CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Un policía le pidió a una niña de 6 años en silla de ruedas que bailara con él. Internet se conmovió

Por Andrea Díaz

(CNN) — El agente de policía de Houston Sandy Fernández estaba de servicio en una fiesta de 15 años durante el fin de semana cuando una niña de 6 años en una silla de ruedas sonrió y lo saludó.

MIRA: Un vecino llamó a la policía porque este niño de 12 años cortaba el césped equivocado

Fernández no pudo resistir la dulce sonrisa, así que se acercó y le preguntó: “¿Quieres bailar?”, en español.

La niña rápidamente tomó su mano y comenzaron a dar vueltas por la pista de baile.

“Sentí que ella me conocía, aunque nunca la había visto antes”, dijo Fernández a CNN. “Bailamos un par de canciones y hacia el final ella no quería que paráramos”.

Poco sabía que el DJ de la fiesta estaba registrando cada uno de sus movimientos. El DJ, Juan Mancha, encontró el momento tan conmovedor que compartió el video en Facebook.

“Así que anoche estuve trabajando y es por eso que amo mi trabajo. Este policía le pidió que bailara … ¡es tan hermosa!”, escribió.

El video, grabado el sábado, captó rápidamente los corazones de miles y ahora tiene más de 80.000 reproducciones. Muchos comentaristas alaban al agente por su amable acción.

Pero Fernández dice que no pensó nada al respecto.

“No tenía idea de que me estaban grabando hasta el final del baile”, dijo. “Mi trabajo es construir una relación con la comunidad, y eso es más o menos lo que estaba haciendo”.

El Departamento de Policía de Houston también compartió el video en Facebook, junto con la leyenda: “¡De esto se trata la policía!”

Después del baile, la niña le dio a Fernández una flor de plástico. Luego encontró otra flor para darle, y se abrazaron y se separaron.

Pero él no la olvidará.

“Ella robó mi corazón”, le dijo a CNN. “No solo me recordó a mi hermana, que nació con daño cerebral y está en una silla de ruedas, sino que también me recordó a mi hija de 9 años. Realmente conmovió mi corazón verla tan feliz”.