(CNN) - Venezuela quedó clasificado como el país más peligroso en el mundo por segundo año consecutivo, según una encuesta de Gallup, cayendo por debajo de países en conflicto como Afganistán o Sudán del Sur en términos de percepción de seguridad.

Entre los resultados, la encuesta reveló que el 42% de los venezolanos han perdido propiedades o dinero en 2017, y casi el 25% de los venezolanos han sido asaltados, una de las cifras de asalto más altas del mundo, según la encuesta.

MIRA: Las 10 irregularidades en las elecciones de Venezuela, según el Observatorio Electoral Venezolano

Y aunque casi el 70% de las personas entrevistadas en las 142 naciones confiaban en sus policías locales, ese número cae hasta el 24% en el caso de los venezolanos. Solo el 17% de los venezolanos se siente seguro andando a casa de noche comparado con la media mundial, que se sitúa en el 68%.

La encuesta de Gallup, titulada Ley y Orden Global en 2018, usa un índice basado en las percepciones de los ciudadanos sobre seguridad, como confianza en la policía local, sentimientos de seguridad personal y prevalencia de asaltos o robos en el pasado año. Los resultados de la encuesta se basan en entrevistas con unas mil personas en cada uno de los 142 países que participaron en el estudio de 2017.

Protestas en Venezuela

Imagen de archivo de protestas en Venezuela

Venezuela ha estado en estado de crisis durante años, sacudida por la agitación política, las protestas masivas, la escasez de alimentos y medicinas, un creciente tráfico de drogas y una de las tasas más altas de homicidios en el mundo, según el Observatorio Venezolano de Violencia.

MIRA: Cruce de venezolanos a Colombia aumenta 40%

Singapur, Noruega e Islandia quedaron en los puestos más altos, en este orden, en ley y orden, mientras Venezuela, Afganistán y Sudán del Sur quedaron en los puestos más bajos.

La inseguridad en Venezuela subraya una tendencia más amplia en América Latina y el Caribe, que ha padecido niveles de inseguridad perennemente altos. Colectivamente, la región ha tenido los puntajes más bajos para la ley y el orden en los últimos dos años.