CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Breaking News

Trump anuncia más aranceles a la importación de productos chinos

Donald Trump

Donald Trump

El tuit del “INDULTO” de Donald Trump nos dice mucho de dónde está su cabeza

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — No tuiteas sobre perdonarte a ti mismo a menos que estés pensando en perdonarte a ti mismo.

En esa realidad se basa el tuit realmente increíble de este lunes del presidente Donald Trump, en el que dejó en claro que, si bien no tiene planes de hacerlo, podría indultarse a sí mismo si quisiera.

“Como han afirmado numerosos expertos en Derecho, tengo el derecho absoluto de INDULTARME a mí mismo, pero ¿por qué si no hice nada malo?” tuiteó Trump. “Mientras, la inacabable cacería de brujas, liderada por 13 demócratas muy enojados y en conflicto (y otros) continúa a mediano plazo”.

Absolutamente correcto, ejem.

LEE: Trump y Mueller, perfectos opuestos, se acercan a la hora de la verdad

El hecho de que el presidente de Estados Unidos sintiera la necesidad de influir en el debate legal sobre si puede o no indultarse a sí mismo, autoindultarse, nos brinda una destacada ventana a la mentalidad de Trump en este momento.

Donald Trump, en una foto tomada en la Casa Blanca, en 2017. (Crédito: SAUL LOEB/AFP/Getty Images)

Nadie duda de que Trump roza en la obsesión con la investigación dirigida por el fiscal especial, el exdirector del FBI Robert Mueller. Un rápido recorrido por su cuenta de Twitter muestra cuánto de su tiempo dedica a pensar en la investigación. Y el tono de esos tuits, enojados, incrédulos y, lo más interesante, victimizados, sugiere cuánta inversión emocional tiene Trump en todo esto.

(Poco después de que Trump enviara el tuit del “INDULTO”, escribió este: “¡El nombramiento del Consejo Especial (sic) es totalmente INCONSTITUCIONAL! Pese a eso, entramos al juego porque, a diferencia de los demócratas, ¡no he hecho nada malo!)”.

Que Trump se sintiera obligado a opinar del debate legal en curso, sobre si puede o no indultarsee a sí mismo (así como si Mueller puede o no citarlo), significa la idea de que eventualmente puede tener algo al respecto en mente.

Sáquenlo del contexto de este presidente y la política. Digamos que tuiteé que no paré en una señal de ‘Pare’ esta mañana, “¡y si lo hice, estaba mal puesta!”.

Tu reacción probable no sería: “Parece que Chris no respetó la señal de ‘Pare'”.

Sería: “¿Por qué Chris está tuiteando sobre el funcionamiento de las señales de ‘Pare’ y prenegando que sí lo hizo?”.

LEE: Trump dice, sin pruebas, que el equipo de Mueller se entrometerá en las elecciones de medio término

Porque, por supuesto, esa sería la reacción. Las personas inocentes no tienden a hablar, espontáneamente, sobre su inocencia. Es una especie de supuesto.

Para ser claro: no estoy sugiriendo que Trump tenga una conciencia de culpable y eso es lo que le impulsa a tuitear sobre cómo podría indultarse a sí mismo. No puedo entrar a su mente y saber eso. Pero lo que podemos decir es que es ALTAMENTE inusual que un presidente participe en el debate sobre si puede o no indultarse a sí mismo. ¿Por qué afirmar que tiene un derecho incuestionable a indultarse a sí mismo si, inmediatamente, deja en claro que no tiene planes porque no ha hecho nada malo?

Aquí está mi conjetura: Trump está muy frustrado por su incapacidad de conocer lo que Mueller sabe o tiene algún sentido de cuándo Mueller podría terminar el caso. Él cree, en el fondo de su corazón, que toda esta investigación es el resultado de la insatisfacción demócrata/”estado profundo” por perder las elecciones de 2016.

Y entonces, es cauteloso sobre lo que Mueller descubrirá. Para protegerse de cualquier eventualidad, Trump, con una importante asistencia de Rudy Guiliani, exalcalde de Nueva York, se ha embarcado en una campaña de relaciones públicas diseñada para manchar a Mueller y su equipo, pintándolos como fiscales “enojados” cegados por partidismo.

Lo que Trump —y Giuliani— claramente buscan es invalidar lo que sea que Mueller encuentre. Un grupo sesgado ha producido un informe sesgado. ¡Bravo!

La decisión de Trump —¿o impulso?— de tuitear sobre su capacidad de indultar es una extensión lógica de esa estrategia. No solo vamos a desacreditar a Mueller, vamos a acostumbrar a la gente a la idea de que si quiero indultarme a mí mismo, puedo. Para el momento en que se publique el informe de Mueller, habré repetido la idea de que puedo indultarme a mí mismo tantas veces que, si lo hago, mi base de apoyo ni siquiera parpadeará.

MIRA: La defensa de Giuliani sobre lo que Trump llama “cacería de brujas”

Como siempre pasa con Trump y su base es una estrategia que podría funcionar muy bien. Si están dispuestos a creer cualquier cosa que diga —y, en este punto, parece que lo están—, ¿por qué no creen que, por supuesto, el presidente se va a indultar a sí mismo después de haber sido difamado injustamente por Mueller?

De una manera extraña, este tuit de Trump tiene mucho sentido. Él está sentando las bases para hacer algo impensable, y hacer que parezca a su base política como si no fuera gran cosa.

No te dejes engañar. Un presidente de Estados Unidos que suelta la idea de un autoindulto o perdón para sí mismo antes de que se presente una sola acusación, o que una sola página de la investigación de Mueller se publique, está enormemente fuera de sintonía con las prácticas del pasado. Enormemente.