(CNN) - El presidente Donald Trump anunciará a su candidato a la Corte Suprema a las 9 p.m. ET de este lunes. Hasta ahora, nadie en Washington conoce la selección, según varios asesores (lo cual, claro, tiene sentido: el propio presidente dijo que no había tomado la decisión final este domingo por la noche).

Todos los republicanos del Senado que querían dar su opinión o hacer lobby para un candidato tuvieron la oportunidad de hacerlo (y la mayoría ha aprovechado esa oportunidad, dicen los asesores).

Pero una vez que se realiza la selección, todo lo que importa es la cuenta regresiva de aproximadamente ocho o nueve semanas para una votación en el Senado.

LEE: La Corte Suprema de Estados Unidos prepara su giro a la derecha

 

Detalle del frontis de la sede de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Lo que ocurre

En los próximos días miraremos el historial de quien escoge Trump, pero también veremos una lucha intensa entre grupos de ambos partidos. El anuncio del lunes por la noche puede ser en horario estelar, pero servirá únicamente como una precuela televisada a nivel nacional, brillantemente iluminada, para la verdadera batalla que se avecina.

La realidad:

Millones de dólares serán gastados por ambos bandos. Miles de páginas de documentos, desde detalles sobre casos y artículos legales hasta comentarios públicos, experiencia educativa, trabajos en gobiernos anteriores o en la Corte por parte del candidato serán analizadas por el personal del Congreso, grupos externos y periodistas, a medida que los días avanzan, hasta la audiencia de confirmación. La presión sobre un selecto grupo de senadores será extrema. El resultado tendrá un efecto no solo en noviembre, sino mucho más importante, en más alta corte de durante décadas muy posiblemente futuras.

Lo que viene, en seis palabras:

"Estamos preparados para una guerra total", me dijo un funcionario del Partido Republicano que planea trabajar en el esfuerzo de confirmación. "La maquinaria completa del Partido Republicano se pondrá en marcha rápidamente. Y no tengo dudas de que el otro lado desplegará lo mismo", agregó.

Qué ver en el Capitolio:

Las reacciones iniciales serán importantes, pero los senadores clave no se comprometerán hasta que tengan tiempo suficiente para estudiar la elección, dicen varios asistentes.

Eso significa que se debe prestar mucha atención al equipo reunido por la Casa Blanca: quién será el "sherpa" en este recorrido, cómo se establecen las reuniones iniciales, con quién y cuándo, etc.

LEE: Corte Suprema de EE.UU. avala el veto inmigratorio de Trump

Pero (y esto es importante):

Esta no es la nominación de Neil Gorsuch, actual juez de la Corte Suprema de Estados Unidos. Gorsuch estaba reemplazando a un juez conservador. Este candidato reemplazaría un juez de voto oscilante, e inclinaría la corte hacia los conservadores en los años venideros.

Memoria numérica:

Los republicanos tienen una mayoría de 51-49 en el Senado. Los asesores republicanos dejan en claro que no hay expectativas de que el senador John McCain, que permanece en Arizona luchando contra el cáncer, regrese para cualquier votación. Eso significa que no pueden darse el lujo de perder un solo republicano si, y esto es un gran "si", los demócratas están unificados en su oposición a la elección de Trump.

Lo que también significa: si Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, puede mantener unida a su bancada, no hay nada que los demócratas puedan hacer para bloquear la confirmación.

Cuánto se gastará:

"Decenas de millones de dólares" fue la estimación. Eso no solo significa anuncios de televisión, sino también que mítines, marchas, actividades de base. Se hará todo lo que se puede hacer para tratar de persuadir, engatusar y presionar.

Los mensajes:

Una versión simplificada, vista previa por los legisladores y asistentes:

Los republicanos señalarán al candidato como un conservador que se acercará estrechamente a la Constitución y estará en el molde de Gorsuch, cuyo tiempo en la corte ya le ha valido aplausos en el partido.

Los demócratas han dejado en claro que su lucha se centrará principalmente en dos cosas: el aborto y la atención médica.

La estrategia:

Republicanos: mantengan el tren en las vías, el partido unido y posiblemente sumen a algunos demócratas.

Demócratas: impulsen una frenética oposición de base, pues lo que está en juego (reemplazar a alguien como el juez Anthony Kennedy), puede servir para unificar su bancada y persuadir a al menos a un senador republicano.

Los actores clave:

Líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell:

El diario The New York Times y John King tienen muy buenas opiniones del papel que McConnell ha desempeñado tras las escenas en las últimas semanas.

Los aliados de McConnell con quienes he hablado dejan en claro: no aboga por ninguna selección (aunque ciertamente hubiera estado complacido si Amul Thapur hubiese estado en los últimos cuatro). McConnell está firmemente en la posición de "cómo asegurar 50 votos" ahora, independientemente de la selección. Y eso significa que, en su opinión, hay dos candidatos, Thomas Hardiman y Raymond Kethledge, que tendrían el camino más claro hacia la confirmación.

Líder demócrata del Senado Chuck Schumer:

Es justo decir que nadie en esta lucha tiene una tarea más difícil. El líder demócrata necesita mantener su unidad (incluso cuando varios enfrentan posibles consecuencias electorales para votar en contra del nominado) mientras ayuda a persuadir a al menos un republicano a votar contra una elección que inclinará a la corte hacia la derecha.

Murkowski / Collins:

Sobra decir que los demócratas no dudan: ven a Collins y Murkowski como los dos objetivos que se desprenden de la mayoría de McConnell. Y ellos votan el derecho al aborto, y la atención médica en general, como el camino para posiblemente hacerlo.

Una anotación: Murkowski y Collins fueron héroes de la izquierda cuando se opusieron al esfuerzo de revocación de Obamacare. Luego fueron castigados por el mismo grupo cuando votaron a favor de la revisión de los impuestos. Es importante ver las diferencias en esos dos temas: Collins y Murkowski se alinean mucho más con la ortodoxia republicana en materia de impuestos que en la atención médica.

Senadores Joe Donnelly / Joe Manchin / Heidi Heitkamp:

Los tres senadores que confirmaron a Neil Gorsuch. Los tres enfrentan contiendas para la reelección en los estados en los que Trump ganó con dos dígitos de diferencia en 2016. Los tres fueron invitados a la Casa Blanca antes del 4 de julio para conocer al presidente. Los tres han dejado en claro que mantienen la mente abierta sobre la selección, y los tres están en juego para apoyar al candidato.

Senadores Claire McCaskill / Bill Nelson / Doug Jones:

McCaskill y Nelson se enfrentan a duras batallas de reelección en sus estados. Jones proviene de Alabama. Los tres mantienen sus opciones abiertas. Los republicanos están considerando a Nelson como el más probable de los tres que posiblemente se cruce en su camino, pero hay pocas pruebas, más allá de la difícil contienda, que respalda eso en este momento.

El presidente de la Comisión Judicial del Senado, Chuck Grassley / miembro de rango Dianne Feinstein:

Estos dos legisladores veteranos tal vez reciban menos atención que los 10 antes mencionados, pero serán cruciales en las próximas semanas. Grassley preside la Comisión Judicial, Feinstein es la principal demócrata en el panel. Ayudarán a dictar el tono, el tenor y el ritmo de la audiencia de confirmación y, hasta cierto punto, el proceso en sí.