(Crédito: Lachlan Cunningham/Getty Images)

(CNN Español) - Fue un partido épico: no solo porque era el primero de la cuarta final en línea entre Warriors de Golden State (California) y Cavaliers de Cleveland, no solo porque LeBron James anotó 51 puntos y demostró que es el mejor jugador de la NBA (y acaso el basquetbolista más completo de la historia), sino porque el momento que selló el triunfo de Golden State y la derrota de los Cavs fue un error garrafal que se recordará por siempre.

Los Cavs perdían 107-106 faltando 4,7 minutos de juego cuando George Hill tenía la oportunidad de acabar el partido con las dos canastas del tiro libre. Anotó la primera: 107-107. Parecía nervioso, asustado. Y, en lo que desencadenaría la derrota, falló la segunda.

JR Smith fue por el rebote y, en una acción inexplicable, salió driblando por fuera del área,gastando los 4 segundos valiosos que quedaban. LeBron James se proyectó para recibir el pase y luego, desesperado, le indicó a Smith que la pasara. Smith lo hizo pero ya era muy tarde.

Confundido, Smith parece mirar el tablero para percatarse de que lo que quizá pensaba —que iban ganando— no era cierto. LeBron, en tanto, solo lo miraba atónito, decepcionado. El partido se fue a tiempo extra.

Los Cavs perdieron una oportunidad de oro de ganar el primer partido de la final, de visitantes.

Golden State superó a Cleveland 17-7 en tiempo extra, solo haciendo que el error de Smith (y el fallo de Hill) se vieran peores. El partido terminó 124-114.

Para LeBron James (quien para este momento ha roto todos los récords y superado en estadísticas —salvo en títulos— a Michael Jordan) es más doloroso aun: hizo un partido excepcional, anotó 51 puntos tomó 8 rebotes e hizo 8 asistencias. Desde 1970, solo LeBron y Michael Jodan han anotado 50 puntos o más en un partido de finales (Jordan lo hizo en 1993).

Smith después dijo ante los periodistas que no es que el pensara que iban ganando, no, sino que pensaba que iban a pedir tiempo fuera. ¿En serio?

Sea como fuere, los usuarios de redes sociales no le perdonaron el error. Internet se llenó de memes y burlas por el fallo de Hill, el error de Smith y la tristeza de LeBron.