre "apropiación cultural", todos haríamos bien en recordar la virtud de la colaboración intercultural, que puede traernos un gran arte.

Y, como el mundo ha aprendido de los nuevos duque y duquesa de Sussex, también puede ser el origen de un gran romance.