CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Armas en Estados Unidos

Paramédicos cubrieron con una sábana a un adolescente de Chicago con varios tiros en la cabeza. Un día después, murió

Por Bill Kirkos

(CNN) — Un adolescente de Chicago que había recibido varios disparos en la cabeza fue dado por muerto y cubierto con una sábana por paramédicos antes de que testigos se dieran cuenta de que se estaba moviendo, dijeron el martes funcionarios de policía y bomberos.

Erin Carey, de 17 años y recién graduado en la escuela secundaria, recibió impactos de bala en la cabeza en el distrito de West Side de Chicago el lunes temprano. Los paramédicos que respondieron aparentemente creyeron que había sufrido heridas fatales en la cabeza, dijeron funcionarios policiales. Cubrieron su cuerpo en una sábana y atendieron a otras víctimas.

MIRA: Disminuye la criminalidad en Chicago

El Chicago Tribune informó que testigos alertaron a funcionarios y paramédicos de que Carey parecía temblar debajo de la sábana. En el audio del 911 de la Policía se escucha a un agente notificando a EMS en la escena que Carey parecía moverse “de un lado a otro” debajo de la sábana.

“Él está respondiendo”, dijo un agente. “Simplemente se movió… de un lado a otro y sus brazos. Así que no está muerto”.

“Tendremos una unidad allá y verificaremos a ese hombre”, respondió un despachador.

La afiliada de CNN WLS informó que sus cámaras estaban en escena al menos 15 minutos antes de que los paramédicos retiraran la sábana y comenzaran a administrar la reanimación cardiopulmonar. Las imágenes de equipo de noticias mostraron que el adolescente parecía respirar bajo la sábana.

El vice superintendente de la Policía de Chicago, Anthony Riccio, contó a los reporteros que Carey había sufrido una “lesión catastrófica”.

“Recibió un disparo en la cabeza… Entiendo que los paramédicos lo miraron, creyeron que había fallecido, lo cubrieron con esa sábana y se trasladaron a otra persona cercana que también recibió un disparo. Ellos vieron movimiento, movimiento debajo la manta. Los oficiales que estaban presentes notificaron a los paramédicos”.

Carey finalmente fue llevado a un hospital en estado crítico. Murió a la 1:19 a.m. el martes, informó WLS.

El inspector de Bomberos, José Santiago, dijo que la respuesta de los paramédicos estaba bajo investigación, según WLS. “Estamos investigando en este momento”, dijo. “Estamos tratando de reconstruir todo”.

La Policía también lo está investigando.

MIRA: Violencia por armas de fuego en EE.UU. ¿problema de salud pública?

Una mujer de 22 años fue declarada muerta en el lugar, informó WLS. Otras cuatro personas, con edades comprendidas entre los 21 y los 25 años, resultaron heridas.

Carey era becario de verano en una residencia para personas mayores en Chicago, según el pastor de su familia.

“Para ser honesto, estuve doblemente sorprendido cuando escuché sobre Erin”, dijo el reverendo Charlie Dates. “Una cosa es oír hablar de un niño… involucrado en un incidente, pero Erin era exactamente lo opuesto… Era un niño amable, respetuoso, callado y guapo. Simplemente tenía una gran sonrisa”.

Carey fue una de las nueve personas asesinadas en Chicago durante el fin de semana del 15 de junio, dijo la Policía.

Al menos 56 personas recibieron disparos, por lo que es el fin de semana más violento del año, uno que se asemeja a los fines de semana de los dos años anteriores, cuando las tasas de homicidios se dispararon. Al menos 650 personas murieron en 2017 y 771 personas murieron en 2016, el año más violento en Chicago en 20 años.

Antes del fin de semana pasado, el Departamento de Policía había promocionado una caída significativa en tiroteos y asesinatos relacionados con armas en todo el año. Según la Policía, han pasado 15 meses consecutivos con disminución de la violencia con armas de fuego.

Durante los primeros cinco meses de este año, hubo 229 tiroteos menos y 52 muertes menos, lo que representa una caída del 21% en la violencia con armas, según la Policía. En el mes de mayo, la Policía registró una disminución del 21% en los homicidios en comparación con 2017.

Pero el fin de semana pasado fue el más caluroso del año en Chicago, probando la capacidad de la ciudad de controlar la violencia cuando gran parte de la población está al aire libre. Las temperaturas alcanzaron casi 37 grados durante todo el fin de semana y el domingo fue el Día del Padre más caluroso de Chicago en 20 años, con unas temperaturas que llegaron a los 42 grados centígrados en la ciudad.

LEE. La inquebrantable plaga de violencia con armas que amenaza a Estados Unidos

Dates dijo que habló con la madre de Carey el martes por la mañana. “Obviamente está muy afectada”, dijo.

Dates dijo que Carey acababa de graduarse de una escuela secundaria en los suburbios de Evanston, donde su familia lo inscribió para mantenerlo alejado de la violencia en el sur de Chicago.

La escuela emitió un comunicado el martes que decía, en parte: “La familia de la escuela secundaria Evanston Township está profundamente entristecida por la pérdida de un miembro de nuestra clase de 2018. Expresamos nuestra más sincera simpatía a la familia y amigos de Erin, nuestros estudiantes y el personal”.

Dates dijo que estaba en el hospital el lunes por la noche consolando a los familiares de Carey, algo que hace con frecuencia dada la violencia en la ciudad.

“La abuela de Erin estaba en la sala de emergencias”, dijo. “Ella estaba muy tranquila y no dejaba de decir: ‘Todo está en sus manos. Todo está en manos de Dios'”.

— Ray Sánchez, de CNN, contribuyó a este reporte.