(CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, finalmente se reunirá con la reina Isabel II de Inglaterra el viernes, lanzando a uno de los líderes más espontáneos del mundo a una situación llena de convenciones y tradición.

Pero la reina se ha reunido con 11 de los 12 presidentes estadounidenses en funciones durante su reinado —nunca conoció oficialmente a Lyndon Johnson— y con décadas de experiencia de su parte, es poco probable que se desconcierte la naturaleza impredecible de Trump. Ella ha recibido figuras mucho más controvertidas, desde Bashar al-Assad de Siria hasta el dictador rumano Nicolae Ceausescu.

LEE: Trump llegó a su primera visita a Gran Bretaña y criticó a Theresa May, el brexit y la inmigración

Esto es en lo que hay que fijarse cuando la reina se reúna con el presidente de Estados Unidos y su mujer, Melania Trump.

La recogida

El último líder estadounidense que visitó el castillo de Windsor fue el presidente Barack Obama en 2016, y el príncipe Felipe lo recogió personalmente de Marine One en su Range Rover, un movimiento que despertó algunas sospechas entre el Servicio Secreto.

El príncipe Felipe condujo hasta el palacio de Windsor con la reina y los Obama en su coche en abril de 2016.

El príncipe Felipe condujo hasta el palacio de Windsor con la reina y los Obama en su coche en abril de 2016.

El príncipe Felipe no hará de chófer en esta ocasión, pero la reina recibirá a los Trump en el patio interior del castillo de Windsor de manera real. Una guardia de honor dará un saludo real y se reproducirá el himno nacional de Estados Unidos. La reina y el presidente inspeccionarán a la guardia de honor antes de una marcha militar.

Los saludos

La reina no espera que la gente se incline ante ella, al menos los líderes de Estado de otros países, pero muchos eligen hacerlo de todos modos. Los observadores estarán interesados en ver cuán reverenciales se mostrarán los Trump ante la jefa de Estado más longeva del mundo.

MIRA: Lo que dice el apretón de manos de Kim y Trump (y en general su encuentro), según los expertos

Esta es la guía de la página web real que ellos deberían seguir: "Para hombres, una reverencia con el cuello (solo la cabeza), mientras que las mujeres hacen una pequeña genuflexión. Otras personas prefieren simplemente estrechar las manos de forma más habitual. En la presentación ante la reina, la correcta forma de referirse a ella es "Su majestad" y, posteriormente, 'Ma'am'". Obama optó por 'su majestad' pero no se inclinó en Windsor.

El presidente Bill Clinton, a la izquierda, con Hillary Clinton y su hija, Chelsea, en una reunión con la reina el 14 de diciembre del año 2000.

El presidente Bill Clinton, a la izquierda, con Hillary Clinton y su hija, Chelsea, en una reunión con la reina el 14 de diciembre del año 2000.

Contacto corporal

La tradición dicta que la reina habla primero e inicia el contacto corporal, que como mucho es un apretón de manos. Fue famoso cuando Michelle Obama rompió el protocolo como primera dama y abrazó a la reina en 2009, algo que no pareció importar a la reina. El presidente Trump tiende a tocar mucho también, y es famoso por sus incómodos apretones de manos. En febrero de 2017, Trump sostuvo la mano del primer ministro de Japón, Sinzo Abe, durante 19 segundos enteros, dando palmadas repetidamente. Él también es propenso a acercarse bruscamente a la gente cuando les estrecha la mano.

El menú

Esto no es una visita de Estado oficial, por lo que los Trump no deberían esperar un banquete, solo un té de 'alto standing', que es un campo lleno de etiqueta. La biblia de la alta sociedad británica, Debretts, da el siguiente consejo: "Si un camarero pone una tetera en la mesa sin servirlo, la persona más cercana a la tetera debería servir el té a todo el mundo. Si la tetera contiene té suelto, servir a través de un colador de té. Añadir la leche o el limón y el azúcar. Después de remover, quitar la cuchara de la taza y ponerla en el platillo. Sostener el asa de la taza entre el pulgar y el índice, sin dejar el dedo meñique en el aire. No mojar las pastas en el té a no ser que se trate de un evento informal, y no sorber, aunque esté caliente".

MIRA: La desconfianza: la bola de demolición de Donald Trump podría arruinar la unidad occidental

La reina Isabel II toma un té en un encuentro real en 1977. (Crédito: Anwar Hussein/Getty Images)

La reina Isabel II toma un té en un encuentro real en 1977. (Crédito: Anwar Hussein/Getty Images)

Los otros Trump

¿Cuánto tiempo tardará Trump en mencionar a su madre, Mary Anne MacLeod Trump, que procede de Escocia? Trump dijo el año pasado a The Times of London: "Mi madre era muy ceremonial. Creo que de ahí tomé este aspecto porque mi padre era muy físico, él era como, y mi madre tenía estilo. Ella amaba a la reina, ella amaba todo, estaba muy orgullosa de la reina. Ella amaba las ceremonias y la belleza, porque nadie lo hace como los ingleses. Y ella tenía un gran respeto por la reina, le gustaba. En cualquier momento que la reina aparecía en televisión, algún evento, mi madre lo veía. Un poco loco, ¿cierto?".

¿Dónde está el príncipe Felipe?

El príncipe Felipe es famoso por sus meteduras de pata en temas culturales, y una reunión con Trump sin duda daría para un atrevido té. Pero, qué lástima, el palacio de Buckingham ha confirmado que el príncipe, que está ya retirado, no asistirá esta vez.

En China en 1986, el príncipe Felipe describió Beijing como "horrorosa" y dijo a los estudiantes británicos allí: "Si se quedan mucho tiempo aquí, se les quedarán los ojos rasgados". En 2003, cuando dio la bienvenida al presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, quien llevaba ropas tradicionales, le hizo un chiste: "Parece que estás listo para ir a la cama".

El presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, saluda al príncipe Felipe de Inglaterra.

El presidente de Nigeria, Olusegun Obasanjo, saluda al príncipe Felipe de Inglaterra.

MIRA:Consejera espiritual de Trump: "Jesús no fue un inmigrante ilegal"

La foto

Una imagen que marque la reunión quedará anotada en la historia angloamericana, y aquí todo gira en torno a la óptica. ¿Cómo se comparará esto con los otros con los que ella se ha relacionado? ¿Qué podemos leer en el lenguaje corporal?

Los tuits

Trump no es el único jefe de Estado en la sala con una cuenta de Twitter. ¿Cómo resumirá el palacio de Buckingham la visita, a diferencia de la Casa Blanca y, por supuesto, la cuenta personal del presidente?