(CNN) -Darryl Clinton no tuvo la oportunidad de ver la bomba de lava que caía desde el cielo antes de que golpeara su pierna y le prendiera en llamas.

MIRA: La razón por la que no puedes dejar de ver la lava del volcán Kilauea

"Básicamente me partió la pierna en dos, pero justo arriba del tobillo", le dijo a CNN. "Así que mi pie y mi tobillo colgaban básicamente de la parte posterior de mi carne, tal vez mi tendón de Aquiles todavía estaba allí. Pero todas las otras cosas fueron cortadas, así que tuve que sujetar mi zapato".

"Salí corriendo para escapar del fuego, y tuve que sostener mi zapato y mi pierna vertical para mantener mi parte inferior de la pierna unida a la parte superior", añade.

Clinton dijo que estaba hablando por su teléfono celular cuando vio la bomba de lava del tamaño de una pelota de fútbol, ​​un trozo volador de roca fundida, golpeándolo en la pierna mientras estaba en el porche.

MIRA: EN VIVO: La gigantesca fuente de lava del volcán Kilauea

"Tenía un dolor horrible. Y se veía tan horrible", dijo. "Es lo peor que he visto que haya visto en mi vida".

Los médicos trabajaron en su pierna y eliminaron todas las rocas y escombros de su herida.

Clinton pensó que iba a morir.

"Pensé que como mínimo tendría que perder un pie", dijo. "Pensé que iba a morir, pero ni siquiera pensé que tendría un pie".

Lava, rocas y gases tóxicos

Varias fisuras, o grietas en el suelo, están bombeando lava, a medida que las erupciones continúan en el lado este del volcán Kilauea, dijo este miércoles la Agencia de Defensa Civil del Condado de Hawaii.

La agencia de defensa civil dijo que funcionarios del condado, estatales y federales también están monitoreando la situación en la propiedad Puna Geothermal Venture, dijo la agencia de defensa civil.

El implacable flujo de lava ha llegado a la planta, que produce electricidad al elevar el vapor desde los pozos subterráneos y canalizarlo hacia un generador de turbina.

Las autoridades están tratando de prevenir posibles explosiones o la emisión de gases tóxicos, dijo el vocero de la Agencia de Manejo de Emergencias de Hawái, Thomas Travis.

El enfriamiento comienza con el llenado de pozos subterráneos con agua fría. Hasta el momento, 10 de los 11 pozos en la planta geotérmica han sido apagados, dijeron funcionarios del condado de Hawai.

El volcán ha estado derramando lava, la misma que ha devorado carreteras y hogares, mientras emite peligrosos gases.

Ahora los científicos advierten sobre un cúmulo de otros posibles riesgos: lluvia ácida, un montón de cenizas cayendo y erupciones que podrían expulsar enormes rocas hacia el cielo.