CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

¿Por qué las mujeres sufren más alzhéimer que los hombres? Investigadores tratan de averiguarlo

Por Sandee LaMotte

(CNN) — En la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzhéimer en Chicago, Estados Unidos, esta semana, los investigadores están explorando diferencias biológicas y sociales que podrían explicar por qué más mujeres que hombres desarrollan alzhéimer y otros tipos de demencia.

Un estudio que se presentará en la conferencia encontró un vínculo entre un menor riesgo de demencia y el número de partos que tiene una mujer. Las mujeres con tres o más hijos tenían un riesgo 12% menor de desarrollar problemas cognitivos que una mujer con un solo hijo, de acuerdo con los resultados iniciales del estudio de casi 15.000 mujeres. Sin embargo, cuando el embarazo no concluye aumenta el riesgo de una mujer, según el estudio de Kaiser Permanente. En comparación con las mujeres que nunca perdieron un embarazo, las mujeres con tres o más abortos involuntarios tenían un 47% más de riesgo de demencia.

MIRA: Nueva prueba sanguínea experimental podría cambiar la vida de pacientes con mal de Alzheimer

Este es solo uno de varios estudios en la conferencia que analizan cómo el embarazo, las hormonas femeninas, la edad de la menarquia y la menopausia, e incluso las ventajas cognitivas innatas de una mujer pueden afectar a su riesgo para la afección.

Una enfermedad de mujeres

El alzhéimer es un deterioro mental progresivo del cerebro que destruye la memoria y las habilidades de pensamiento hasta que la persona no puede hacer ni siquiera las tareas más simples. Se piensa que la enfermedad es causada por una acumulación en el cerebro de placas de beta amiloide y ovillos neurofibrilares llamados tau.

De los aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo que viven con demencia y alzhéimer, la mayoría son mujeres. Las mujeres de 60 años o más tienen el doble de probabilidades de ser diagnosticadas con alzhéimer que de cáncer de mama.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que la demencia es una de las 10 principales causas de muerte en el mundo para las mujeres. Sin embargo, durante muchos años, dicen los expertos, la ciencia no se centró en por qué el alzhéimer afecta a más mujeres que a hombres. Eso sí, en los últimos años, eso ha cambiado.

Mujer mayor, anciana, vejez, demencia, alzheimer

El rol de la vida reproductiva

El estudio de Kaiser Permanente, que analizó el número de nacimientos y el riesgo de demencia, siguió a las mujeres que utilizaron la atención médica de la compañía la mayor parte de sus vidas. Esto permitió a los investigadores acceder a los registros médicos de cada mujer entre 1964 y 1973 y luego nuevamente entre 1996 y 2017.

Eso fue importante, dijeron los investigadores, porque no dependían del recuerdo de una mujer de su historial reproductivo y médico, un defecto clave en muchos diseños de estudio.

Cuando el estudio comenzó en 1964, todas las mujeres tenían entre 40 y 55 años. Sus registros médicos documentaban la historia reproductiva, la educación, la raza y el estado de salud de la mediana edad, así como cuándo cada mujer comenzaba a menstruar, cuándo entraba en la menopausia y la duración de años reproductivos. El diagnóstico de demencia y las condiciones crónicas de la vida posterior, como la insuficiencia cardíaca y la diabetes, se obtuvieron de los registros entre 2016 y 2017.

MIRA: Así es cuidar a un ser querido con Alzheimer

Además de descubrir que los embarazos múltiples protegían contra la demencia pero no los abortos múltiples, el estudio encontró que las mujeres que eran fértiles por solo 21 a 30 años tenían un 33% más de riesgo de demencia que las mujeres que eran fértiles durante un período más prolongado. También encontraron que las mujeres que comenzaron su primer ciclo menstrual a los 16 años o más tenían un 31% más de probabilidades de tener problemas cognitivos que las mujeres que comenzaron a los 13 años.

El estudio de Kaiser entra en conflicto con la investigación recientemente publicada que encontró que las mujeres de Corea del Sur y Grecia que han dado a luz cinco o más veces pueden tener un 70% más de probabilidades de desarrollar alzhéimer más tarde en la vida.

Las mujeres coreanas, griegas y estadounidenses son genéticamente diferentes”, dijo el investigador de alzhéimer, Richard Isaacson, que no participó en ninguno de los estudios. “Hay que tener mucho cuidado al generalizar estos estudios”.

“En mi opinión, la enfermedad de Alzheimer es una enfermedad del curso de la vida”, dijo Isaacson, quien fundó la Clínica de Prevención del Alzhéimer en NewYork-Presbyterian/Weill Cornell Medical Center. “El riesgo comienza en el útero y luego se ve afectado por los genes, los factores de riesgo de la vida temprana, su nivel educativo, su dieta y ejercicio, y mucho más”.

Mejor evaluación cognitiva

Otro estudio presentado en la conferencia se centró en la necesidad de pruebas de detección más precisas para el alzhéimer, pruebas que considerarían la ventaja innata de una mujer sobre los hombres en la memoria verbal.

Las pruebas cognitivas utilizadas para diagnosticar el alzhéimer se centran en gran medida en recordar listas de palabras, historias y otros materiales verbales. Eso significa que las mujeres que tienen un declive cognitivo leve pueden puntuar de manera normal, dijo Maki, impidiéndoles posiblemente comenzar la medicación y hacer cambios apropiados en el estilo de vida. También podría significar que algunos hombres podrían obtener un falso positivo en la prueba de memoria, dijo, y ser diagnosticados con cambios en el cerebro cuando en realidad son normales.

El estudio usó datos de la Iniciativa Neuroimagen de la Enfermedad de Alzheimer, un estudio multicéntrico diseñado para desarrollar biomarcadores para la enfermedad. Pauline Mak, profesora de Psicología y Psiquiatría de la Universidad de Illinois, descubrió que las mujeres se desempeñaban mejor incluso cuando tenían el mismo nivel de enfermedad que un hombre. También se necesitaron altos niveles de enfermedad para eliminar esa ventaja. Esto podría explicar, dijo, por qué las mujeres parecen deteriorarse más rápido que los hombres después del diagnóstico: están más avanzadas en la enfermedad.

Maki luego probó un nuevo mecanismo de puntuación para la prueba de memoria de la enfermedad de Alzheimer que hace más difícil que las mujeres obtengan un “grado de aprobación” al tiempo que lo hacen más fácil para los hombres. Descubrió que el 10% de las mujeres que mostraba patología de alzhéimer en los escáneres cerebrales ahora se podían identificar; también descubrió que el 10% de los hombres que se habrían considerado cognitivamente deficientes ahora se clasificaron como normales.

MIRA: Número de latinos con alzheimer en EE.UU. crecerá ocho veces en los próximos 40 años: informe

“Se necesita más investigación para aplicar estos resultados a poblaciones más grandes”, dijo Maki, “pero muestra la necesidad de una revaluación de las pruebas que utilizamos para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer para que tanto hombres como mujeres puedan obtener la ayuda que necesitan”.

El rol del estrógeno

Un tercer estudio en la conferencia, presentado por Carey Gleason, del Centro de Investigación de la Enfermedad de Alzheimer de Wisconsin, analizó estudios más recientes sobre los efectos cognitivos de la terapia de reemplazo hormonal, un tema con una historia controvertida.

Durante años, la ciencia creyó que dar a las mujeres terapia de reemplazo hormonal, o TRH, en la menopausia era beneficioso para el envejecimiento del cerebro y ayudaría a prevenir la enfermedad cardíaca. Pero luego llegaron los impactantes resultados preliminares de la Iniciativa de Salud de la Mujer, un estudio nacional a largo plazo diseñado para buscar formas de prevenir las enfermedades cardíacas, la osteoporosis y el cáncer de mama y colon en las mujeres.

Esos resultados, de 2002 y 2004, descubrieron que el combo estrógeno-progesterona de la terapia de reemplazo hormonal realmente aumentó el riesgo de enfermedad cardíaca, así como apoplejía, coágulos sanguíneos, demencia y cáncer de mama.

El uso de HRT cayó en picada. Luego, 10 años después, la Iniciativa de Salud de la Mujer revirtió sus hallazgos. Debido a que el análisis original analizó a las mujeres mayores, que ya estaban en riesgo de sufrir ataques cardíacos, coágulos sanguíneos y derrames cerebrales, los resultados iniciales fueron erróneos porque no tuvieron en cuenta la edad de la mujer al comienzo de la terapia de reemplazo.

Hoy en día, se cree que la TRH podría ser útil para controlar los síntomas de la menopausia en el momento en que la mayoría de las mujeres experimentan el cambio, a final de los cuarentena y al principio de la cincuentena, cuando su riesgo de enfermedad crónica es menor.

MIRA: ¿Cuál es la relación entre el consumo excesivo de alcohol y la demencia temprana?

Las mujeres que desean tomar hormonas más adelante en la vida, cuando el riesgo de coágulos sanguíneos, derrames cerebrales y cáncer es mayor, deben considerar sus factores de riesgo y analizar la opción cuidadosamente con su médico.

HRT también podría no ayudar al cerebro más viejo: las mujeres que comienzan la terapia hormonal en sus 70 años, dijo Gleason, mostraron disminuciones persistentes en la cognición, la memoria de trabajo y la capacidad de organizar y hacer las cosas, lo que se llama funcionamiento ejecutivo.

Para las mujeres más jóvenes, dijo Gleason, una investigación más reciente no ha encontrado daño cognitivo o beneficio de varias formas de TRH si se inicia dentro de unos pocos años de la menopausia, a menos que la mujer tenga diabetes tipo 2.

“Necesitamos un enfoque de medicina personalizada para la terapia hormonal de la menopausia”, dijo Gleason. “Estamos en un momento realmente emocionante en términos de comprensión de la complejidad de la terapia hormonal de estrógeno y menopausia y cómo todas estas cosas se combinan”.

“No hay una talla única para todos”, coincidió Isaacson. “Necesitamos usar imágenes, biomarcadores, biomarcadores sanguíneos, historial clínico, datos sobre cuándo comenzaron su período menstrual, cuándo se detuvieron. Diferentes mujeres necesitarán diferentes intervenciones terapéuticas. Esta será la medicina de precisión en su máxima expresión”.