(CNN) - Vistiendo tapabocas y batas para el hospital, y saludando con la mano a los miembros de la familia a través de un cristal protector, los futbolistas tailandeses liberados finalmente pudieron finalmente tener una reunión, o algo así.

MIRA: La meditación fue clave para la supervivencia de los niños en la cueva de Tailandia, dice experto

Después de casi tres semanas atrapados en la oscuridad, lejos de sus seres queridos en una cueva en el norte de Tailandia, los niños, de entre 11 y 16 años, pudieron ver a sus familiares en un ambiente cuidadosamente controlado, ya que los médicos todavía están preocupados por su salud.

En un video que se mostró en una conferencia de prensa, algunos de los padres estaban llorando mientras miraban a través del cristal. Los miembros de la familia no pudieron ingresar a la sala donde están siendo tratados, para evitar infecciones, dijo el Dr. Chaiyawej Thanapaisarn.

El médico dijo que tres de los niños estaban siendo tratados por casos menores de neumonía, pero predijo que la mayoría serían dados de alta después de aproximadamente una semana.

MIRA: Tailandia: los 12 niños futbolistas y su entrenador ya se encuentran a salvo

"El proceso de recuperación debería demorar unos 30 días después de darles de alta", agregó.

En declaraciones a CNN después de dejar el hospital, Tanawat Viboonrungruang, el padre de Titun, de 11 años, dijo que se sintió aliviado de ver a su hijo "todavía sano".

Al ver a su hijo a través del cristal, dijo que solo quería abrazarlo.

"Comencé a llorar, todos comenzaron a llorar", dijo. "Quiero agradecer a aquellos que rescataron a mi hijo. Y lo ayudaron a tener una nueva vida, es como un renacimiento".

Perdieron peso mientras estaban en la cueva

Hablando antes el miércoles, el inspector del Ministerio de Salud, Tongchai Lertvirairatanapong, dijo que los niños estaban en "buenas condiciones", a pesar de que cada uno perdió un promedio de dos kilogramos de peso durante su tiempo en la cueva.

MIRA: Así fue el rescate de los niños de la cueva en Tailandia día a día

Atribuyó su buena salud relativa a su entrenador, Ekkapol Ake Chantawong, de 25 años, un exmonje que fue la última persona en salir. "Tengo que elogiar al entrenador que se ocupó de los futbolistas", dijo Lertvirairatanapong.

Dijo que los niños no habían comido nada en los nueve días anteriores a su descubrimiento, y bebieron agua turbia del interior de la cueva, lo que los salvó. El martes, las autoridades dijeron que algunos de los niños habían pedido comer pan con crema de chocolate, pero que recibirán un alimento similar a la leche, que es rico en proteínas y nutrientes.

A los primeros niños rescatados el domingo se les permitió ver a sus familiares a través de una división de vidrio y hablar con ellos por teléfono. Pronto podrán reunirse con ellos en persona, pero solo si usan ropa protectora para reducir el riesgo de infección.

El segundo grupo de niños rescatados recibió aprobación para ver a sus padres a través del vidrio, pero el tercer grupo aún se está sometiendo a pruebas, dijo. Se espera que los niños permanezcan en el hospital durante al menos una semana mientras su sistema inmune se recupera.