(CNN) - Probablemente él fue el primero en entrar en la cueva. El martes fue el último en salir.

Ekkapol Ake Chantawong, el entrenador de 25 años del equipo de fútbol Wild Boars, ha sido criticado por algunos por lo que se percibe como un acto de suprema imprudencia.

¿Por qué él, el adulto encargado de cuidar a 12 niños pequeños, decide llevar al grupo a una peligrosa y prohibida red de túneles subterráneos que se sabe que se inundan en esta época del año?

LEE: Así fue el rescate de los niños de la cueva en Tailandia día a día

Para aquellos que conocen al exmonje y al trabajador de la comunidad, la disposición de los demás a juzgar desde lejos ha llevado a una caracterización que dicen es injusta e inexacta.

Thamma Kantawong es una de las dos únicas parientes vivas del Entrenador Ake, como se le conoce en su ciudad. La otra es su anciana abuela.

Aunque Kantawong es la prima de Ake, dice que piensa en él más como un sobrino joven, debido a la brecha de edad entre los dos miembros de la familia. Ella se refiere a sí misma como su tía.

Desde el interior de su modesta casa en Mae Sai, Kantawong relata la infancia traumática de Ake y la muerte de sus padres.

"Su madre murió cuando él aún era muy, muy pequeño y su padre falleció cuando solo tenía 10 años", cuenta. Su único hermano también murió muy joven, dice Kantawong, mostrándonos una vieja foto familiar de Ake con sus padres y su hermano.

Entrenador de fútbol Ekkapol Ake Chantawong, en una foto cuando era un niño junto a sus padres y su hermano, todos muertos.

Entrenador de fútbol Ekkapol Ake Chantawong, en una foto cuando era un niño junto a sus padres y su hermano, todos muertos.

Ake, como muchos niños huérfanos en Tailandia, se mudó de su hogar de infancia de Mae Sai para convertirse en monje budista en un monasterio en la provincia cercana de Lum Phun.

Permaneció bajo el cuidado del monasterio durante gran parte de la siguiente década, solo regresando a su ciudad natal en alguna ocasión para ver a su abuela. Fue un período muy difícil de soportar para un niño tan pequeño, dice Kantawong, que no lo vio muy a menudo durante este tiempo.

MIRA: ¿Cómo quedaron atrapados los niños y su entrenador en la cueva de Tailandia?

Ake finalmente regresó como un hombre de 20 años que busca reconstruir su vida. Aunque ya no es monje, ha mantenido lazos estrechos con los numerosos templos de la ciudad, donde sus amigos dicen que regularmente pasa su tiempo orando y ayudando.

Kantawong acredita la fe devota de su sobrino por su disposición a ayudar a los demás, señalando que no comió durante los primeros días en la cueva, y en cambio compartió su comida entre los niños.

#MinutoCNN: Rescatan a los 12 niños y su entrenador atrapados en cueva en Tailandia

Este desinterés, dice Kantawong, es lo que ayudó a mantener vivos a los niños durante los primeros nueve agonizantes días antes de que los buceadores descubrieran que el grupo desaparecido se acurrucaba en una zona de tierra rodeada por agua, unos 4 kilómetros dentro la red de cuevas.

Kantawong dice que aunque Ake organiza varias sesiones de entrenamiento a la semana para el equipo junior Wild Boars, recibe solo un pequeño salario. "Él no está motivado por el dinero", asegura. "Lo hace porque ama el fútbol y trabajar con niños".

Kantawong rechaza la idea de que él haría algo a sabiendas que podría dañar a los niños. "Es muy buena persona, ama a los niños, cuida a los niños, es muy diligente y siempre se ofrece como voluntario para ayudar a los demás", dice.

Los miembros del equipo de mayores de Wild Boar entrenan por primera vez desde la desaparición de sus compañeros de equipo juvenil, hace más de dos semanas.

Los miembros del equipo senior de Wild Boar entrenan por primera vez desde la desaparición de sus compañeros de equipo junior, hace más de dos semanas.

Es una vista compartida en el club Wild Boars, donde Ake es el entrenador del equipo junior.

El lunes por la noche, el equipo sénior del club reanudó el entrenamiento por primera vez desde la desaparición del equipo juvenil hace 18 días.

MIRA: Reportero de CNN se queda sin palabras al dar la noticia del rescate de los niños en la cueva de Tailandia

El equipo al principio lo canceló todo, pero después, con las primeras etapas del esfuerzo de rescate demostrando ser exitosas, el entrenador en jefe del club, Nopparat Kanthawong, sugirió que el equipo se uniera en una muestra de unidad con los rescatadores.

Durante la sesión de práctica de la tarde, los miembros del equipo de los mayores hablaron de su afición y respeto por el entrenador junior, recordando cómo renunciaba a su tiempo personal para ayudar a organizar actividades para los niños.

"El entrenador Ake es un tipo de persona que ama a todos los niños", dice Kae-hae Lahuna, de 17 años. "Después de que todos terminamos el entrenamiento, él siempre lleva a cada uno de los niños más pequeños a casa, para asegurarse de que estén todos a salvo. Cuida bien a los niños y les gusta mimarlos mucho", agrega.

Lahuna estaba entre los jugadores que todavía estaban entrenando el sábado 23 de junio, cuando unos padres ansiosos comenzaron a llamar al entrenador para preguntar si sabía dónde estaban sus hijos.

"Cuando escuchamos por primera vez que estaban desaparecidos en las cuevas, unos 10 miembros de alto rango del equipo y yo corrimos a las montañas a buscarlos. Fuimos las primeras personas allí", dice Lahuna.

Pannawit Jongkham, el entrenador del equipo senior, que se unió a la búsqueda más tarde esa misma noche, dice que todos los asociados con los Wild Boars apoyan al entrenador Ake, como lo han hecho desde el primer día del rescate.

En un templo budista detrás de la casa de la tía de Ake, en los bordes de la frontera norte de Tailandia con Myanmar, los miembros de la comunidad tienen la esperanza de que vuelva a ir en bicicleta por la ciudad y a llevar a los niños al campo.

Jay, exmonje, ayuda a reconstruir el templo Wat Mai Loong-Khan, en Mae Sai.

Un exmonje, que se identificó como Jay, describió a Ake como una parte activa de la vida en Mae Sai.

"Él siempre sale con los niños en bicicleta hacia las colinas", dice Jay, quien ahora es artista y está ayudando a pintar las columnas internas decorativas del templo.

"Es un buen tipo, nos ayuda mucho", agrega.

El templo de Wat Mai Loong-Khan temple, cercano a la casa de la tía de Ake, Mae Sai tiene varios templos y monumentos budistas.

Kantawong dice que ha estado en contacto con las autoridades y tiene la esperanza de ver a Ake de nuevo en los próximos días.

MIRA: FOTOS | Las imágenes de la operación de rescate en Tailandia

Dice que no sabe por qué su sobrino entró a la cueva, aunque sugiere que los chicos podrían haber estado buscando sombra después de un largo paseo en bicicleta en el calor del verano. "Tal vez solo quería descansar, tal vez tenía calor", sugiere.

Ella es consciente de que algunas personas siempre lo harán responsable de la difícil situación del grupo, aunque espera que la gente lo perdone.

"Creo que los extranjeros y los tailandeses son tan amables como para darle la bienvenida nuevamente", dice. "Es un hombre muy bueno".