(CNN) - Claudia Patricia Gómez González viajó 2.400 kilómetros hasta Estados Unidos con la esperanza de encontrar empleo y un mejor futuro. Poco después de pisar Texas, un agente de la Patrulla Fronteriza le disparó y la mató. 

El tiroteo contra Gómez González registrado el miércoles atrajo atención internacional luego de que un testigo subiera un video de Facebook Live, de los momentos posteriores al incidente, en el que se ve a la mujer sangrando en el piso.

Las autoridades cambiaron su versión del incidente con lo que abonaron a la controversia en un momento en el que la Casa Blanca ha reprimido la inmigración ilegal.

El fatídico encuentro puso fin al viaje que Gómez González había comenzado apenas tres semanas atrás en una comunidad indígena en San Juan Ostuncalco, Guatemala.

La familia exige respuestas

Gómez González obtuvo un título de contabilidad hace dos años, pero no pudo encontrar empleo.

"Buscó, buscó y nada", dijo su padre, Gilberto Gómez. "Creo que esa fue la razón por la que ella decidió perseguir el 'sueño americano'".

La falta de oportunidades laborales la frustraba, por lo que decidió dejar su hogar y dirigirse a Estados Unidos para buscar empleo. Ella seguía los pasos de su novio, quien había hecho el mismo viaje un año atrás.

La mujer de 20 años había viajado durante dos semanas junto con otros migrantes cuando se encontraron con un agente de la Patrulla Fronteriza en un área residencial en la localidad de Río Bravo, Texas.

El agente - un veterano con 15 años de experiencia - realizó un disparo con su arma de cargo, hiriendo mortalmente a Gómez González, según dijo la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. El agente, quien no ha sido identificado, está de baja administrativa.

Entre sollozos, la madre de Gómez González, Lidia González Vásquez, dijo que lo único que quiere es que le devuelvan el cuerpo de su hija.

"Mi niña no fue ahí para robar, mi niña se fue para avanzar e ir a la escuela", dijo.

El viernes, la familia dio una conferencia de prensa en Guatemala en la que pidieron justicia.

"No es la primera vez que alguien muere en ese país (Estados Unidos)", dijo la tía de Gómez González, DOminga Vicente, a los reporteros. "Hay muchas personas que han sido tratadas como animales y eso no es lo que deberíamos hacer como personas".

Representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala se reunieron el viernes con familiares de Gómez González para discutir la repatriación de sus restos.

"Guatemala condena los actos violentos y cualquier otro uso excesivo de la fuerza por parte de la Patrulla Fronteriza. Urgimos a las autoridades a respetar los derechos de nuestros ciudadanos, especialmente su derecho a vivir, independientemente de su estatus migratorio", dijo el ministerio en un comunicado.