CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigrantes indocumentados

El sonido de la separación: así fue como un audio de 8 minutos cambió todo el debate sobre inmigración en Estados Unidos

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Los sonidos son inconfundibles: niños sollozando. Es duro. Pidiendo que se les permita ver a sus padres, a su tía, a un familiar. Y luego llorar nuevamente cuando se les dice que no es posible.

Los casi ocho minutos de conversaciones (una captura de audio entre niños separados de sus padres y patrulleros fronterizos que fue publicada por Pro Publica) son difíciles de escuchar. Es desgarrador. Hace llorar. Y, en el espacio de cinco días, esos niños se convirtieron en la cara, o más bien, la voz, de la crisis de separación fronteriza y el manejo fallido de la administración Trump.

MIRA: ¡Papá! ¡Mami!: graban sollozos de niños separados de sus padres en la frontera

El viernes, el representante demócrata por California, Ted Lieu, reprodujo el audio en la Cámara. La representante Karen Handel, republicana de Georgia que en ese momento presidía la Cámara, le pidió que se detuviera. Él no se detuvo. (Puedes ver todo aquí).

A principios de la semana, el senador Bob Menéndez de Nueva Jersey hizo lo mismo: reproducir el audio en el mayor cuerpo deliberativo del mundo. Los manifestantes reprodujeron el audio frente a la casa de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen. La periodista de la revista New York, Olivia Nuzzi, puso el audio durante la sesión informativa diaria de la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Se convirtió en la banda sonora de la semana en política, y en la cultura más ampliamente. Los gritos y gemidos aterrorizados de los niños te taladran, hacen  imposible ignorar su difícil situación y la política que los llevó a un estado tan triste.

Los ocho minutos de audio más que cualquier otra cosa, incluso la ahora controvertida foto de una niña llorando, llegaron a definir el rostro humano (o la voz) detrás de este cambio de política por parte de la administración Trump.

MIRA: El desgarrador audio de niños inmigrantes separados de sus padres en la frontera de EE.UU.

Y el poder de esos niños que lloran es algo que el presidente Donald Trump y su equipo claramente no planearon. Trump, a principios de la semana, insistió en que a) se apegaba a la política de “tolerancia cero” porque era la única manera de endurecer las fronteras y b) le faltaba el poder para cambiar la política. (Esa segunda parte no era cierta, ni entonces ni ahora).

Donald Trump

En 48 horas, mientras se reproducía el audio y se reproducía cada hora en la televisión por cable, Trump, el pragmático, se dio cuenta de que estaba librando una batalla que no podía esperar ganar. No importa cuánto le guste a su base su acto de tipo duro en la frontera, los sonidos de niños pequeños llorando por sus padres estaban ganando. Así que invirtió el curso: firmó un decreto que permite que los niños permanezcan detenidos junto con sus padres durante más de 20 días. (Las perspectivas legales del decreto de Trump son inciertas).

Todo el episodio es un recordatorio de cómo la política seca elaborada en algunos grupos de expertos conservadores (o liberales) se desmorona cuando se enfrentan con audio o video que habla de las emociones humanas comunes que todos compartimos.

MIRA:”¡Liberen a los niños!”: protestas en Texas contra la detención de inmigrantes

Lo que el audio nos recuerda es esto: en el origen, la parte más importante de esta historia fronteriza no son los padres que intentan ingresar ilegalmente al país. (Eso no quiere decir que no importe; lo hace.) Son los niños, sin culpa en todo esto, quienes se separan de sus padres y, en algunos casos, vuelan a otros estados donde están aún más aislados y solos.

Nadie -ni siquiera el más duro de los intransigentes de la inmigración– puede escuchar el audio de los niños llorando y no recordar que son las verdaderas víctimas aquí, y los que realmente necesitan nuestra protección.