CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

China no renunciará “ni a un ápice de su territorio” en el Pacífico, según Xi

Por Steven Jiang

(CNN) — China no renunciará “ni a un ápice de territorio” en el océano Pacífico, dijo el miércoles el presidente de la República de China, Xi Jinping, al secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, durante una visita a Beijing.

“Nuestra postura es firme y clara en lo que respecta a la soberanía e integridad territorial de China”, dijo Xi, según medios estatales, y agregó que “cualquier pulgada de territorio heredada de nuestros antepasados no se puede perder mientras nosotros no queremos nada de los demás”.

MIRA: China habría retirado misiles de la zona disputada en el Mar del Sur de China

El encuentro de Mattis con Xi dentro del Gran Salón del Pueblo se produce cuando las relaciones entre Washington y Beijing se han visto afectadas recientemente por las crecientes tensiones, no solo por una inminente guerra comercial sino también por los militares que se miran con creciente desconfianza y alarma.

Es el primer jefe del Pentágono que visita China desde 2014, y también se reunió con su homólogo chino, Wei Fenghe, y otros altos generales.

Antes de partir el domingo a su viaje a Asia, Mattis dijo que esperaba establecer un “diálogo estratégico transparente” con sus interlocutores chinos.

“En el futuro, obviamente miramos las acciones de China, pero voy a escuchar mucho e identificar un terreno común y no común en el nivel estratégico en este momento”, dijo Mattis.

Xi le dijo al jefe de Defensa de Estados Unidos que, a pesar de los desacuerdos en el Pacífico sobre el Mar del Sur de China, “se sabe desde hace tiempo que los verdaderos expertos en asuntos militares no quieren emplear medios militares para resolver problemas”.

El secretario de Defensa de EE. UU., Jim Mattis, y el ministro de Defensa de China, Wei Fenghe, inspeccionan a la guardia durante una ceremonia de bienvenida en el Edificio Bayi en Beijing el 27 de junio de 2018.

El secretario de Defensa de EE. UU., Jim Mattis, y el ministro de Defensa de China, Wei Fenghe, inspeccionan a la guardia durante una ceremonia de bienvenida en el Edificio Bayi en Beijing el 27 de junio de 2018.

Áreas de convergencia

China ha acogido la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de detener los ejercicios militares conjuntos estadounidenses y surcoreanos a gran escala después de su histórica cumbre con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, pero las otras medidas del Pentágono en la región han provocado fuertes reacciones de Beijing.

Mattis, exgeneral de la Marina, enfureció al gobierno chino recientemente al enfatizar la intención del ejército de Estados Unidos de continuar “con un ritmo constante” los ejercicios navales para desafiar los reclamos territoriales de China en el Mar Meridional de China, donde Beijing está enzarzada en una amarga disputa con varios vecinos más pequeños.

MIRA: FOTOS | China inaugura el puente sobre el mar más largo del mundo

El mes pasado, el Pentágono no invitó a China a participar en un simulacro militar multinacional anual, conocido como RimPac, que comienza oficialmente esta semana, culpando de la decisión a la creciente militarización de Beijing en el Mar del Sur de China mediante el despliegue de nuevos sistemas de misiles en sus islas artificiales en el aguas disputadas.

Un oficial del ejército estadounidense dijo recientemente que los presuntos ataques láser chinos han estado dirigidos a aviones de combate estadounidenses en el Pacífico, con 20 incidentes registrados desde septiembre del año pasado, una acusación que Beijing rechazó como “pura invención”.

Otro punto polémico involucra a Taiwán, una isla autónoma frente a la costa sudeste de China que Beijing considera como parte de su territorio. A pesar de las condenas de China, EE.UU. continúa vendiendo armas avanzadas a la isla bajo la Ley de Relaciones de Taiwán.

En los últimos meses, la administración Trump enfadó a Beijing al autorizar a los fabricantes estadounidenses a vender tecnología submarina a Taiwán. Además promulgó la Ley de Viajes de Taiwán para alentar las visitas oficiales, incluidas las de altos mandos militares, entre EE.UU. y la isla.

Xi Jinping junto a James Mattis en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing.

Xi Jinping junto a James Mattis en el Gran Salón del Pueblo, en Beijing.

En referencia al viaje de Mattis a la luz de las tensiones en la región durante una conferencia de prensa el miércoles, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, dijo que era “natural que China y Estados Unidos tengan diferencias en diferentes momentos y aspectos como dos grandes países”.

MIRA: Aranceles a China: ¿es una declaración formal de guerra comercial?

“La parte clave es resolver los problemas entre EE. UU. y China con respeto mutuo. Siempre hemos creído que la relación bilateral puede beneficiar tanto a los países como a los dos pueblos”, agregó.

El viaje por Asia

Después de su visita a Beijing, Mattis viajará a Seúl, donde se reunirá con el ministro de Defensa de Corea del Sur, Song Young-moo.

Mattis dijo que las discusiones se centrarán en el “camino a seguir” con el objetivo de la desnuclearización de Corea del Norte y otros asuntos de cooperación entre los militares de ambos países.

También se reunirá con su homólogo japonés en Tokio, donde la conversación incluirá las preocupaciones japonesas sobre la amenaza que representan los misiles norcoreanos de corto y mediano alcance y otros asuntos de interés regional.