(CNN) - Más de la mitad de los niños del mundo están en riesgo de una o más de tres amenazas —conflicto armado, pobreza y discriminación contra las niñas— según un nuevo reporte de la organización Save the Children.

El reporte, publicado un día antes de la celebración del Día Internacional de los Niños el 1 de junio, estima que 1.200 millones de niños están expuestos a al menos uno de esos riesgos. De ellos, 153 millones de niños corren un riesgo extremo de las tres amenazas.

“El matrimonio a temprana edad, el trabajo infantil y la malnutrición son solo algunos de los eventos que cambian la vida y que pueden robarle a los niños su infancia”, agrega el documento.

Una niña Siria observa un área muy dañada donde su familia se refugió en la ciudad de Saqba, en Guta oriental, el 24 de octubre de 2017.

Singapur el primero, Niger el último

El segundo índice anual de Fin de la Infancia de Save the Children hizo una clasificación de países basándose en la cantidad de niños en cada país que enfrentan muerte, desnutrición, falta de educación y que son forzados al matrimonio, la maternidad o el trabajo.

“A pesar de su economía, del ejército y del poder tecnológico, Estados Unidos (puesto 36), Rusia (37) y China (40) están detrás de los países de Europa Occidental en el índice”, dice el reporte.

Singapur y Eslovenia quedaron empatados en el primer lugar del ranking, mientras que Niger es el último de la lista de los países encuestados.

Casi todos los países desarrollados tienen pocos o no tuvieron cambios en sus puntuaciones, según el reporte, y entre 25 y 30 países tuvieron una variación de dos o menos puntos en cualquier dirección.

Australia (puesto 16), mejoró su ranking, mientras que Alemania (12) y Gran Bretaña (12) mantuvieron sus posiciones.

Los niños más pobres del mundo están concentrados en áreas rurales (81%). La mayoría viven en el África Subsahariana (52%) y en el sur de Asia (36%). La India es hogar del 30% de los niños más pobres del mundo, dice el reporte.

“Sobre todo, la información recolectada por índice anual de Fin de la Infancia documenta grandes brechas entre países ricos y pobres y la urgente necesidad de acelerar el progreso para los niños más vulnerables”, agrega el informe.

… Pero los países de altos ingresos no se salvan

Los países de altos ingresos también tienen grandes brechas de equidad entre sus niños.

“En Estados Unidos y Canadá, los bebés de las comunidades indígenas mueren a tasas más altas: en EE.UU., 40% más alto que el promedio nacional, y entre 20% y 360% más alto que el resto de Canadá”, asegura el informe.

El informe dice que, aunque en la mayoría de las regiones, las tasas de mortalidad infantil han disminuido sustancialmente más rápido para los hogares más pobres que para los más ricos desde 2000, no se están cercando lo suficientemente rápido.

Un niño desplazado sirio en un campamento temporal en la villa de Ain Issael 28 de abril de 2017.

Millones aún están atrapados en trabajo forzado

Por ejemplo, el número global de niños que trabajan ha disminuido a cerca del 40% desde el año 2000, pero se estima que 152 millones de niños siguen atrapados en el trabajo infantil, obligados a trabajar para mantenerse a sí mismos y a sus familias.

El reporte también encontró que más de mil millones de niños viven en países plagados de pobreza; 240 millones en países afectados por conflicto y fragilidad, y más de 575 millones de niñas viven en países donde hay el sesgo de género es un problema muy grave.

“Cerrar las brechas entre niños ricos y pobres salvaría millones de vidas jóvenes”, concluye el reporte.