CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Apunte de Camilo

Canetti, en la provincia del hombre

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Camilo. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN Español)  Dejó escrito que “no se puede odiar a nadie al que se ha visto dormir”.

Le siguió dedicando todos sus libros a su primera esposa, como para ignorar que la muerte ya había hecho lo suyo.

Eligió escribir en alemán para demostrar que lo de la patria es como mínimo, discutible. Y por eso algunos con cierta malquerencia le presentan como Elías Canetti: un escritor y pensador búlgaro en lengua alemana y agregan –porque es imposible no hacerlo–, que ganó el Premio Nobel de Literatura. Y si son medianamente honestos, tienen que admitir que escribió –como nadie– del abuso de poder y de sus consecuencias sobre el hombre. Y que denunció sin miramientos lo que pueden hacer los individuos cuando las pulsaciones políticas y religiosas los convierten en la turba, en la muchedumbre, en la horda, en el tumulto, en la caterva… en el peligro colectivo.

De Elias Canetti, una frase que es una puerta abierta de par en par: “Uno no sabe nunca lo que resulta si las cosas cambian de repente; pero ¿sabe uno lo que resulta si no cambian?’’