(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha criticado a sus aliados de la cumbre del Grupo de los 7 y se negó a respaldar la declaración del encuentro de potencias.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, cuya oficina durante el fin de semana publicó una foto de líderes y asesores que ilustra la división entre Trump y sus aliados, dijo que había "intentado con todas sus fuerzas encontrar un compromiso y luchábamos arduamente por ello... este era un anuncio importante".

En la ya famosa fotografía, Merkel está mirando fijamente a Trump, que a su vez, cruzado de brazos, la mira a ella y a otros líderes mundiales. La foto fue tomada por Jesco Denzel, un fotógrafo del gobierno alemán y su publicación dio lugar a algo parecido a un concurso de fotoleyendas en el que los agudos escritores han sido aplaudidos por sus ocurrencias.

MIRA: Trump se acerca a Kim mientras se aleja de sus aliados del G7

Según dos fuentes diplomáticas de alto nivel, en el momento en que se tomó la foto se estaba llevando a cabo una conversación difícil sobre el comunicado y sobre los varios problemas que Estados Unidos tenía con el texto.

Trump no estuvo de acuerdo con el lenguaje sobre el comercio y la referencia a un "orden internacional basado en reglas". Las fuentes dijeron que no estaba claro por qué a Trump no le gustó eso, ya que Estados Unidos usó ese lenguaje antes, aunque fue algo muy frecuente durante el mandato de Barack Obama.

Al final, el comunicado incluyó esto al principio:

"... nuestro compromiso de promover un orden internacional basado en reglas. Como economías avanzadas y democracias líderes, compartimos un compromiso fundamental de invertir en nuestros ciudadanos y satisfacer sus necesidades y responder a los desafíos globales. Afirmamos colectivamente nuestra firme determinación de lograr un medio ambiente limpio, aire limpio y agua limpia. Estamos decididos a trabajar juntos para crear un futuro saludable, próspero, sostenible y justo para todos ".

Las tensiones en el G7 llegaron a su punto máximo el sábado, con Trudeau y los líderes europeos reafirmando planes para instituir medidas de represalia y Trump negándose a respaldar el comunicado del G7, una declaración negociada sobre prioridades compartidas entre el grupo.

Los otros países del G7 temen una inminente guerra comercial por la decisión de la administración Trump de imponer fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio de la Unión Europea, Canadá y México.

Merkel calificó la retractación de Estados Unidos de apoyo a una declaración compartida como "seria y algo deprimente".

Trump había atacado al líder canadiense Justin Trudeau por lo que dijo eran "declaraciones falsas" en una conferencia de prensa y dijo que Estados Unidos no respaldaría el comunicado del G7.