(CNN) - Anthony Bourdain llevó comidas de todo el mundo a espectadores que, de otra forma, quizá nunca las habrían contemplado. Pero sus programas eran siempre mucho más que eso.

Después de que su muerte fuera anunciada este viernes, muchos comentaristas han llamado la atención sobre la habilidad de Bourdain para contar historias más amplias sobre la historia y la cultura de un país a través de la lente de su comida. En la mayoría de los casos, las personas de los países que fueron objeto de sus programas destacaban la información que él retransmitió sobre ellos al resto del mundo.

MIRA: Así reacciona el mundo a la muerte de Anthony Bourdain

Bourdain tuvo un efecto particular en el Medio Oriente. Hizo programas memorables sobre Irán, Líbano, Israel y los territorios Palestinos. La gente en el Medio Oriente recordó el viernes cómo fue capaz de contar historias que iban más allá de la imagen superficial que se cuenta en el ciclo diario de noticias.

En el transcurso de su carrera televisiva, para "Parts Unknown" de CNN y antes para Travel Channel, Bourdain regresó muchas veces al Medio Oriente. Pero fue la capital libanesa de Beirut la que pareció hacer una marca particular, él mismo escribió una una vez que planeó llamar a su hija recién nacida con el nombre de esta ciudad.

Beirut

Bourdain se enamoró de Beirut después de volver de la grabación de un episodio de uno de sus programas, "No Reservations", en 2006. Él y su equipo estuvieron en la ciudad durante 24 horas y quedaron atrapados en los inicios del conflicto Líbano-Israel. Fueron rescatados y llevados a Chipre antes de tomar un vuelo a casa.

En "Parts Unknown", Bourdain volvió a visitar Beirut en 2015 y, en sus notas de campo, recordó su primer viaje y cómo lo inspiró a hacer la televisión de manera diferente.

"Un día estaba haciendo televisión sobre comer y beber. Al siguiente estaba viendo el aeropuerto en el que había aterrizado unos días antes siendo volado al otro lado del agua desde la ventana de mi hotel".

"Salí de la experiencia profundamente amargado, confundido, y decidido a hacer la televisión de manera diferente a como lo había hecho antes. No sabía cómo iba a hacerlo o si mi cadena en ese momento me lo iba a permitir, pero los días de la jungla feliz - el resumen estimulante al final de cada espectáculo, la inclusión refleja de una escena culinaria en cada acto–, eso se terminó allí mismo", escribió.

Agregó: "Nuestra experiencia en Beirut no me dio ilusiones de ser periodista. Simplemente vi que había realidades más allá de lo que estaba en mi plato, y esas realidades casi inevitablemente informaban sobre lo que había o no para la cena. Ignorarlo habría llegado a parecerme monstruoso".

MIRA: Los países Latinoamérica que Anthony Bourdain visitó con su show "Partes desconocidas"

Fue entonces cuando se enamoró de Beirut.

Anthony Bourdain llegó a enamorarse tanto de Beirut que se planteó poner ese nombre a su hija.

Anthony Bourdain llegó a enamorarse tanto de Beirut que se planteó poner ese nombre a su hija.

Ramsay Short, que trabajó para Bourdain y apareció en los tres shows en Beirut, describió a Bourdain como una persona con la cabeza fría cuando llegó la noticia de que Israel había bombardeado la pista del aeropuerto de Beirut. No fue el comienzo de la guerra, pero marcó la primera gran escalada que lo hizo pasar de una escaramuza a una confrontación total.

"Sorprendentemente, no estaba tan asustado. Pudo manejar la situación. El resto del programa consistía en esperar a que los marines estadounidenses lo sacaran de allí", dijo Short a CNN.

Short también habló sobre el cariño que Bourdain sentía por los libaneses, y cómo era correspondido.

"Fue acogido por los libaneses y lo acogieron de vuelta, y eso fue algo que realmente le atrapó en ese momento. Cuando vio lo que sucedió durante el bombardeo israelí, se quedó estupefacto y lo encontró extremadamente doloroso y fue suficiente como para que él quisiera volver, no solo una vez, sino dos veces más".

Parte de lo que Short admiraba más de Bourdain era su capacidad para mostrar lugares con los que todos pudieran identificarse.

"Vino y vio este próspero país como un ejemplo de lo que podría ser si no fuera por el caos, la guerra y la incertidumbre. Estaba tan fascinado".

Dijo que pensaba que la gente conectaba con Bourdain porque era honesto y genuino, y siempre decía lo que quería decir.

Irán

Cuando Bourdain visitó Irán en 2014, dijo que regresó con una imagen confusa del país ya que lo que experimentó estaba muy en desacuerdo con lo que entendía del país por la visión retratada por el gobierno de Estados Unidos.

Él escribió: "Lo que vimos, con lo que volvimos, es una historia profundamente confusa. Porque el Irán que ves desde el interior, una vez que caminas por las calles de Teherán, una vez que conoces a los iraníes, es un lugar muy diferente al de Irán que conoces por las noticias. En ningún otro lugar de los que he estado la desconexión ha sido tan extrema entre lo que uno ve y siente de la gente y lo que uno ve y oye del Gobierno".

MIRA: Obama sobre Bourdain: Nos enseñó sobre la comida y su capacidad para reunirnos

Continuó: "He dicho que Irán es el lugar más proeminentemente cálido y proamericano que hemos grabado, y eso es cierto: en Teherán, a pesar del hecho de que estás frente a un mural gigante y gruñón que dice "¡MUERTE A AMÉRICA!", descubrimos que, en general, los extraños le tratarán mejor, es decir, sonrisas, ofertas de ayuda, curiosos intentos de hablar en inglés, saludos y expresiones de buena voluntad general, que en cualquier lugar de Europa occidental".

Anthony Bourdain: "Parts Unknown" en Iran

Anthony Bourdain: "Parts Unknown" en Irán.

Agregó: "Este no es un mundo en blanco y negro, por mucho que a la gente le gustaría retratarlo como tal. Eso no es una disculpa para nada. Solo digo que el breve y estrecho segmento de Irán que te damos en este episodio de "Parts Unknown" es solo una parte de una historia mucho más profunda, muy vieja y muy complicada. Como cualquier cosa tan antigua y hermosa como el Imperio Persa, creo que vale la pena mirar más allá. Pero es también un lugar que puede emocionar tu corazón un día y romperlo al siguiente".

Los iraníes, incluidos algunos que viven en otras partes del mundo, elogiaron a Bourdain en Twitter por capturar a su país bajo una luz diferente a los informes de los medios occidentales y la retórica del Gobierno.

"'Todo lo que puedo decir es que el #Irán que vi en la televisión y leí en los periódicos es una imagen mucho más amplia. Digámoslo de esta manera: es complicado'. Gracias por dedicar su vida a comprender y arrojar luz sobre las partes 'complicadas' de nuestro mundo. RIP, Anthony Bourdain".

"Entre todas las ciudades y países que mostró a los estadounidenses, Anthony Bourdain visitó dos lugares que conforman gran parte de lo que soy: Irán y Armenia. Se acercó a ellos, y en todas partes, con empatía, curiosidad y casi humanidad genuina".

Jerusalén, Ribera Occidental del Jordán y Gaza

El viaje de Bourdain a Jerusaén, la Ribera Occidental del Jordán y Gaza en 2013 fue quizá uno de los más polémicos. Y él sabía que podría serlo.

Él comenzó aquel episodio con un aviso: "Para el final de esta hora, habré sido visto por muchos como un simpatizante del terrorismo, una herramienta del Sionismo, un judío que se odia a sí mismo, un apologista del imperialismo de Estados Unidos, un Orientalista, un socialista, un fascista, un agente de la CIA, o cosas peores".

En su descripción del área, dijo: "Es fácilmente el lugar más polémico del mundo, y no hay esperanza, ninguna, de hablar de él sin molestar a alguien, si no a todo el mundo".

Bourdain camina por el mercado de pescado en Gaza.

Bourdain camina por el mercado de pescado en Gaza.

No obstante, Bourdain se propuso descubrir cuestiones sobre de dónde proviene el falafel y quién hace el mejor hummus. Si bien esa era su misión culinaria, el episodio fue también una exploración reflexiva del conflicto israelí-palestino.

"Todos llevamos cosas cuando viajamos: tus ideas preconcebidas, tu sistema de creencias personal, todo el peso de tu experiencia de vida", dijo. "Va a influir en la forma en que experimentas un lugar. Pero lo que sea que puedas pensar, y cualquier equipaje que traigas a este lugar, deberías ver esto".

Muchas de las alabanzas para Bourdain radican en que prestó atención a los palestinos en ese episodio, así como sus palabras de apoyo para el pueblo palestino.

MIRA: Así expresaba Anthony Bourdain su aprecio por México

Diana Buttu, abogada de derechos humanos palestino-canadiense que ha trabajado en el proceso de paz, tuiteó una cita de Bourdain el viernes después de la noticia de su muerte: "El mundo ha visto muchas cosas terribles sobre el pueblo palestino, nada más vergonzoso que robarles su humanidad básica". Fue parte de un discurso de aceptación que Bourdain dio para un premio del Consejo de Asuntos Públicos Musulmanes en 2014.

Buttu contó a CNN que ella apreció la manera en la que Bourdain vio a los palestinos como personas, no como meros números en un conflicto.

"Fue muy refrescante cuando Bourdain vino aquí. Fue muy revelador que después de la emisión del segmento y cuando habló de los palestinos, se aseguró de mencionar el tema de la deshumanización, de que los palestinos se vieron privados de su humanidad", dijo Buttu a CNN.

"Vio a los palestinos como seres humanos; es triste que tengamos que decir esto en este día y tiempo, que alguien nos vio como seres humanos, pero lo hizo y eso para mí fue muy poderoso".

"No solo amaba la comida sino todas las cosas que rodean a la comida: el amor, la cultura de la humanidad, la tradición. Fue poderoso porque traía su amor y pasión por la comida y la combinó con la historia de la privación palestina".