(CNN) - Un gigantesco globo de un 'Bebé Trump' —llamado así, 'Trump Baby'— volará cerca del Parlamento del Reino Unido durante la visita del presidente estadounidense Donald Trump a Londres la próxima semana después de que el alcalde de Londres diera su luz verde, se anunció el jueves.

Se esperan protestas en todo Londres cuando Trump llegue a su visita de tres días al Reino Unido el próximo viernes, y el globo naranja de 6 metros de altura está listo para ocupar el centro del escenario.

La solicitud del globo para volar fue aprobada por el alcalde Sadiq Khan después de que más de 10.000 personas firmaran una petición y mil personas contribuyeron 16.000 libras en una campaña de crowdfunding.

El globo volará durante dos horas en la mañana del viernes 13 de julio, al mismo tiempo de la marcha "Stop Trump" en el centro de Londres.

Un portavoz del alcalde dijo: "El alcalde apoya el derecho a la protesta pacífica y entiende que esto puede tomar muchas formas diferentes. Su equipo de operaciones de la ciudad se ha reunido con los organizadores y les ha dado permiso para usar Parliament Square Garden como punto de anclaje del dirigible, "

Su representante agregó: "Sin embargo, los organizadores también deberán recibir las aprobaciones necesarias de la Policía Metropolitana y del Servicio Nacional de Tráfico Aéreo para que pueda volar".

"La principal prioridad de Sadiq es la seguridad de todos los londinenses y visitantes de nuestra ciudad, y como siempre estamos trabajando en estrecha coordinación con la Policía Metropolitana y otras agencias clave para garantizar que todas las protestas se lleven a cabo de manera segura", dijo el vocero.

El globo gigante estará atado al suelo en Parliament Square Gardens y no podrá flotar a más de 30 metros de altura.

La presencia del globo puede exacerbar las tensiones entre Khan y Trump, quienes se han visto envueltos en varias disputas de Twitter.

Khan ha sido franco en su oposición a la visita de Trump. Criticó al presidente de EE.UU. por sus tuits después de los ataques terroristas en Londres el año pasado.