CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Después de la crisis por la separación de familias, Trump vuelve a su táctica comprobada: intensificar la retórica

Por Stephen Collinson

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha recurrido a una nueva estrategia de salida mientras lucha por mitigar la crisis política más desorientadora de su presidencia: la división de las familias de inmigrantes indocumentados.

Su conclusión obvia es que a pesar de que su populismo de línea dura lo metió en el lío, solo una dosis más sin filtro de Trump hará que finalmente pase de largo.

Trump disparó algunos de sus tuits más crueles y autoritarios sobre inmigración el domingo y también está generando su retórica de guerra comercial para solidificar el espacio seguro donde siempre regresa cuando está en problemas: el abrazo de su base política.

MIRA: Trump sugiere deportar inmigrantes indocumentados sin procedimiento judicial

“No podemos permitir que todas estas personas invadan nuestro país”, escribió Trump en un tuit que golpeó a inmigrantes indocumentados el domingo.

“Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, llevarlos de vuelta de donde vinieron. Nuestro sistema es una burla a la buena política de inmigración y la ley y el orden”, escribió.

El presidente también intensificó su ataque al comercio, que como la inmigración fue un pilar de su campaña electoral de 2016, unas semanas antes de un viaje a Europa que se avecina como otro enfrentamiento con los aliados más cercanos de Estados Unidos.

“Estados Unidos insiste en que todos los países que han colocado barreras comerciales y aranceles artificiales a los productos que ingresan a su país eliminen esas barreras y aranceles o reciban algo más que reciprocidad por parte de EE.UU.”, escribió. “¡El comercio debe ser justo y dejar de ser una calle de un solo sentido!”.

El lunes por la mañana, Trump creó nuevas áreas de distracción, quejándose en Twitter sobre la investigación del fiscal especial, a la que calificó de “cacería de brujas totalmente desacreditada y muy cara”, y el hecho de que un restaurante de Virginia le pidiera a su secretaria de Prensa, Sarah Sanders, que abandonara el local, en la última instancia de un funcionario de la administración sintiendo una reacción pública contra el episodio de separaciones familiares.

La confianza de Trump en estos temas clave es significativa porque muestra su confianza en un método que ha sido tremendamente exitoso, pero que le falló la semana pasada.

Por lo general, cuando se mete en problemas, Trump puede provocar otro escándalo o drama para mantener la vertiginosa velocidad de una carrera política arrolladora que necesita una incesante controversia y enojo para garantizar que no haya ningún drama que dure suficiente tiempo como para que descarrile.

MIRA: Esta inmigrante pudo recuperar a su hijo tras demandar al gobierno de Donald Trump

Pero a pesar de los esfuerzos del presidente, el tren Trump se ha estancado en las vías durante días.

Imágenes de niños asustados y representaciones de familias destruidas fueron un test para la autoimagen de la nación como un faro de compasión y frustraron los esfuerzos del presidente por regresar a todo vapor.

Hubo un desacuerdo inusual entre los leales al Partido Republicano de que Trump había cambiado y monopolizado por completo. Su declaración de que él no causó el problema y que fue culpa de los demócratas no logró funcionar. Su propio intento de liberarse con un decreto que puso fin a las separaciones solo aumentó la sensación de incompetencia, ya que la Casa Blanca no podía explicar cómo reuniría a las familias.

La administración incluso dejó de explicarse. Durante cuatro días seguidos la semana pasada, no hubo una conferencia de prensa de la Casa Blanca, lo que aumentó la sensación de confusión.

A medida que amanece una nueva semana, Trump tendrá que liberarse del desastre antes de que haga más daño a su partido antes de las elecciones de mitad de período de noviembre e intentar de alguna manera recuperar su dominio de la narrativa política.

Si su administración finalmente puede manejar las separaciones familiares, es posible que la crisis se desvanezca. Sin embargo, es posible que Trump no reciba mucha ayuda del Congreso ya que los republicanos se enfrentan a grandes dificultades para aprobar un proyecto de ley que incluye codificar el fin de las separaciones en la ley y que casi con toda certeza estaría muerta al llegar al Senado.

Si ese es el caso, es posible que una medida independiente sobre el tema pueda ganar impulso.

MIRA: Reforma inmigratoria: ¿por qué es importante llegar a un acuerdo sobre los permisos de trabajo?

Tal Kopan, de CNN, citando a un funcionario de la administración, informó que a los inmigrantes detenidos se les ofreció la oportunidad de firmar órdenes de deportación voluntaria para ser expulsados del país más rápidamente que si esperaban a un juez.

En el caso de los padres separados de sus hijos, también se les dice que si firman los documentos se reunirán con ellos, si así lo desean, antes de ser deportados del país.

Trump como un hombre fuerte

En el frente político, el presidente, característicamente, elige atacar.

Su tuit sobre inmigración fue una maniobra clásica de un líder populista con instintos autoritarios.

Su uso del verbo “invadir” fue tomado del libro de jugadas de un hombre fuerte en el que fuerzas externas, a menudo de diferente etnia, son utilizadas por un líder para retratar a su nación como vulnerable a las fuerzas que quieren cambiar su carácter.

El tuit provocó la alarma inmediata de los críticos que se preocupan por la dirección filosófica del proyecto político de Trump.

MIRA: Trump: EE.UU. no será campamento de migrantes

“Lo que el presidente Trump ha sugerido aquí es ilegal e inconstitucional. Cualquier funcionario que haya hecho un juramento de respetar la Constitución y las leyes debería negarlo inequívocamente”, dijo Omar Jadwat, director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

Trump usó una formulación similar la semana pasada cuando intentó exacerbar los problemas políticos de la canciller de Alemania, Angela Merkel, mientras enfrenta una reacción violenta contra sus políticas de refugiados, diciendo erróneamente que el crimen había aumentado en Alemania como resultado.

Los medios a menudo son acusados de reaccionar exageradamente sobre los reflejos autoritarios de Trump en Twitter. Sin embargo, este es un presidente que constantemente ha tratado de poner a prueba los límites de su poder. Ha presionado al Departamento de Justicia sobre la investigación del fiscal especial Robert Mueller. Él ha especulado públicamente sobre perdonarse a sí mismo si el fiscal especial descubre que transgredió. Se ha codeado con los dictadores mientras golpea a los amigos de Estados Unidos.

Todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre cómo la crisis de separación dará forma a la presidencia de Trump a largo plazo.

Por un lado, el sufrimiento de los niños y las imágenes que esbozó parecen ser una mancha a largo plazo para la administración y serán recordados por la historia como uno de los momentos más emotivos de toda su presidencia.

Es posible que este sea un punto de inflexión que refleje los cambios que la presidencia de Trump ejerció en el carácter de Estados Unidos y que podría influir en los votantes republicanos moderados y los independientes que necesita para ganar la reelección.

Tal vez una nueva línea moral se dibujó en la arena sobre las separaciones y la indignación pública podría comenzar a constreñir más al presidente en uno de sus temas emblemáticos.

MIRA: Trump culpa a México por la inmigración: “No hace nada por nosotros, solo toman nuestro dinero y nos venden drogas”

Con los republicanos luchando por aferrarse al poder en la Cámara en noviembre, los encuestadores intentarán medir el impacto de la semana pasada, particularmente en los suburbios y entre las mujeres que viven allí, en distritos que podrían cambiar en las elecciones de mitad de período.

Sin embargo, también hay un supuesto de que pasar una semana en guerra con los medios sobre inmigración solo fortalecerá el vínculo entre Trump y los votantes leales que lo colocaron en la Casa Blanca, el mismo grupo que debe salir en masa en noviembre para evitar una derrota del Partido Republicano.

Existe un fuerte argumento de que Trump entiende mejor los instintos de sus votantes clave sobre la inmigración que otros republicanos y los medios de comunicación, incluso si sus acciones son vistas por los críticos como una derogación de los valores morales sobre los que se construye Estados Unidos.

Pero también está el supuesto de que sus perspectivas políticas más amplias no pueden permitirse otra semana como la última.