(CNN Español) - Una nueva etapa en el etiquetado de alimentos se iniciará el 27 de junio en Chile. Desde esa fecha, los productos procesados deberán tener un nuevo límite —menor que el actual— de azúcares, grasas saturadas, sodio y energía (kilocalorías) para evitar un sello que los señale como altos en dichos elementos.

Esto se da 24 meses después de que entraran en vigencia las modificaciones al Reglamento Sanitario de los Alimentos, que reemplazaron a directrices que databan de 20 años atrás.

Así, todo producto envasado sólido que se comercialice en Chile deberá llevar unos sellos octogonales en su envoltura con la leyenda "alto en", cuando en 100 gramos tengan más de 300 kilocalorías, más de 500 mg de sodio, 15 gramos de azúcar y 5 gramos de grasas saturadas.

LEE: La obesidad y la depresión están relacionadas, y deberían tratarse juntas

En tanto, en los productos envasados líquidos deberán llevar estos distintivos si sobrepasan las 80 calorías, los 100 mg de sodio, los 5 gramos de azúcares y 3 gramos de grasas saturadas.

Estos índices son menores a los vigentes desde 2016. Asimismo, dentro de 12 meses más, el 27 de junio de 2019, la mayoría de estos indices serán aun menores, como se pueden ver en los cuadros.

¿Sirven los octágonos?

De acuerdo al doctor Elmer Huerta, oncólogo, experto en salud pública y colaborador médico de CNN, los logros de estas normas se pueden medir a corto, mediano y largo plazo.

"Muchos críticos de los octágonos dicen que no sirven porque la obesidad ni el sobrepeso han bajado, pero ese objetivo se puede medir a largo plazo, unos 10 años después de emitida la norma", asegura Huerta. "Y a mediano plazo lo que se mide es la tendencia", agrega el médico.

En cuanto a los logros de corto plazo, indica que se pueden ver en la aceptación del método por parte del público, sus actitudes y comportamientos de compra, y la adecuación de la industria. "En lo que he podido ver, la aceptación en enorme, incluso el 20% de la industria chilena está cambiando las fórmulas de sus productos", señala Huerta como evidencia.

Otros aspectos de la normativa chilena se refieren a la publicidad. De acuerdo a estas disposiciones, todo producto con índices mayores a los señalados no puede difundir contenido publicitario para menores de 14 años ni en espacios en los medios que los tengan como público objetivo.

"Se podrá considerar que la publicidad está dirigida a este grupo etario si emplea, entre otros elementos, personajes y figuras infantiles, animaciones, dibujos animados, juguetes, música infantil", se precisa. Asimismo, prohíbe emplear aplicaciones interactivas, juegos o concursos para vender el producto.