(CNNMoney) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha seguido una conflictiva cumbre de este fin de semana con los principales aliados de Estados Unidos, acusándolos reiteradamente de trato injusto sobre el comercio.

En una conferencia de prensa el martes en Singapur, él volvió contra uno de sus objetivos frecuentes: los coches alemanes importados.

MIRA:¿Qué país pierde más en la guerra de aranceles?

"[La Unión Europea no] toma mucho de lo que nosotros tenemos, pero nos envía coches Mercedes y BMWs por millones", dijo. "Es muy injusto. Y es muy injusto para nuestros trabajadores y voy a arreglarlo".

Sus quejas sobre los aranceles extranjeros y los excedentes comerciales ya son familiares. Aquí están los hechos sobre los coches alemanes en Estados Unidos:

¿Hay muchos autos alemanes en Estados Unidos?

Trump le dijo al presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante una reunión reciente en Washington que hay demasiados autos alemanes en Estados Unidos. También ha planteado el problema con la canciller de Alemania, Angela Merkel, en el pasado, y amenazó con gravar las importaciones alemanas de automóviles con un 35%.

Los economistas dicen que a Trump le faltan dos puntos clave: los fabricantes de automóviles alemanes han abierto grandes fábricas en Estados Unidos, reduciendo drásticamente su necesidad de importar autos. Además, atacar a los fabricantes de automóviles alemanes perjudicaría a los trabajadores estadounidenses y a la economía de EE.UU..

Los fabricantes de coches alemanes vendieron 1,35 millones de vehículos en Estados Unidos en 2017, alrededor de un 8% del total de ventas de coches en el país. De ellos, solo 494.000 fueron exportados de Alemania a Estados Unidos, un 25% menos que en 2013, según la asociación de fabricantes de coches de Alemania.

MIRA: ¿Por qué una posible guerra comercial no preocuparía a Wall Street?

La mayoría del resto fueron fabricados en Estados Unidos y México, que tiene un acuerdo de comercio sin aranceles con Estados Unidos. GM y Ford también hacen autos en México para distribuirlos por Estados Unidos.

Es probable que Trump tenga que retirarse del TLCAN, el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, para evitar que los fabricantes de automóviles construyan vehículos en México y los envíen al otro lado de la frontera.

Fábrica de BMW en Estados Unidos. (Crédito: Nanine Hartzenbusch/For the Washington Post)

Fábrica de BMW en Estados Unidos. (Crédito: Nanine Hartzenbusch/For the Washington Post)

Las fábricas de autos alemanes emplean a estadounidenses

Después están aquellas fábricas de autos alemanes en Estados Unidos.

BMW, Volkswagen y Mercedes, que es propiedad de Daimler, tienen plantas de fabricación en Estados Unidos y emplean a casi 50.000 empleados estadounidenses.

La mayor planta de ensamblaje de BMW en el mundo se encuentra en Spartanburg, Carolina del Sur. El año pasado, registró un nuevo récord de producción de más de 400.000 vehículos, el 70% de los cuales se exportaron a otros países.

Volkswagen tiene una gran fábrica en Chattanooga, Tennessee, que produjo 112.000 vehículos el año pasado. Y Mercedes produce 300.000 coches y SUV por año en el condado de Tuscaloosa, Alabama.

Es un negocio en auge: el número total de automóviles producidos por los fabricantes de coches alemanes en Estados Unidos ha aumentado en 180.000 desde 2013 a 804.000, según la asociación alemana de fabricantes de automóviles. La mitad se exporta a mercados extranjeros, incluidos Europa y Asia.

Los vehículos enviados desde Europa a los Estados Unidos tienen un arancel del 2,5%. Mientras tanto, los automóviles construidos en Estados Unidos enfrentan un arancel de 10% cuando se exportan a la Unión Europea.

Europa dijo que estaba dispuesta a reducir sus aranceles sobre los automóviles durante las recientes negociaciones con Estados Unidos sobre los impuestos al acero y aluminio. Europa dice que la administración Trump se marchó.

Lo más probable es que los fabricantes de automóviles alemanes redujeran la inversión en los Estados Unidos si sus productos son objeto de mayores impuestos. Y la Unión Europea casi con certeza respondería aumentando los aranceles en los autos de Estados Unidos.

LEE: Estados Unidos y China hacen un alto al fuego en la guerra comercial

Los economistas dicen que poner el objetivo en los aranceles está fuera de lugar.

Las nuevas barreras comerciales significarían grandes problemas para la industria en general, que depende de las cadenas de suministro de piezas que cruzan múltiples fronteras nacionales.

"Hacer una distinción clara entre lo que es un automóvil estadounidense y lo que es un automóvil alemán es en mi opinión una tontería", dijo el mes pasado a CNNMoney Jacob Kirkegaard, un experto en comercio europeo del Peterson Institute for International Economics.

- Jackie Wattles, Chris Isidore y Peter Valdes-Dapena contribuyeron a este reporte.