Washington (CNN) - Las continuas negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte dependen de la voluntad de Washington de hacer un "movimiento audaz" y acordar un tratado de paz con Pyongyang, según un funcionario con conocimiento de la posición de Corea del Norte sobre el tema.

Si Estados Unidos no quiere reemplazar el acuerdo de armisticio que puso fin a la Guerra de Corea con una paz permanente que garantizaría la supervivencia del régimen del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, Pyongyang probablemente no avance más con las negociaciones de desnuclearización, dijo la fuente.

MIRA: Mike Pompeo: Se mantendrán las sanciones a Corea del Norte hasta que se logre la desnuclearización

El establecimiento de un tratado de paz jurídicamente vinculante requerirá la aprobación de dos tercios del Senado de Estados Unidos.

Encuentro entre Donald Trump y Kim Jong Un.

Corea del Norte está presionando al Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que comience a levantar las sanciones, según el funcionario, creyendo que han hecho "demasiado" congelando las pruebas nucleares y de misiles, destruyendo uno de sus sitios nucleares y facilitando la próxima repatriación de la guerra de los miembros del servicio de EE.UU.

Sin embargo, por su parte, Trump ha expresado en privado su frustración por la falta de progreso percibida en las conversaciones, según un funcionario estadounidense, aunque consideró que el congelamiento de las pruebas era una señal positiva. Trump rechazó esa sugerencia el lunes, al tuitear que está "muy feliz" con el progreso con Corea del Norte, y señaló la falta de lanzamientos de cohetes y pruebas nucleares en los últimos meses.

Tanto Trump como su secretario de Estado, Mike Pompeo, han estado pidiendo paciencia desde que Trump celebró una histórica cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un en el mes pasado.

Pyongyang y Washington han estado técnicamente en guerra desde 1950, y su relación ha sido definida por décadas de desconfianza y acuerdos fallidos. La reunión de Trump con Kim fue la primera vez que los líderes de los dos países se reúnen.

"No tenemos prisa por velocidad... No tenemos límite de tiempo. No tenemos límite de velocidad. Tenemos, estamos pasando por el proceso. Pero las relaciones son muy buenas", dijo Trump la semana pasada.

Singapur y las sanciones

Uno de los acuerdos en la reunión de Singapur fue "trabajar hacia la desnuclearización completa de la península de Corea", una frase notoriamente vaga que según los expertos es vista de manera diferente por Washington y Pyongyang.

MIRA: Donald Trump publica una carta que le envió Kim Jong Un

Pyongyang también se comprometió a devolver los restos de soldados estadounidenses muertos durante la Guerra de Corea. Un funcionario estadounidense dijo a CNN que Washington espera el regreso del primer grupo de restos el 27 de julio, el aniversario de la firma del armisticio que detuvo la Guerra de Corea y estableció la zona desmilitarizada que divide a las dos Coreas hasta el día de hoy.

Los críticos del acuerdo de Singapur afirman que el documento carece de detalles y no vincula a Corea del Norte con un cronograma firme sobre la desnuclearización o el abandono de sus actuales armas nucleares.

Pero tanto Pompeo como Trump han argumentado que no hay diferencias entre las posiciones de los dos gobiernos sobre las armas nucleares de Pyongyang.

"Es bastante sencillo... El presidente Kim hizo una promesa. El presidente Kim le dijo no solo al presidente Trump, sino al presidente (surcoreano) Moon que estaba preparado para desnuclearizarse", dijo Pompeo el viernes.

"El alcance y la escala de eso se acordó. Los norcoreanos entienden lo que eso significa. No hay ningún error sobre cuál es el alcance de la desnuclearización", dijo Pompeo.

Trump y Kim también acordaron la "construcción de un régimen de paz duradero y robusto en la Península Coreana", incluida la provisión de "garantías de seguridad" a Corea del Norte.

Pyongyang ha expresado con frecuencia su preocupación de que sin un elemento de disuasión nuclear podría enfrentar un intento de cambio de régimen u otra acción militar de EE.UU., particularmente cuando los dos países están técnicamente en guerra.

Poner fin a la guerra de Corea también fue un elemento clave de la Declaración de Panmunjom acordada a principios de este año por Kim y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

¿Qué hay de las reunificaciones familiares?

Las negociaciones en curso de Corea del Norte con Seúl también se han topado con un obstáculo este mes, cuando la Agencia de Noticias de Corea Central (KCNA) exigió el sábado que Corea del Sur repatrie a un grupo de trabajadoras de restaurantes norcoreanos que se cree que desertaron al otro lado de la frontera.

MIRA:Corea del Norte desaira a EE.UU. y no aparece en una reunión sobre la repatriación de los restos de soldados

En mayo, el jefe de las mujeres en el restaurante dijo que las engañó para que actuaran en nombre de la agencia de espías de Corea del Sur, el Servicio Nacional de Inteligencia (NIS). NIS no respondió a las solicitudes de comentarios de CNN sobre el reclamo.

KCNA dijo que no devolver a las mujeres a Corea del Norte podría impedir los esfuerzos para mejorar las relaciones Norte-Sur, incluida la reunión planificada de familias separadas por la Guerra de Corea.

El relator especial de la ONU para los derechos humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, dijo a principios de este mes que si las mujeres hubieran sido llevadas a Corea del Sur sin su consentimiento "eso se considera un delito".

- Nicole Gaouette, Barbara Starr, Paula Hancocks y James Griffiths, de CNN, contribuyeron a este reporte.