(CNN) - Los rescatistas en la cueva donde están los 12 niños y su entrenador atrapados en el norte de Tailandia están monitoreando cuidadosamente los mapas del clima buscando señales de fuertes lluvias.

Los integrantes del equipo de fútbol Wild Boar fueron hallados débiles pero vivos este lunes, nueve días después de que desaparecieran en el sistema de cuevas Tham Luang Nang Non en la provincia de Chiang Rai.

Los rescatistas están en una carrera contra el reloj para liberar a los 13, que han estado atrapados por casi dos semanas.

Aunque las autoridades preferirían esperar hasta que la temporada de monsones termine en octubre y el clima en la cueva se disipe, los rescatistas no pueden darse el lujo de esperar con más lluvias en camino en el área este fin de semana.

“En los últimos días estábamos trabajando contra el tiempo. Y ahora estamos trabajando contra el clima”, dijo el gobernador Narongsak Osottanakorn a los reporteros este jueves.

Grandes bombas han estado trabajando sin parar para reducir los niveles de agua dentro del complejo de la cueva, pero a pesar de los inmensos volúmenes de agua expulsados, los pasajes estrechos y sinuosos en su interior permanecieron sumergidos.

Los temores de un diluvio han dejado a los rescatistas sin otra opción que generar un plan de evacuación de emergencia si la situación dentro de la cueva se vuelve crítica, dijo Osottanakorn.

"No podemos arriesgarnos a tener otra situación de inundación", dijo.