CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Salud

Mindfulness y meditación: un experto explica el trasfondo de esta práctica milenaria

Por Francisco José Guerrero

(CNN Español) — El regreso de los niños de Tailandia al mundo exterior ha traído muchas enseñanzas, entre ellas la importancia de la serenidad y la meditación en momentos de tensión extrema. Pero, qué dicen los científicos que estudian la práctica de la meditación conocida como mindfulness. Aquí te lo contamos.

Hablamos con el doctor Charles L. Raison, profesor de la Escuela de Ecología Humana de la Universidad de Wisconsin en Madison y líder en el estudio científico del Mindfulness en el Centro para Mentes Sanas en la misma universidad. El Dr. Raison es también consultor en temas de salud mental para CNN.

¿Por qué le apasiona el estudio del Mindfulness?

Bueno, soy psiquiatra, así que mi carrera es tratar enfermedades mentales. En los últimos 20 años he trabajado en descubrir nuevas formas de tratar la depresión que sean diferentes a los medicamentos que actualmente tenemos disponibles.

Uno de mis compromisos personales es tratar de llevar el conocimiento tibetano al mundo moderno, porque la cultura del Tíbet se está desvaneciendo. Esta base de conocimiento sobre la psicología humana y el mundo es espectacular y quiero integrarla en nuestro mundo para que podamos beneficiarnos de ella. Por ello he trabajado estrechamente de la mano de los tibetanos por más de 20 años.

Siempre pensamos en la medicina en términos de sus avances y la creación de nuevos medicamentos. Pero usted está buscando respuestas en el pasado, ¿Por qué?

En cierto modo, llegué al pasado desde el futuro. A comienzos del 2000 estábamos haciendo cosas muy innovadoras sobre cómo el sistema inmune y el cerebro se comunicaban entre sí y tuvimos la oportunidad de mejorar esa conversación. Para ello seleccionamos la meditación como una intervención. Pensamos que estaba realmente bien diseñada para ayudar a las personas a repensar cómo ven el mundo, de una manera en que puedan proteger su salud.

Esto como una trayectoria circular, un símbolo siempre presente en las culturas milenarias.

Sí! Una de las cosas interesantes acerca de estas prácticas ancestrales, incluida la meditación, es que la ciencia moderna está comenzando a demostrar claramente que sin duda alguna la meditación tiene efectos en el cerebro y en el cuerpo que son relevantes para la salud.

¿Quién le abrió las puertas al mundo del budismo?

Esa una historia interesante. Entré en el mundo del trabajo con budistas cuando era más joven y me encontraba en la Universidad de California en Los Ángeles. Estando allí me pidieron que organizara una cena de recaudación de fondos para la hermana del Dalai Lama. Ella estaba a cargo de un sistema de escuelas para niños exiliados del Tíbet, una comunidad llamada Aldeas Infantiles Tibetanas. La hermana del Dalai Lama me pidió que investigara sobre el estado emocional de todos estos niños desplazados. El estudio mostró que los niños que tuvieron que cruzar las montañas y estaban separados de sus padres tenían niveles más altos de ansiedad y depresión.

Esto es interesante, particularmente porque existe el estereotipo de que las personas del Tíbet no padecen de estos “males occidentales” como la ansiedad y la depresión.

La depresión es muy antigua. Una de las cosas que los investigadores han hecho es visitar las últimas tribus en la tierra que son prácticamente cazadoras-recolectoras, como algunas tribus en Bolivia. Lo que se ha encontrado es que estas tribus tienen depresión como nosotros, y que se deprimen por los mismos motivos. La depresión es probablemente un fenómeno humano antiguo, es una vulnerabilidad humana, y lo que es interesante acerca de ella es que, aunque la gente la exprese de manera diferente, si les dejas hablar sobre ello en diferentes culturas, si realmente te sientas a escuchar a las personas, los síntomas son notablemente similares en todo el mundo. Esto sugiere que la depresión ha evolucionado como una respuesta biológica a la adversidad. En todo el mundo, las personas tienen este estereotipo sobre los monjes (tibetanos), pero los tibetanos tampoco están exentos de la depresión.

Pero todavía hay algunas diferencias culturales claras, ¿verdad? La interpretación de la meditación en las culturas occidentales es diferente a la del Este, ¿estoy en lo cierto?

Existe esta idea totalmente nueva, la idea de que la meditación regular es algo que la gente en general debería hacer, y creo que es una idea muy occidental. Uno no se encuentra esa idea en las culturas en las que la meditación está realmente enraizada.

¿Cree que existe el riesgo de trivializar el papel del mindfulness y la meditación porque para nosotros suena más como una cosa de “nueva era”?

Sí, sí, creo que es un riesgo. El gran riesgo que he visto repetidamente en los últimos 20 años, especialmente en Estados Unidos, es que somos muy fácticos, nos gustan los hechos y esperamos que lo que sea nuevo resuelva todos los problemas. Esperamos una cura milagrosa y la meditación tiene mucho más de fondo. Esa es mi principal preocupación, porque en mi experiencia, la meditación es extremadamente valiosa para algunas personas, tiene algún valor para otras, y hay muchas personas para las que no funciona. Es como todo en medicina, casi nada funciona espectacularmente para todos y no deberíamos esperar que la meditación sea una cura para todo el mundo. Es una herramienta importante, ha ayudado a más personas que a otras, así debemos tener esto en cuenta, para no sentirnos desilusionados si no funciona de la forma esperada.

Tal vez eso sea lo mejor de nuestro mundo, no esperar a que la meditación resuelva todos los problemas. A veces necesitas medicamentos, a veces necesitas una cirugía. La verdad es que cada enfoque tiene sus fortalezas y debilidades. Si tienes apendicitis, la meditación no es el camino para seguir. Por otro lado, si no está contento y no encuentra mucho significado en su vida, el Prozac tampoco resuelve el problema. Entonces, si queremos ser sabios al respecto, debemos integrar estos enfoques. Lo cual es parte de los mayores intereses en nuestro grupo de investigación.