(CNN) - CNN Opinion le pidió a un grupo de comentaristas expertos que analizaran sus reacciones ante la histórica reunión entre Donald Trump y Kim Jong Un. Las opiniones expresadas aquí son exclusivamente de ellos.

MIRA: Analista: Trump quiere una declaración de triunfo tras cumbre con Kim

S. Nathan Park: Al menos no estamos camino a una guerra nuclear

Sería inteligente enfocarse primero en el panorama general. Hace apenas unos meses, Corea del Norte y los Estados Unidos estaban caminando hacia una guerra nuclear. Hoy, ya no estamos en ese camino.

Dicho esto, el Acuerdo de Singapur entre el presidente Donald Trump y el presidente Kim Jong Un podría haber sido mejor. Poner fin a los juegos de guerra entre EE.UU. y Corea del Sur es una concesión importante y recibir a cambio solo una desnuclearización "completa" –en lugar de la desnuclearización completa, verificable e irreversible al que la administración Trump se ha referido durante todo el período previo a la estas conversaciones– no es suficiente, al menos en el corto plazo.

S. Nathan Park es un abogado con sede en Washington D.C. cuyos comentarios sobre la Península de Corea han aparecido en el Wall Street Journal, Washington Post, Financial Times, Atlantic, Foreign Policy y en otros lugares. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

YJ Fischer: No es probable que el acuerdo de Trump con Corea del Norte sea mejor que el trato de Obama con Irán

La reunión del presidente Donald Trump con el líder norcoreano Kim Jong Un resultó ser un asunto modesto. Para todos los rumores del Premio Nobel de la Paz, los dos líderes hablaron cara a cara durante unos 20 minutos, cuando se tiene en cuenta la traducción lenta y consecutiva. La reunión fue visualmente dramática pero sustancialmente superficial.

El progreso mínimo no es sorprendente teniendo en cuenta que China, que tiene la mayor influencia sobre Kim, no estaba allí. También hay una historia que advierte sobre la dificultad de lograr un acuerdo nuclear integral y verificable con un régimen deshonesto. Trump y Kim aún deben acordar los principios de desarme, crear un cronograma para la implementación y desarrollar medidas de verificación estrictas.

Este último obstáculo será particularmente complicado. Trump estableció un alto nivel cuando declaró que las inspecciones invasivas del acuerdo nuclear de Irán eran insuficientes. El gobierno de Obama había asegurado el monitoreo las 24 horas del día, los 7 días de la semana, de cada sitio nuclear en Irán, el derecho a acceder a sitios civiles y militares no declarados y sanciones que podrían ceder ante la primera señal de violaciones. Lograr ese estándar con Corea del Norte será difícil sin importar qué tan buena sea la dinámica personal entre Trump y Kim, superarla será casi imposible.

YJ Fischer sirvió en el Departamento de Estado de 2012-2016. Ella co-escribió la plataforma del Partido Demócrata 2016 y sirvió en el Equipo de Transición Clinton-Kaine. Síguela en Twitter @yjfischer

MIRA: De reunión del G7 a cumbre con Kim: la diplomacia impredecible de Donald Trump

Juliana Silva y Bill McGowan: ¿Quién ganó en la primera reunión?

Si la historia sirve de guía, una sola reunión informal entre los jefes de las dos naciones rivales probablemente no produzca ningún avance sustancial. Ronald Reagan y el líder soviético Mikhail Gorbachev necesitaron tres reuniones para llegar a un acuerdo y el presidente egipcio Anwar Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin estaban listos para desbandar a Camp David sin lograr nada antes de que el presidente Jimmy Carter negociara los acuerdos de Medio Oriente.

Dejando a un lado todas las fanfarronerías y la retórica, ¿quiénes somos para decir si Donald Trump o Kim Jong Un fueron los vencedores? Ante la ausencia de noticias o desarrollos reales, podría depender solo de quién ganó la guerra óptica, una batalla que preocupa a estos hombres, tal vez sobre todos los demás.

Kim salió de su limusina con aspecto sombrío, su cabeza inclinada transmitía cierto derrotismo. Trump salió de su limusina tirando de su chaqueta, con expresión tensa, su corbata roja colgando, como de costumbre, debajo de la hebilla de su cinturón.

Luego se juntaron, emergiendo desde extremos opuestos del área de preparación, con Trump extendiendo su mano un poco ante Kim. Y en el momento en que sus manos se agarraron, Kim logró lo que su padre y su abuelo no pudieron: se mantuvo como un igual al lado del presidente de los Estados Unidos, con las banderas de Estados Unidos y Corea del Norte igualmente exhibidas detrás de ellos.

Esta era la oportunidad fotográfica con la que los norcoreanos solo podían fantasear, hasta ahora. El lenguaje corporal de Trump parecía comunicar un intento de simpatía. En lugar del tironeo, el apretón de manos del macho que le dio al presidente francés Emmanuel Macron, inició un breve toque en la parte superior del brazo ... nada demasiado agresivo o presuntuoso.

MIRA: Donald Trump presume "excelente relación" con Kim Jong Un momentos después de conocerlo

En la escala de lenguaje corporal, la primera ronda (y sabemos que habrá otras) pareció ser para Kim Jong Un, simplemente en base al entusiasmo y la voluntad de participar en estas conversaciones. Kim parecía un hombre que estaba obteniendo exactamente lo que esperaba. Trump, por otro lado, parecía un hombre que había sido arrastrado a regañadientes a la mesa de negociación.

Pero hay una categoría que se puede calificar como un empate: una en la que ni Trump ni Kim podrían reclamar la victoria sin que se les riñe de Singapur: la guerra de los peinados. En la batalla entre el mohawk doble ancho de Kim y el peinado multidireccional de Trump, no hay un claro vencedor.

Juliana Silva es asesora de comunicaciones estratégicas de Clarity Media Group, una firma global de coaching de comunicaciones con sede en la ciudad de Nueva York. Bill McGowan es el fundador y CEO de Clarity Media Group. Él es el autor de Pitch Perfect: Cómo decirlo bien la primera vez, cada vez. Síguelo en Twitter @ BillMcGowan22.

Euny Hong: El que diga que no está confundido, miente

Estoy confundida por la cumbre, como todos. No tengo conclusiones radicales, solo pensamientos incompletos:

1) Kim sigue las reglas de las citas ciegas en línea: cuando se encuentre con alguien por primera vez, dígale desde el principio que debe irse en un momento determinado.

2) La foto de las manos temblorosas de Trump y Kim realmente se parecía a la configuración de un sketch de SNL. Definitivamente hay una cosa como demasiadas banderas.

3) Me siento reivindicada y presumida, porque intenté decirle a todos que este no era el acuerdo de paz de Camp David. Eso no iba a pasar. Ellos no me creyeron.

4) Hay una delgada línea entre inteligente y estúpido, para citar a Spinal Tap, y es imposible saber quién es cuál.

5) Estoy más convencido que nunca de que Trump y Kim no están realmente a cargo aquí. Este es un trabajo para verdaderos profesionales de Realpolitik, ni Trump ni Kim se ajustan a esa descripción, por lo que ambos se mostraron tan cómodos en la cumbre.

6) Los medios se burlaron de Trump porque antes de la cumbre había dicho que realmente no se había preparado, que iba a enfrentar a Kim confiando en "mi toque, mi instinto".

¿Soy la única persona que piensa que esa no es la idea más estúpida del mundo? Porque resultó que tocar y sentir eran en realidad un método tan bueno como cualquier otro. No necesitaba saber nada para esta cumbre. Tampoco Kim.

7) Pero, ¿qué sé? Cualquiera que le diga que sabe exactamente lo que está sucediendo entre EE.UU. y Corea del Norte está diciendo una mentira.

Euny Hong es autora de "El nacimiento del cool de Corea: Cómo una nación está conquistando el mundo a través de la cultura pop" (Picador 2014) y "Guardado: una comedia de sexo y los modales" (Simon & Schuster, 2006).

MIRA: Trump y Kim se reúnen en Singapur: "Preludio de paz"

Frida Ghitis: Lo que nos dice la efusividad de Trump sobre un tirano brutal

Hay dos Trumps. El presidente puso cada uno en exhibición en el transcurso de poco más de 48 horas. El contraste ofrecía un espectáculo severo y perturbador. Trump pasó de atacar verbalmente al primer ministro democráticamente elegido de Canadá, vecino de Estados Unidos y leal aliado, a alabar innecesariamente a un tirano brutal.

Sin duda, es bueno que Trump se involucre en la diplomacia con Corea del Norte en lugar de ir a la guerra. Todos debemos esperar que el proceso sea exitoso, incluso si hay muchas razones para el escepticismo. Pero no hay excusa para halagar a un hombre como Kim Jong Un.

"Es un honor", dijo efusivamente Trump sentado junto al joven dictador, "y tendremos una relación excelente, no tengo dudas". No había necesidad de eso y era absolutamente inexcusable. A veces, el camino hacia la paz requiere hacer tratos con personas desagradables. No es necesario decirle al mundo que es un honor sentarse con ellos. De hecho, Kim no intentó congraciarse con Trump, diciendo simplemente que los dos países se sobrepusieron a los obstáculos para llegar a este momento.

Kim preside un país que mantiene un sistema de campos de concentración para cualquier persona que el régimen considere desleal junto con los miembros de su familia. Los prisioneros mueren de inanición, tortura y exposición. Un informe de la ONU lo describió con horripilantes detalles. Todo su país es una prisión, una custodiada por un régimen con armas nucleares que ha atacado repetidamente a su vecino y ha amenazado a los Estados Unidos. Trump ya había elevado y fortalecido al régimen y a su líder al proporcionarle esta puesta en escena fotográfica. No había necesidad de aumentar ese indeseable efecto colateral al unir elogios al dictador.

Trump pensó que se beneficiaría de insultar a un líder democrático, que responde a los votantes, y abrazar a un tiránico que no responde a nadie. Un Trump era petulante y hosco, el otro encantador y cálido. Trump ha demostrado una vez más cuánto se siente más cómodo con los líderes autoritarios que con los elegidos democráticamente. Él ha mostrado a cuáles admira más.

Frida Ghitis, una exproductora y corresponsal de CNN, es columnista de asuntos mundiales. Es una frecuente colaboradora de opinión en CNN y The Washington Post y columnista de World Politics Review.