(CNN Español) - Luego de una maratónica y muy ajustada aprobación en la Cámara de Diputados, el proyecto de ley para la legalización del aborto llega al Senado de Argentina, donde se llevarán a cabo una serie de debates para definir si tiene o no futuro para convertirse en ley de la república.

Este martes a las 17:00 hrs. de Buenos Aires se inician las reuniones conjuntas de las comisiones de Salud, Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales. Estas tres revisarán el proyecto de ley sobre el régimen de interrupción voluntaria del embarazo, que el 14 de junio fue aprobado con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención, tras una maratónica sesión de 23 horas en la Cámara de Diputados. El texto aprobado permite la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

Aborto: a un paso de ser legal en Argentina

Desde este martes hasta el próximo 1 de agosto, los senadores de estas comisiones debatirán el articulado del proyecto de ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo. En este tiempo cada comisión emitirá dictámenes sobre los 24 artículos que llegaron de la Cámara de Diputados, y emitirán sus posiciones a favor, en contra o proponiendo reformas sobre el proyecto de ley.

Cada comisión votará los dictámenes y luego se llevarán a la plenaria del Senado para debatir. El próximo 8 de agosto será la votación en el Senado, y si se aprueba en esta cámara, el proyecto deberá pasar por sanción presidencial para ser aprobado y convertirse en ley. En caso de que el Senado haga cambios en el articulado, el proyecto tendría que volver a la Cámara de Diputados. Y si lo rechazan, se archiva el proyecto y será necesario volver a empezar el proceso en 2019.

El debate en Argentina sobre este tema sigue siendo muy polémico, y se intensificó mucho más con las declaraciones de la vicepresidenta de ese país, Gabriela Michetti, quien expresó en una entrevista al diario La Nación su postura negativa sobre la despenalización del aborto.

“No permitiría el aborto ni en los casos de violación”, dijo Michetti a La Nación el 1 de julio. “Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con un psicólogo, no sé”.

Legisladores del frente oficialista criticaron la postura de Michetti, que también es la presidenta del Senado.

El diputado oficialista Daniel Lipovetzky, del partido Propuesta Republicana (PRO), que es uno de los impulsores del proyecto en la Cámara, dijo que las declaraciones de Michetti son un retroceso de 100 años.

“Una mujer víctima de violación tiene derecho a decidir abortar. En ese caso el aborto es no punible. Esto prevé el art. 86 del Código Penal de 1921 cuando las mujeres ni siquiera votaban y fue ratificado por la Corte Suprema en el caso F.A.L. El debate actual es ampliar ese derecho de la mujer, no limitarlo”, escribió en Twitter el diputado nacional.

La decisión en el Senado podría tener sorpresas, como la que ya anticipó la diputada macrista del bloque de Cambiemos, Gladys González, quien se había pronunciado varias veces en contra de esta medida, pero en una carta en redes sociales dijo que cambiará su voto y votará a favor de la aprobación del aborto.

“Como Senadora Nacional debo sancionar leyes para toda la población. Esta ley no obliga a ninguna mujer a abortar y evita que la mujer que decide hacerlo sea condenada a morir”, tuiteó Gonzalez este lunes. “No quiero mirar al costado. Quiero hacerme cargo, acompañar a todas las mujeres, fundamentalmente a las mas vulnerables, y frente a la evidencia de un Estado que aún no lo ha logrado, ocuparnos juntos de este problema de Salud Pública.

En una entrevista con Jonatan Viale de CNN Argentina, Lipovetzky dice que confía en que esta ley pase en el Senado.

“Yo creo que sí”, dijo el diputado el pasado 14 de junio en CNN en Español. Cuando arrancamos el debate todos decían no van a tener los votos. Y nosotros planteamos un debate profundo respetuoso y con mucha información. Eso fue revirtiendo los votos y logramos hoy tener la mayoría. En el Senado va a pasar lo mismo”.

La Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo ha sido rechazada seis veces en once años.

Esta medida busca cambiar el artículo 88 del Código Penal argentino que establece una pena de prisión de uno a cuatro años para la mujer "que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare".

Argentina es una de los países más conservadores en cuanto a leyes sobre el aborto. En este país esta práctica es ilegal en todos los casos, pero está permitido solo cuando el embarazo es producto de una violación o cuando está en peligro la salud de la madre. En noviembre de 2017, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dio recomendaciones a Argentina sobre distintos aspectos de derechos humanos, el aborto entre ellos.