(CNN Español) - Rodrigo Salado Agatón, candidato a regidor de San Marcos, Guerrero, por el Partido Revolucionario Institucional, fue asesinado tras recibir varios impactos de bala en Acapulco, según informó este jueves la Fiscalía General de Guerrero en un comunicado.

Según las autoridades, tres hombres que viajaban en un vehículo marca Nissan emboscaron a Agatón y dispararon contra él en varias oportunidades hacia las 3 de la tarde de este jueves. La Fiscalía abrió una investigación por homicidio por este caso y “se encuentra efectuando la investigación y las diligencias correspondientes en el lugar de los hechos”, según el comunicado.

El caso de Salado Agatón se suma a los más de 100 políticos que han sido asesinados en medio de la campaña electoral de México, según cifras de Etellekt, una consultora de análisis de riesgo y manejo de crisis con sede en Ciudad de México.

Rodrigo Salado Agatón, candidato a regidor de San Marcos, Guerrero, fue asesinado el 31 de mayo de 2018 en Acapulco. (Crédito: PGR)

Según el más reciente informe de Etellekt, publicado el 27 de mayo, desde el inicio de la campaña política en México, el 8 de septiembre de 2017, hasta el 26 de mayo de 2018, se han registrado 102 asesinatos de políticos en todo el país; de estos, 37 eran precandidatos y candidatos a puestos de elección en los comicios a celebrarse el 1 de julio, dice la consultora.

La cifra es escandalosa, pues los asesinatos aumentaron en un 385% respecto al proceso electoral de 2015, agrega el informe, que reportó 21 homicidios en el proceso electoral de ese entonces.

Etellekt agrega que ha contabilizado más de 300 “agresiones directas contra políticos” durante estos meses de campaña, y 44 atentados contra familiares de políticos: 46 familiares de políticos han sido asesinados, en su mayoría de primer y segundo grado.

Además, los más afectados con esta ola de violencia han sido los candidatos de oposición, pues según ese reporte, el 72% de las agresiones “se han dirigido contra políticos de oposición, en relación con los partidos gobernantes de las entidades” donde ocurrieron los hechos de violencia.

La secretaría de Gobernación de México, encargada de la seguridad de los candidatos, dijo en un comunicado a mediados de mayo, que “condena enérgicamente las agresiones hacia candidatos”.

“El gobierno de Enrique Peña condena enérgicamente las agresiones hacia candidatos y rechaza de manera categórica los llamados, cualquiera que sea su origen, a la violencia o a violentar las leyes electorales, así como cualquier insinuación respecto a que desde el ejecutivo federal se pretenda interferir para inclinar la balanza a favor o en contra de candidatos, partido o coalición alguna”, dijo Alfonos Navarrete Prida, secretario de Gobernación el 13 de mayo.

Pero la violencia no solo es contra los políticos. A principios de mayo de este año tres miltares del Ejército mexicano fueron asesinados en una emboscada en el estado de Guerrero cuando investigaban el asesinato del candidato a diputado y alcalde con licencia Abel Montúfar Mendoza, del PRI. La Fiscalía general de Guerrero dijo que investiga los hechos para dar con los responsables de los asesinatos del candidato y de los militares.

Algunos candidatos que han sido amenazados aseguran que las agresiones contra políticos dejan de manifiesto que organizaciones criminales quieren influenciar las elecciones.

“La violencia organizada está queriendo incidir en el proceso político. Si un candidato político o un personaje no les gusta, quieren quitarlo del camino por la vía de la violencia, del asesinato”, le dijo a CNN en Español Ricardo Mejía Bardeja, candidato a diputado federal de Guerrero por el la coalición México al Frente.

Los estados donde más violencia se ha registrado contra candidatos son los del Pacífico: Guerrero, Oaxaca, Jalisco, Michoacán, Colima y Nayarit, tienen la mitad de los atentados a nivel nacional, según Etellek; y la zona centro como Puebla, el Estado de México, Hidalgo y Guanajuato, “es la segunda con mayor riesgo”, con 25 asesinatos de políticos entre el 8 de septiembre de 2017 y el 26 de mayo de 2018.

89,1 millones de mexicanos están aptos para votar en las elecciones presidenciales del 1 de julio, según el Instituto Electoral Nacional. Los mexicanos elegirán presidente, senadores nacionales y diputados de la Cámara Baja.