(CNN) - La cumbre que reunirá al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el de Rusia, Vladimir Putin, será el 16 de julio en Helsinki, la capital de Finlandia.

Los dos líderes discutirán las relaciones entre ambos países además de diversos temas de seguridad, según informaron ambos gobiernos en sendos comunicados.

MIRA: Putin aseguró estar listo para una reunión con Donald Trump

La cumbre tendrá lugar después de la reunión de los líderes de la OTAN, prevista para los días 11 y 12 de julio, y el final de la Copa Mundial de Fútbol que se celebra en Rusia, que concluye el día 15 de ese mes.

Los detalles de la cumbre se acordaron el miércoles durante una reunión en Moscú entre Putin y el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton.

Críticas a la cumbre

La perspectiva de una reunión con Putin, que Trump planteó por primera vez durante una llamada telefónica de felicitación en marzo, ha causado una oleada de consternación en las capitales europeas. Algunos líderes temen que una campaña para aislar a Moscú por sus actividades desestabilizadoras pueda ser rápidamente deshecha por un Trump ansioso de complacerle.

Bolton intentó aliviar algunas de esas preocupaciones el miércoles, diciendo que la posición de los Estados Unidos es que las sanciones conjuntas sobre Rusia deberían permanecer vigentes. También aseguró que las conversaciones cara a cara entre ambos líderes beneficiarían al mundo.

"Tanto el presidente Trump como el presidente Putin creen que pueden encontrar soluciones constructivas", continuó Bolton. "Me gustaría escuchar a alguien decir que es una mala idea".

La cumbre también podría ser criticada por los críticos del presidente estadounidense dentro del país, pues lo acusan de ganarse el favor de Putin después de que Rusia, de acuerdo con las agencias de inteligencia estadounidenses, trabajó para influir en las elecciones presidenciales de 2016 a favor de Trump.

MIRA: Donald Trump ya conoció a su enemigo en la colusión rusa: es su propio Departamento de Justicia

Bolton insistió en que lo contrario sucedió el miércoles, lo que indica que es probable que Trump plantee el problema de las elecciones con Putin.

El propio Trump dijo que los temas de discusión eran amplios, pero enumeró ciertos elementos que probablemente figurarían en la agenda. "Creo que hablaremos de Siria, creo que hablaremos de Ucrania, creo que hablaremos de muchos otros temas y veremos qué sucede", dijo.

Al preguntársele si surgiría el tema de la intromisión electoral, Trump recurrió a su homólogo portugués y dijo: "Nunca se sabe en las reuniones, ¿verdad? Pero creo que pueden surgir muchas cosas buenas de las reuniones con las personas".

Mientras la Casa Blanca trabaja para organizar la reunión de Putin, Trump volvió a criticar a la OTAN antes de su próxima visita a la sede.

Las actividades paralelas coincidirán en dos semanas en un viaje europeo destinado a apuntalar alianzas, pero es más probable que revelen su tensión, especialmente después de la reunión del G7 de este mes.

La actitud de Trump hacia Rusia y el G7

Trump ha mostrado una actitud más conciliatoria hacia Rusia en las últimas semanas, incluyendo instar a los líderes del G7 en Canadá a reaceptar a Putin en su grupo después de que fuera expulsado por la incursión de Rusia en Ucrania en 2014.

En su llamada telefónica de marzo, Trump descartó los consejos de sus asesores y felicitó a Putin por su reelección, a pesar de las acusaciones generalizadas de fraude electoral. Incluso planteó la idea de organizar la reunión en la Casa Blanca.

Trump ha buscado mejores relaciones con Rusia incluso cuando en Estados Unidos se investigan los intentos de Moscú de inmiscuirse en las elecciones presidenciales de 2016. Si bien aceptó expulsar a los diplomáticos rusos de EE.UU. como castigo por el presunto envenenamiento de un exespía ruso por parte de Moscú, al principio se resistió a la medida y más tarde expresó que se sintió presionado para actuar así.

MIRA: ¿Podría Putin tener "algo" sobre Donald Trump? Esto respondió James Comey

Trump y Putin se saludaron por última vez en persona en el marco de una cumbre de líderes en Vietnam en noviembre. Eso siguió a una reunión formal en Hamburgo durante la cumbre del G20 del año pasado.

En la sede de la OTAN en Bruselas, se habla menos sobre el acercamiento de los lazos con Rusia que sobre la necesidad de aplicar más presión. La mayoría de los líderes europeos han insistido en que se mantenga un régimen de sanciones mientras Rusia mantenga su anexión de Crimea.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo esta semana no estar preocupada sobre al cumbre Trump-Putin.

"Una reunión entre el presidente Trump y el presidente Putin estará en línea con las políticas de la OTAN porque la OTAN cree en el diálogo con Rusia", dijo en una reunión de ministros de defensa europeos. "Tenemos que hablar con Rusia, en parte para tratar de mejorar nuestra relación con Rusia, pero incluso si no es posible mejorar la relación en el futuro cercano, es importante gestionar una relación difícil con Rusia. Es decir, tenemos mayores tensiones, tenemos más presencia militar, más ejercicios militares cerca de nuestras fronteras".

En la cumbre de la OTAN de los días 11 y 12 de julio, Trump se encontrará de nuevo con los aliados que despreció en Canadá, incluidos el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el presidente de Francia, Enmanuel Macron, y la canciller de Alemania, Angela Merkel. Asistió a una cumbre similar hace un año, sorprendiendo a los observadores cuando no mencionó el respaldo al Artículo 5 de la OTAN, la disposición de defensa común que sostiene que un ataque contra un socio es un ataque contra todos.

Hay poco que haga pensar que Trump cambiará de rumbo este año; de hecho, la dirección de la OTAN ha atribuido a Trump el mérito de haber espoleado a los miembros a gastar más. Pero Trump se ha mantenido firme en que ciertos países no están gastando lo suficiente, señalando regularmente a Alemania por no cumplir con su compromiso.

MIRA: "Comercio tonto": Trump continúa desgarrando el G7 con una lluvia de tuits

La indignación de Trump por los gastos de defensa europeos está envuelta en su visión más amplia del continente como una sangría a Estados Unidos, que incluye su postura dura sobre el comercio. Prometió aplicar nuevos aranceles a los automóviles europeos, intensificando una batalla comercial ojo por ojo que ya ha llevado a algunas empresas estadounidenses como Harley-Davidson a anunciar que están trasladando su producción al extranjero.

Y también ha criticado la gestión de la crisis de inmigrantes en Europa, usando dicha situación como razón para sus propias tácticas de línea dura.

Nuevas alianzas

Durante sus reuniones en Europa esta semana, Bolton ha buscado ese tipo de puntos de vista, incluso durante reuniones en Roma. El Consejo de Seguridad Nacional tuiteó una foto de Bolton sonriendo durante una reunión con el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, quien ha recibido recientemente críticas por sus comentarios sobre los inmigrantes.

En imágenes recientemente desenterradas, se ve a Salvini llamando a una "limpieza masiva, calle por calle, plaza por plaza, vecindario por barrio" de inmigrantes, denunciando la situación como "fuera de control".

MIRA: Trump visitará el Reino Unido el 13 de julio

Admirador de Putin y un ávido usuario de Twitter, Salvini es el tipo de líder europeo que Trump y sus aliados han trabajado para cultivar desde que asumieron el cargo, a menudo para consternación de los demás políticos del establishment. En Reino Unido, donde viajará Trump después de su parada en Bruselas, el presidente ha sido partidario del político pro-Brexit Nigel Farage, incluso sugiriendo que sería un buen embajador británico en Washington.

Sentimientos como ese, junto con sus críticas al alcalde de Londres, sus tuits sobre un bombardeo en Londres y sus retuits a un grupo británico de extrema derecha, le han ganado a Trump una gran impopularidad en Gran Bretaña. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, deseosa de mejorar sus lazos con Trump, espera que su visita en julio no se vea ensombrecida por una crisis migratoria en Estados Unidos o una nueva polémica de la OTAN.

Ella también espera que las protestas masivas planificadas en Londres no impidan sus habilidades de bienvenida. Los planificadores ya han dicho que se espera que decenas de miles de personas marchen en la capital británica. También se esperan protestas en el campo de golf de Trump en Escocia, donde se espera que pase al menos una noche.

- Con información de Kevin Liptak, Michelle Kosinski, Jeff Zeleny, Matthew Chance, Mary Ilyushina y Nicole Gaouette .