(CNN Español) - Los estudiantes de colegios en Colombia han disminuido en los últimos años el consumo de alcohol y tabaco, pero aumentado el de sustancias psicoactivas, según el más reciente Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas publicado la semana pasada.

El estudio fue hecho en 2016 y publicado en junio de 2018 y muestra que en Colombia hubo una disminución en el consumo de bebidas alcohólicas, así  como una disminución "sostenida" en el consumo de tabaco, en estudiantes de entre 12 y 18 años de colegios públicos y privados de todo el país, respecto a cifras de 2011 y 2004. Sin embargo, agrega el informe, "el consumo de sustancias psicoactivas es una realidad en los estudiantes del país", pues se observó un aumento en el consumo de una gran mayoría de drogas ilícitas e inhalantes en esa población.

El reporte incluyó preguntas sobre el consumo de sustancias legales como tabaco y alcohol, cuyo acceso está prohibido para menores de edad, así como de sustancias ilegales como marihuana, cocaína, crack y otras sustancias psicoactivas. La muestra fue de 80.018 estudiantes, de los 3,2 millones de estudiantes de Colombia de entre grado séptimo y once en el país. El 81,9% son estudiantes de colegios públicos y el 18,1% son de colegios privados.

Las sustancias más consumidas

En 2016, el 15,9% de los estudiantes encuestados dijo haber probado alguna vez en su vida sustancias ilícitas. En 2011 esta cifra correspondía al 12,1%.

La sustancia más consumida por los estudiantes es la marihuana y su consumo aumentó respecto a la misma encuesta de 2011.

El 11,7% de los estudiantes encuestados en 2016 dijo haberla consumido alguna vez en su vida. En 2011 la cifra fue del 7%. Además en 2016, el 8% de los encuestados dijo haberla consumido en el último año. En el estudio anterior la cifra era de 5,2%. Según el más reciente informe de consumo de sustancias ilícitas en menores de edad, 258.000 estudiantes que en todo el país han consumido marihuana y la edad promedio de consumo por primera vez es a los 14 años.

Sobre el consumo de alcohol, el informe resalta que en 2016, el 69% de los estudiantes de colegios dijo haber consumido alcohol alguna vez en su vida. La cifra de 2016 se reduce a un 37% cuando se investiga el consumo el último mes. En 2011, el 40% de los estudiantes entre 11 y 18 años había consumido alcohol los últimos 30 días. Es decir, que el consumo de alcohol entre los jóvenes bajó tres puntos porcentuales en los últimos años.

La cerveza es la bebida alcohólica más usada por los menores de edad, con un 91,6% de índice de consumo entre los que dijeron haber probado bebidas alcohólicas. Le siguen el aguardiente y el ron, que fueron consumidos por un 67% de los escolares.

El consumo del tabaco disminuyó levemente pues pasó de un índice de consumo en el último mes del 10% en 2011, a un 8,1% en 2016.

“El uso de tabaco aumenta con la edad de los estudiantes”, según el reporte que dice que los adolescentes entre los 12 y 15 años, tiene una incidencia del 4,7%, mientras que los jóvenes entre 17 y 18 años, tienen una incidencia del 13,5%.

Aunque el alcohol y el tabaco no son sustancias ilegales en Colombia, su acceso y uso para menores de edad está prohibido, "por lo que nos encontramos frente a un uso indebido de estas sustancias legales", dice el informe.

Otras sustancias consumidas entre los estudiantes son la cocaína (3,9%), y sustancias inhalables como el popper (5%), pesantes, solventes y pinturas (2,2%), dick, (que es cloruro de metileno un agente volátil solvente) (1,9%) y el LSD (1,5%).

Cuidado parental

Sobre el acceso a las bebidas alcohólicas y sustancias ilícitas, la mayoría de estudiantes dijo que les resultaría fácil acceder a ellas. El 70% de los encuestados dijo que les resultaría fácil obtener una bebida alcohólica; el 37% tiene facilidad para conseguir marihuana; el 12,4% dice que les es fácil conseguir basuco y el 11,9% dijo que tienen facilidad para conseguir cocaína. Además, el 8,2% de los estudiantes dijeron que en el último mes les ofrecieron sustancias psicoactivas para “probar o comprar”.

“En el mundo existe ya un consenso alrededor de adoptar los enfoques de salud pública y derechos humanos, en contraposición a los enfoques criminales y punitivos para abordar el consumo de drogas y de guerra contra las drogas”, dijo Martha Paredes Rosero, coordinadora del Observatorio de Drogas de Colombia, en un comunicado.

El papel de los padres en el cuidado de sus hijos es clave para evitar el consumo de estas sustancias, pues entre los niños y adolescentes que tienen padres más involucrados en sus vidas, su uso disminuye notablemente.

“El estudio de 2016 indica mejores resultados en los niños y adolescentes con padres o cuidadores bastante involucrados, señalando niveles de prevalencias diez veces menores”, dice el reporte.

Piden una respuesta “multisectorial” eficiente

Paredes Rosero resaltó el pasado jueves desde Bogotá el hecho de que en Colombia las sustancias químicas se hayan vuelto tan populares.

“Llama la atención el incremento de uso de sustancias inhalables como el dick o el popper que se han vuelto comunes en una parte de esta población. En Antioquia, por ejemplo, el consumo de dick supera el consumo de marihuana” dijo Paredes Rosero, en un comunicado del Ministerio de Justicia.

Paredes Rosero hizo un llamado a que se haga un cambio de política para el manejo de drogas, pues este esfuerzo no puede seguir girando alrededor de la producción y exportación, sino más hacia el control del consumo interno.

“En el mundo existe ya un consenso alrededor de adoptar los enfoques de salud pública y derechos humanos, en contraposición a los enfoques criminales y punitivos para abordar el consumo de drogas y de guerra contra las drogas”, dijo Paredes Rosero este jueves durante la presentación del informe.