(CNN) - Los fanáticos británicos de fútbol que viajen a Rusia para el Mundial de Fútbol de la FIFA, han sido alertados de amenazas de racismo y actos extremos por parte de los hinchas violentos que incluyen “mayores riegos” para los miembros de la comunidad LGBT.

Un Comité de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña publicó un reporte este viernes diciendo que los individuos LGBT están en un “riesgo significativo” ya que “no solo enfrentan el riesgo de violencia por parte de algunos grupos vigilantes, sino por falta de protección adecuada del Estado”.

Pride in Football, una alianza de grupos de fanáticos LGBT, le proporcionó al Comité de Asuntos Exteriores dos correos electrónicos de amenazas que recibieron antes de la Copa Mundo. Uno incluía una imagen de un hombre amenazando con un cuchillo.

Un reporte de Human Rights and Democracy publicado por la Oficina de Exteriores del Reino Unido en 2016, dice que la miembros de la comunidad LGBT estaban en riesgo de “persecución y violencia” en Rusia, y el gobierno de ese país “estaba tomando poca acción para combatir la homofobia”.

Los consejos de viaje a Rusia de la oficina de Exteriores de Gran Bretaña incluyen alertas por “ataques racialmente motivados”, y añade que los viajeros de descendencia asiática o afrocaribeña pueden “atraer atención indeseada en lugares públicos y deben tener cuidado”.

Se estima que más de 10.000 ciudadanos británicos asistan al Mundial de Rusia que inicia el 14 de junio, cuando Rusia enfrente a Arabia Saudita en Moscú. El primer partido de Inglaterra en el Mundial es contra Túnez el 18 de junio en Volgogrado, a casi 1.000 kilómetros al sur de Moscú.

  • Mira en este video: Vacunas y otras precauciones de salud que debes tener si vas al Mundial

Alerta por posibles agresiones

La Asociación Rusa de Fútbol fue multada con cerca de 30.000 dólares por la FIFA el mes pasado, por cantos racistas durante un partido amistoso contra Francia en San Petersburgo. La estrella del Manchester United Paul Pogba fue uno de los jugadores que recibió cánticos de sonidos de monos, según Associated Press.

El defensor inglés Danny Rose recientemente le reveló al periódico Evening Standard que le pidió a su familia no viajar a Rusia debido al “racismo y cualquier otra cosa que pueda pasar”.

El Ministerio de Exteriores ruso no respondió inmediatamente los requerimientos de comentarios de CNN.

Para combatir incidentes futuros, la FIFA está introduciendo un "sistema dedicado de control de discriminación" para todos los partidos en Rusia, según un comunicado de este jueves.

El sistema permitirá a los árbitros para que “paren, suspendan o incluso abandonen” un partido “en caso de que el comportamiento discriminatorio no cese”.

“También hemos trabajado juntos con varios equipos participantes sobre las medidas preventivas y educativas, incluyendo, por supuesto, los anfitriones Rusia”, dijo en un comunicado Federico Addiechi, jefe de sustentabilidad y sostenibilidad de la FIFA.

Aumentan las tensiones políticas

Las tensiones políticas desde el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skirpal, en Salisbury, Inglaterra a principio de marzo, fueron destacadas junto a la amenaza de terror en el reporte del Comité de Asuntos Exteriores.

“Deben estar alerta de la posibilidad de un sentimiento antibritánico o de acoso”, dice el reporte, agregando que exhibir la bandera de Inglaterra en público "podría traer una mayor atención y riesgo".

El riesgo de un ataque terrorista durante la Copa Mundo es “muy probable”, según la oficina de Exteriores, “pues grupos alineados con al Qaeda e ISIS continúan haciendo llamados a ataques”.

A pesar de la multitud de advertencias, la Oficina de Exteriores de Gran Bretaña dijo que los riesgos “quedan por debajo del nivel en el que sería apropiado aconsejar a los ciudadanos de Reino Unido que no vayan a Rusia".

El mes pasado, el secretario de Asuntos Exteriores Boris Johnson, dijo estar de acuerdo con esto: “No estamos activamente tratando de disuadir (a los fanáticos que se preparan para ir a Rusia para la Copa del Mundo), ya que no creemos que sea lo correcto", dijo Johnson a los miembros del Parlamento británico.

“Depende de los rusos”, agregó Johnson. "Está en su honor garantizar la seguridad, no solo de los fanáticos británicos, sino de los fanáticos de todo el mundo".