Bruselas (CNN) - Los líderes de la Unión Europea evitaron el colapso de una cumbre clave al alcanzar un acuerdo sobre el tema migratorio las primeras horas de este viernes, con lo que se compartirá ampliamente la carga del asentamiento de los inmigrantes entre los Estados miembro.

Después de la maratónica jornada los líderes de la Unión Europea acordaron —pero solo de manera voluntaria— establecer centros “controlados” de procesamiento de inmigrantes en Europa que distinguirían rápidamente entre los verdaderos solicitantes de asilo y los “inmigrantes irregulares que serán devueltos”.

La canciller alemana Angela Merkel durante una sesión en el Bundestag en Berlin, el 28 de junio de 2018. (Crédito: JOHN MACDOUGALL/AFP/Getty Images)

Sin embargo, el acuerdo no detalló sobre cómo funcionaría esta iniciativa o qué países aceptarían a las personas que buscan asilo.

La Unión Europea también buscó establecer centros de inmigración en países fuera de Europa, según el Consejo Europeo. Esos países al parecer serían del norte de África, con el objetivo de quebrar el modelo de negocio de los traficantes de personas que envían a los inmigrantes a Europa cruzando el mar.

La reunión de los líderes europeos, que en principio tenía como objetivo centrarse en las conversaciones del brexit, fue dominada por el tema de cómo lidiar con la llegada masiva de botes llenos de inmigrantes desesperados buscando seguridad o una mejor vida en Europa.

Italia —cuyo gobierno ha cerrado los puertos a los barcos que rescatan inmigrantes que emprenden un peligroso viaje cruzando el Mediterráneo desde el norte de África— había amenazado con bloquear cualquier acuerdo si el tema migratorio no era abordado, le dijo a CNN un alto diplomático este jueves.

Cerca de las 5 de la mañana, hora de Bruselas, el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, tuiteó que los líderes habían acordado una declaración conjunta de la cumbre del EU28 que incluía un acuerdo sobre inmigración.

El primer ministro de Italia Giuseppe Conte dijo que el acuerdo tomó “una larga negociación, pero desde hoy Italia ya no estará sola”.

Sin embargo, Matteo Salvini, ministro del Interior de Italia, cuya posición es de línea dura contra la inmigración, reaccionó con precaución este viernes diciendo que como exmiembro del Parlamento Europeo, “no confío en lo que se dice con palabras, solo confío en lo que está en el papel”.

Hablando en la radio italiana Radio Capital, Salvini pidió más detalles sobre los principios, dinero y líderes involucrados, diciendo que en muchas operaciones supuestamente internacionales, Italia había cargado la mayor parte del costo.

Macron y la “solución europea”

En un comunicado, el Consejo dijo que había acordado adoptar un “enfoque exhaustivo sobre la inmigración que combine más control efectivo de las fronteras externas de la Unión Europea, una mayor acción externa y aspectos internos, en línea con nuestros principios y valores”.

Y agregó: “El Consejo Europeo está determinado a continuar y reforzar esta política para prevenir el regreso de flujos [de inmigrantes] descontrolados como los de 2015 y para contener la migración ilegal en todas las rutas existentes y emergentes".

El Consejo dijo que se debía proporcionar más apoyo a Italia y a otros países del Mediterráneo y que “los esfuerzos para detener la operación de traficantes que operan desde Libia y desde otros países deben intensificarse”.

También hizo hincapié en que a pesar de un reciente aumento en los cruces del Mediterráneo, las medidas que se han tomado habían llevado a la disminución de cruces ilegales a la Unión Europea en un 95% desde su pico más alto en octubre de 2015.

La primera ministra Theresa May elogió el acuerdo y dijo que este abordaba muchas cuestiones que Gran Bretaña había planteado anteriormente y que "garantizaría que la gente no haga estos viajes peligrosos ... en manos de traficantes de personas".

El presidente de Francia Emmanuel Macron dijo que a pesar de las sugerencias de que un acuerdo sería “imposible”, los estados miembros habían alcanzado con éxito una “solución europea”.

Las conclusiones adoptadas por el Consejo sobre el brexit instaron al gobierno de Gran Bretaña a redoblar sus esfuerzos para negociar el acuerdo de salida y proporcionar "mayor claridad, así como propuestas realistas y factibles" en cuanto a su posición sobre la futura relación de Gran Bretaña con el bloque.

El Consejo Europeo también dijo que los líderes habían acordado extender las sanciones a Rusia por otros seis meses por su anexión de Crimea en 2014.