(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, una vez más lamentó su elección como secretario de Justicia este miércoles, y escribió en Twitter que desea haber elegido a otra persona diferente a Jeff Sessions, quien enfureció al presidente cuando se retiró de la investigación de Rusia el año pasado.

Esta es la más reciente evidencia de la preocupación constante de Trump con la investigación liderada por el fiscal especial para la trama rusa Robert Mueller. A pesar de declarar a principios de esta semana que estaba dirigiendo su atención a asuntos más apremiantes, como Corea del Norte y el comercio, Trump ha seguido ventilando en Twitter la controversia sobre Rusia, que él ha descrito como “cacería de brujas”.

  • Mira en este video: Testimonio de Jeff Sessions deja inquietos a congresistas

Fue Sessions el que atrajo su ira este miércoles, un día después de que The New York Times describiera una reunión caldeada en Florida el año pasado, cuando Trump le pidió a Sessions revocar su decisión de salirse de los asuntos relacionados con Rusia. El diario reportó que Mueller estaba investigando el episodio.

Citando al representante republicano de Carolina del Sur, Trey Gowdy, quien dijo en CBS este miércoles que Trump “pudo haber elegido a alguien más” para liderar la Secretaría de Justicia, Trump tuiteó “¡Deseo haberlo hecho!”.

Gowdy estaba respondiendo a una pregunta sobre si Trump pudo haber obstruido la justicia al supuestamente haberle pedido a Sessions en marzo de 2017 que revocara su decisión de recusarse en la investigación, como reportó The New York Times.

El representante republicano dijo que él cree que Trump estaba “expresando su frustración” de que Sessions debía haber compartido sus razones de recusación antes de aceptar ser el secretario de Justicia.

Trump frecuentemente ha criticado a Sessions por esta decisión, algo que allanó el camino para el subsecretario de Justicia, Rod Rosenstein, para nombrar al fiscal especial Robert Mueller para que investigue la intromisión rusa en la elección presidencial de 2016. Trump ha visto la decisión como una expresión de deslealtad y la relación entre ellos dos se ha deteriorado.

Pero las rabietas de Trump hacia Sessions solo han aumentado la atención del fiscal especial. El mismo Sessions se sentó en una entrevista con Mueller, y las opiniones de Trump sobre la recusación de su secretario de Justicia están entre las preguntas que los investigadores tienen para el presidente si él hace lo mismo.

Trump ha escalado sus ataques sobre la investigación de Mueller en los últimos días, incluyendo sugerencias de este martes de que si equipo de investigadores podrían inmiscuirse en las elecciones intermedias para elegir Congreso.

Esto hace parte de una estrategia para socavar la investigación como motivada y arreglada políticamente.

En una entrevista con The New York Times el mes pasado, el presidente dijo que no habría elegido a Sessions como su secretario de Justicia si hubiera sabido que él se alejaría de los asuntos relacionados con la campaña presidencial de 2016.

La relación de Trump y de su secretario de Justicia ha tenido grandes cambios desde la decisión de Sessions de recusarse. Sessions, uno de los principales representantes de la campaña de Trump, anunció su decisión en marzo de 2017 luego de que se revelara que él tuvo contacto con el embajador de Rusia en Washington durante las elecciones presidenciales de 2016.

El año pasado, Trump se refirió a él públicamente como “atribulado” e incluso llegó a llamarlo en privado “Mr. Magoo”, según The Washington Post.

Trump también se ha quejado en privado de que Sessions no lo ha defendido adecuadamente, según le dijeron a CNN varias fuentes el año pasado.

Sessions ha defendido su decisión y ha seguido ofreciendo señales públicas de que no intenta renunciar de cara a las críticas, a pesar de una aparente oferta de renuncia después de que Trump lo reprendió y lo calificó de "idiota" el año pasado.