(CNN) - La cumbre ahora cancelada entre Estados Unidos y Corea del Norte enfrentó al presidente Donald Trump contra el presidente Donald Trump.

Por un lado, Trump se modela a sí mismo como una figura histórica: alguien capaz de hacer cosas que nadie más puede (o siquiera piensa). Una cumbre con el dictador norcoreano Kim Jong Un fue, incluso tan recientemente como hace seis meses, una propuesta totalmente extravagante. La guerra nuclear —o al menos una escalada de las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte— parecía el resultado más probable, particularmente después de que Kim se refiriera a Trump como un "tonto" y Trump acuñó el apodo de Kim "Pequeño hombre cohete".

LEE: Corea del Norte aparentemente destruyó túneles nucleares

De ese aparente caos y escalada vino, de repente, la idea de una cumbre. Una vez propuesta en un mensaje llevado a la Casa Blanca por Corea del Sur, Trump aprovechó la oportunidad. Esto se iba a convertir en historia, le dijo a cualquiera que preguntara. Dijeron que no podía hacerlo, ¡pero lo estoy haciendo!

Trump tuiteó a finales de abril: "Es curioso cómo todos los expertos que no pudieron llegar a un acuerdo sobre Corea del Norte ahora están por todas partes diciéndome cómo hacer un acuerdo".

Por otro lado, Trump ha construido toda su vida adulta sobre el concepto de hacer negocios, y una pieza fundamental es saber cuándo alejarse de un mal negocio.

"'Saber cuándo levantarse de la mesa'. El arte del trato ", tuiteó Trump, citándose a sí mismo, en 2011.

Toda su campaña presidencial —y, de hecho, gran parte de su presidencia— se basa en la idea de que los políticos han hecho acuerdos terribles con países extranjeros que han hecho muy difícil que Estados Unidos tenga éxito. El elemento crítico de la famosa promesa de Trump de "Hacer que Estados Unidos sea grande otra vez" es que comenzará a mirar primero por Estados Unidos, en lugar de dejar que otros países se aprovechen de ellos.

Donald Trump y Kim Jong Un

Donald Trump y Kim Jong Un

La promesa de Trump de ser fuerte y duro estaba siendo severamente probada por el gobierno de Kim cuando se acercaba la cumbre, que estaba programada para el 12 de junio. A principios de esta semana, el gobierno de Corea del Norte emitió una declaración mordaz criticando al vicepresidente Mike Pence como un "maniquí político".

LEE: Diálogos difíciles: Estados Unidos, Corea del Sur y China pueden no ganar, pero solo Corea del Norte puede perder

Fuentes dijeron a CNN que fue la gota que colmó el vaso para Trump, quien tomó la decisión de cancelar la cumbre el jueves por la mañana y la anunció a través de una carta publicada poco después.

La carta, que puedes leer aquí en su totalidad, habla sobre la mente dividida de Trump en la cumbre, la decisión de cancelarla y sus esperanzas para el futuro.

Hay un tipo rudo que se jacta aquí: "Tristemente, en base a la tremenda rabia y abierta hostilidad mostradas en su declaración más reciente, siento que es inapropiado, en este momento, tener esta reunión largamente planificada... Hablas de capacidades nucleares, pero las nuestras son tan masivas y poderosas que le pido a Dios que nunca tengan que ser usadas".

Esa retórica invoca el famoso/infame tuit de Trump de principios de este año: "El líder norcoreano Kim Jong Un acaba de decir que el 'Botón nuclear está en su escritorio en todo momento'", tuiteó Trump el 2 de enero. "¿Alguien de su régimen agotado y sin alimentos le informará que yo también tengo un botón nuclear? , pero es mucho más grande y más poderoso que el suyo, ¡y mi botón funciona!".

Pero también hay un intento de preservar la idea de la cumbre. Este pasaje, en particular, sobresale:

"Sentí que se estaba formando un diálogo maravilloso entre usted y yo, y en última instancia, es solo ese diálogo lo que importa. Algún día, espero con ansias conocerle. Mientras tanto, quiero agradecerle la liberación de los rehenes que ahora están en casa con sus familias. Fue un gesto hermoso y lo aprecio mucho".

MIRA: ¿Qué tienen en común Kim Jong Un y Donald Trump?

Ese lenguaje es el lenguaje de la adulación, no del fuego y la furia. (Trump también abre la carta de cancelación en ese pie, "Agradecemos mucho su tiempo, paciencia y esfuerzo con respecto a nuestras recientes negociaciones y discusiones relativas a una cumbre largamente buscada por ambas partes", escribió).

Está claro, y lo ha sido durante varias semanas, que Trump simultáneamente:

1.- Quería desesperadamente esta cumbre porque sabía que sería un momento histórico sin importar lo que saliera de allí. (Ningún presidente estadounidense sentado se había encontrado cara a cara con un líder norcoreano).

2.- No podría perder la credibilidad por completo en el período previo a la reunión o correr el riesgo de parecer débil frente a las provocaciones en aumento de Corea del Norte.

Es por eso que cada declaración pública (o tuit) de Trump hecha en Corea del Norte sonaba como un embrollo. La cumbre iba a ser histórica y nadie más que Trump podría haberlo hecho posible... o tal vez no sucederá en absoluto. ¡Ya veremos!

"Si no sucede, tal vez sucederá más tarde", dijo Trump a principios de esta semana. "Nunca se sabe sobre las negociaciones... He hecho muchos acuerdos. Nunca se sabe. Puede que no funcionen para el 12 de junio".

En la batalla entre hacer historia y evitar un mal negocio, parece, tanto de la carta de Trump a Kim y sus declaraciones públicas anteriores, que favorece a la primera, siempre y cuando se vea obligado a elegir.

Lo que significa, en la propia lengua vernácula de Trump, ¡estén atentos! Este es un revés, está bastante claro. Pero Trump parece estar señalando que este puede no ser el final sino más bien un giro a mitad de temporada.

La cumbre Trump-Kim no se llevará a cabo: Casa Blanca