(CNN) - Mientras que las reuniones recientes del secretario de Estado, Mike Pompeo, con el líder norcoreano Kim Jong Un fueron anunciadas principalmente como misiones diplomáticas, los encuentros cara a cara también han servido como valiosas oportunidades de recopilación de información que ayudan a formar a los funcionarios estadounidenses para entender al solitario dictador y guiar las conversaciones en curso entre los dos países.

Una serie de evaluaciones de inteligencia de EE.UU. constantemente actualizadas han determinado que Kim llegará a la mesa de negociaciones con sus propias líneas rojas girando en torno a un solo cálculo: ¿cuánto, si es que hay alguno, de su programa de armas nucleares se da por vencido mientras asegura la supervivencia de su régimen y su posición singular en el poder?

MIRA: ¿Habrá o no cumbre entre Trump y Kim Jong Un?

Estas evaluaciones de inteligencia, en gran parte dirigidas por el Centro de la Misión de Corea de la CIA, examinan todos los problemas que podrían afectar el pensamiento y enfoque de Kim sobre las negociaciones, incluido el impacto en el desarrollo económico respaldado por Estados Unidos y cómo Kim puede mantener la lealtad de sus principales comandantes militares. La cuestión de la preocupación de Kim por su seguridad y supervivencia incluso fue abordada por el presidente Donald Trump en comentarios públicos cuando garantizó la seguridad de Kim si aceptaba desnuclearizarse.

La comunidad de inteligencia de EE.UU. ha estado trabajando para comprender qué hace que Kim controle todo desde que asumió el poder en 2011, reuniendo detalles relacionados con su psicología, estilo de liderazgo y personalidad para apoyar a los responsables políticos encargados de lidiar con el programa de armas nucleares de Corea del Norte.

Y ese esfuerzo solo se ha amplificado en las últimas semanas, ya que los funcionarios estadounidenses continúan sentando las bases para las conversaciones (que a veces se dicen que ocurrirán y otras que no) entre Kim y Trump en Singapur el 12 de junio.

Representantes de Washington y Pyongyang han sido enviados en los últimos días para llevar a cabo varias reuniones, y en su gesto más significativo hasta el momento, Kim envió a su exjefe de inteligencia y cercano confidente Kim Yong Chol a Nueva York para reunirse con Pompeo.

Pompeo se reúne con Kim Yong Chol en Nueva York el miércoles 30 de mayo.

Pompeo se reúne con Kim Yong Chol en Nueva York el miércoles 30 de mayo.

Incluso después de que Trump hiciera su anuncio de cancelación, Pompeo continuó trabajando en los preparativos para una posible cumbre. El secretario de Defensa, James Mattis, también ha seguido enfatizando públicamente la diplomacia liderada por Pompeo.

Quienes están familiarizados con el pensamiento de Pompeo han dicho que su reunión con Kim Yong Chol establecerá algunos de los términos y la agenda para una posible cumbre, pero lo más importante es que los partidarios de Pompeo creen que la reunión es una señal de que él es el funcionario estadounidense de más alto rango, apaete del presidente, con quien Kim está dispuesta a trabajar.

Una foto publicada en la cuenta oficial de Twitter de Pompeo mostró a los norcoreanos cenando una comida de "bistec, maíz y queso".

Una foto publicada en la cuenta oficial de Twitter de Pompeo mostró a los norcoreanos cenando una comida de "bistec, maíz y queso".

Si se incluye a Pompeo en la mesa de la cumbre, su rol incluirá asegurarse de que tanto Kim como Trump cumplan con la agenda y no se distraigan indebidamente con su retórica, dijo un funcionario estadounidense.

LEE: ¿Está aún en pie la histórica cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un?

¿En la misma página

Mientras que los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos han determinado que es poco probable que Kim renuncie por completo a su programa nuclear como parte de una negociación con EE.UU., Trump ha trazado una línea roja, diciendo que cualquier cumbre debe incluir una garantía de que las armas de Corea del Norte ya no pueden amenazar a Estados Unidos o sus aliados.

Pero una serie de evaluaciones de inteligencia de EE.UU. han concluido que si bien Kim podría renunciar a algunas armas, incluidos cabezas nucleares y misiles, es posible que no esté dispuesto a renunciar a sus capacidades para regenerar su programa.

Eso incluiría mantener capacidades y personal científico, técnico y de ingeniería que Kim consideraría como su póliza de seguro para garantizar su poder, dijeron los funcionarios.

"Él no va a hacer nada que le haga ser vulnerable", dijo un funcionario a CNN. También podría decidir mantener escondidas algunos inventos de armas, reconocieron.

Hasta ahora, los funcionarios estadounidenses dicen que el régimen de Kim no ha tomado ninguna medida contra la desnuclearización que no pueda revertirse fácilmente. Dijeron que la destrucción de túneles subterráneos el 24 de mayo para probar dispositivos nucleares fue un "gesto serio". Pero "no excluye más pruebas" en otros lugares, dijo un funcionario.

Imágenes de satélite tomadas por Estados Unidos grabaron cómo se extraía equipo técnico y herramientas del lugar antes de la destrucción de los túneles, dijeron tres funcionarios de defensa de EE.UU.. "Ellos no van a renunciar a nada valioso", dijo uno de los funcionarios.

Además, EE.UU. ha identificado preliminarmente otros posibles sitios donde los norcoreanos podrían cavar nuevos túneles subterráneos para realizar pruebas.

Kim es un "actor racional" con su posición largamente establecida

Las evaluaciones de inteligencia han concluido que Kim llegará a la mesa con su posición establecida en gran medida con respecto a lo que va a abandonar y lo que planea retener o posiblemente esconder.

MIRA: Trump: Estaré esperando que Kim decida dialogar

No está claro qué garantías de seguridad podría darle Estados Unidos a Kim que lo convenzan para renunciar a todo su programa, incluidas las capacidades científicas, técnicas y de ingeniería, incluidos los sitios subterráneos que podrían proteger elementos clave.

Esa idea está ampliamente respaldada por la evaluación de la comunidad de inteligencia estadounidense de que Kim es un "actor racional" motivado por la supervivencia de su propio régimen.

Pompeo, quien asumió un papel de liderazgo en el tema de Corea del Norte incluso antes de ser confirmado como secretario de Estado, ha tenido contacto directo con Kim en dos ocasiones, proporcionando una visión única de la constitución personal del líder aislado que también respalda los últimos hallazgos del comunidad de inteligencia.

Antes de su primer viaje a Pyongyang el mes pasado, el entonces director de la CIA, Pompeo, dijo que la comunidad de inteligencia estadounidense consideraba que Kim era un "actor racional" y no ha habido indicios de que la evaluación haya cambiado tras su segundo encuentro con el líder de Corea del Norte a principios de este mes.

"Mi punto de vista personal es que la evaluación no ha cambiado: es un actor racional que tiene un poder consolidado, tiene el control", dijo el embajador Joseph R. DeTrani, que anteriormente se desempeñó en el Departamento de Estado como enviado especial para las conversaciones a seis partes con Corea del Norte.

Un exfuncionario de inteligencia especializado en Asia que mantiene contacto con funcionarios actuales dijo a CNN: "Estoy seguro (de que la CIA) mantendrá la línea de que Kim solo quiere morir tranquilamente en la vejez".

La CIA no respondió a la solicitud de CNN de un comentario.

Pero el mismo Pompeo ha dicho que la reunión no solo apoyó la evaluación existente de la comunidad de inteligencia, sino que el comportamiento de Kim indicó que era sincero sobre seguir un camino hacia la desnuclearización.

En la actualidad el funcionario de más alto rango del gobierno estadounidense que se reúne con Kim, las observaciones de Pompeo respaldan la idea de que Kim no es irracional o loco, una imagen que ha sido perpetuada por los medios, algunos legisladores e incluso el propio presidente Trump, según Bruce Klingner, exsubdirector de la división para Corea en la CIA, quien ahora es miembro senior de la Fundación Heritage.

El valor del contacto directo

La historia de aislamiento de Corea del Norte ha obligado tradicionalmente a las agencias de inteligencia de EE.UU. a utilizar información de segunda mano recopilada a través de entrevistas con personas que han tenido contacto directo con Kim durante su vida.

Los analistas intentan armar un perfil de un líder basado en personas que se han reunido con ellos y han leído sobre ellos para tener una idea de su psicología y de cómo toma decisiones, dijo Klingner.

Con un líder aislado como Kim, la inteligencia rara vez se obtiene directamente de la fuente, lo que hace que el contacto de Pompeo sea tan valioso.

Pompeo no está específicamente capacitado para interpretar los indicadores del lenguaje corporal u otros detalles sutiles que puedan haberse presentado en estas reuniones, pero estuvo acompañado por funcionarios de inteligencia que estaban tomando nota de estas señales, dijo una fuente familiar a CNN.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, saluda con al líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, durante un viaje al país.l

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, saluda con al líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, durante un viaje al país.l

MIRA: Bill Richardson: Cancelación de cumbre entre Trump y Kim es un descalabro temporal

Dos funcionarios estadounidenses le dijeron a CNN que Kim fue muy directo, profesional, calmado y al frente de su reunión con Pompeo, y agregó que sabía y podía discutir los problemas en detalle.

Y una fuente informada sobre el asunto le dijo a CNN que estaba claro para Pompeo que Kim entiende cómo presentarse como un político bastante normal.

Pero mientras aquellos que se encuentran con Kim a menudo determinan que no es necesariamente loco, Klingner advirtió que la diferencia entre esos conceptos erróneos y la impresión que Kim da en persona también puede conducir a una reacción exagerada.

Pompeo, sin embargo, ha expresado un sentido de cauto optimismo sobre las intenciones de Kim.

Incluso después de que Trump amenazó con cancelar la cumbre programada la semana pasada, Pompeo dijo que estaba "esperanzado" de que las discusiones pudieran volver a la normalidad, agregando que había "poca duda" en su mente de que Kim entendía el alcance de lo que Estados Unidos estaba pidiendo respecto a a la desnuclearización permanente de la península de Corea.

También advirtió de que Corea del Norte ha hecho y roto promesas en el pasado.

A pesar de las garantías de Pompeo de que él cree que Kim habla en serio de querer negociar, algunos dentro del gobierno siguen siendo profundamente escépticos sobre las intenciones de Corea del Norte, específicamente su disposición a abandonar sus armas nucleares, dijo una fuente con conocimiento sobre la situación.

El comodín de Trump

Aún no está claro cómo se prepara Trump personalmente para la posible reunión con Kim, pero les ha dicho a los asesores que confía en su capacidad para influir en el líder norcoreano en persona.

Pero la presión del presidente por una reunión cara a cara con Kim está generando preocupaciones de que puede ignorar los vastos recursos de inteligencia proporcionados sobre Kim y, en su lugar, apoyarse en sus propios instintos.

Según DeTrani, se proporciona un perfil de inteligencia sobre Kim para Trump en su informe diario, pero sigue sin estar claro si el presidente lee regularmente esos informes de inteligencia que se le proporcionan.

En última instancia, los analistas de inteligencia intentan capacitar a los responsables de las políticas para que tomen las mejores decisiones posibles, pero "al final del día, puedes llevar un caballo al agua pero no puedes obligar a alguien a leer el informe", según Klingner.

"Trump ha descartado el libro de jugadas diplomático habitual y el concepto de cronogramas burocráticos", dijo Klingner. "Tradicionalmente, Estados Unidos no enviaría a un presidente para negociar los términos, sino para firmar el acuerdo una vez que los detalles estuvieran en su lugar".

"Trump hace lo contrario, implementando un enfoque de arriba hacia abajo", agregó. "No va a ir a través de toneladas de materiales de fondo o reuniones con expertos, sino que, como escribió en 'Art of the Deal', va con sus entrañas".

- Elise Labott de CNN contribuyó a este informe