(CNN) - En distintas conversaciones que he tenido con actores y actrices que trabajan en Hollywood, noto un desencanto o aversión frente a las redes sociales. Como muchas cosas en la vida, este tema tiene su ventajas y desventajas, pero definitivamente se trata de algo que no todas las celebridades están dispuestas a adoptar. Kristen Stewart y Robert Pattinson, por ejemplo, no son amigos de ellas y nos los menciono por la historia laboral o personal que hubo entre ellos, sino porque tienen una fanaticada enorme que quizá quisieran interactuar con ellos a través de Twitter o de Instagram.

Otra estrella de Hollywood que ha tenido que reconsiderar su posición frente a las redes sociales es la joven protagonista de la serie “Stranger Things”, Millie Bobby Brown, quien esta semana borró su cuenta en Twitter al no soportar que su imagen se siguiera utilizando en memes donde supuestamente se le señalaba de atacar a la población gay. De hecho, se trataba de bromas que, según los observadores, eran hechas por la propia comunidad homosexual.

Durante meses, la actriz vio entonces como su foto y una etiqueta que hacía un llamado para acabar con ella (#TakeDownMillieBobbyBrown) eran acompañadas por falsas anécdotas que narraban un supuesto episodio de homofobia cometido por ella. Pero de nuevo, se suponía que era un juego entre jóvenes gays y no para que los heterosexuales participaran en él; algo difícil de evitar al tratarse de una red social abierta donde son muchos los que quieren opinar. De todos modos, los que no entendieron la broma o fueron tomados por sorpresa, no dudaron en manifestar también su horror ante el hecho de que una chica como ella pudiera ser homofóbica.

Todo esto no podía estar más lejos de la realidad pues Millie Bobby Brown, de 14 años, es considerada una defensora de los derechos civiles de la comunidad LGBT y además una vocera en contra del acoso o bullying.

Esta chica no es la primera celebridad que se retira de ese modo de las redes sociales. Justo la semana pasada, la actriz Kelly Marie Tran tuvo que borrar las fotos de su cuenta de Instagram debido a críticas negativas por su participación en la película del año pasado 'Star Wars: Los Ultimos Jedi. La cuenta suya no desapareció pero sus más de 200 mil seguidores no tienen hoy fotos suyas para ver.

En el caso de Brown, su desaparición de las redes sociales no ha sido total. Aún mantiene activa su cuenta de Instagram, con más de 16 millones de seguidores. Sin embargo, noté que parece tener activada la función que le impide al público escribir comentarios sobre sus fotos. Es la forma en la que hoy se ha visto obligada a vivir en esa red.