(CNN Español) - Santiago Kovadloff, filósofo, ensayista y autor argentino, consideró que la cancelación del partido que la selección de fútbol de Argentina jugaría en Jerusalén contra Israel es "una insensibilidad profunda y una irresponsabilidad moral muy grande".

"Me decepcionó profundamente. Me pareció que era de una insensibilidad política, social y deportiva enorme", dijo Kovadloff en "En Diálogo con Longobardi", el programa del periodista Marcelo Longobardi en CNN en Español.

"Se malentendió absolutamente la responsabilidad nacional que tiene ese equipo, que no solo representa una expectativa deportiva, sino una posibilidad de encuentro con otras culturas, con otras naciones", dijo.

Kovadloff consideró que al decidir no jugar el partido, se subestimó "la confianza recíproca que esos dos países se tienen en medio de conflictos que no son mayores que en otras partes del mundo".

Dijo que quienes motivaron esta situación "son gente que en su mayoría representa la convicción de que Israel no debe ser reconocido como un Estado, como una nación, cuando lo es ... su presencia en el mundo es legítima".

El populismo

Kovadloff también habló sobre el populismo en América Latina, del que dijo no advertir que pierda protagonismo, ni en la región, ni en el mundo.

"Más bien creo que lo sostiene (el protagonismo). Y que lo sostiene con un grado de verosimilitud social muy grande porque las democracias republicanas sí están perdiendo significación social", dijo.

"En el caso de Argentina, creo que no debemos solo pensar el populismo en relación a quienes lo promueven, sino a la debilidad de quienes lo combaten", afirmó.

Dijo temer que el Gobierno no termine de entender cómo llevar a la práctica las medidas que disuadan acerca del valor del populismo.

"Para eso hace falta un discurso persuasivo que legitime las medidas que se tomen y se explique por qué se procede como se lo hace", dijo.

¿Cómo ve a Argentina?

Respecto a la situación actual de Argentina, Kovadloff dijo que la economía no es lo que más le preocupa.

"Me preocupa mucho más la capacidad de fortalecimiento del sistema republicano en el plano político y cultural. Es ahí donde veo las dificultades más profundas", dijo.

"Me parece que transitar de un sistema político que descansa sobre el oportunismo, como ha sido siempre el populismo en la Argentina, a un sistema político que descanse sobre la confianza en la ley es una hazaña.

"Porque implica la inversión del lugar del poder. O sea, pasamos de la ley supeditada al poder, al poder supeditado por la ley".

"Esta transición del poder a la supeditación a la ley me parece que es una hazaña muy difícil de realizar, pero imprescindible en un país como el nuestro", consideró.